39 escalones’ (1935)

39 escalones (1935)

El desprecio de Hitchcock a la lógica

Una de las pe­lí­cu­las que me­jor de­fi­nen a Al­fred Hitch­cock es 39 es­ca­lo­nes. No ya por la in­clu­sión de va­rias de sus mar­cas de fá­bri­ca —que si el cameo de los pri­me­ros mi­nu­tos, que si el fe­ti­che de la ro­pa in­te­rior, que si el Mac­Guf­fin— sino por ser un ejem­plo de su de­seo por sa­lir­se de los cá­no­nes y di­ver­tir­se ha­cien­do ci­ne. Por­que Hitch­cock sa­bía que, si se di­ver­tía él, más fá­cil se­ría que se di­vir­tie­ra el pú­bli­co.

En 39 es­ca­lo­nes, Hitch­cock de­mues­tra un ab­so­lu­to des­pre­cio ha­cia la ló­gi­ca. Le da igual que la tra­ma sea in­ve­ro­sí­mil o que ha­ya unos sal­tos de ór­da­go en­tre las es­ce­nas. Pa­ra el di­rec­tor bri­tá­ni­co, que ya acu­mu­la­ba vein­tiu­na pe­lí­cu­las a sus es­pal­das, la tra­ma era lo de me­nos: lo que le im­por­ta­ba era la ex­pe­rien­cia. Le in­tere­sa­ban la ac­ción, el hu­mor y el se­xo, un con­jun­to de te­mas que a día de hoy to­da­vía sir­ven de re­cla­mo pa­ra lle­nar las sa­las de ci­ne. La di­fe­ren­cia es que él ya apos­ta­ba por ello en un año tan le­jano co­mo 1935.

Es de su­po­ner que Hitch­cock lle­gó eu­fó­ri­co al ro­da­je de 39 es­ca­lo­nes, pues­to que aca­ba­ba de lo­grar su pri­mer gran éxi­to in­ter­na­cio­nal con El hom­bre que sa­bía de­ma­sia­do (1934). Ha­bía de­mos­tra­do ta­len­to pa­ra su­pe­rar la tran­si­ción del ci­ne mu­do al so­no­ro, se ha­bía con­so­li­da­do en su país de ori­gen, em­pe­za­ba a ob­te­ner los pri­me­ros re­co­no­ci­mien­tos de la crí­ti­ca de Nue­va York y pro­ba­ble­men­te in­tuía que en bre­ve da­ría el sal­to a Holly­wood. Esa ener­gía y ese op­ti­mis­mo em­pa­pan ca­da fo­to­gra­ma de 39 es­ca­lo­nes, una pe­lí­cu­la fre­né­ti­ca, sin pér­di­das de tiem­po ni pla­nos in­tras­cen­den­tes.

El pro­ta­go­nis­ta (Ro­bert Do­nat) es otro de los fal­sos cul­pa­bles uti­li­za­dos por Hitch­cock a lo lar­go de su ca­rre­ra, ade­más de una ca­ri­ca­tu­ra del hé­roe tí­pi­co de los th­ri­llers: un hom­bre que no pue­de avan­zar ha­cia su ob­je­ti­vo si no es por la ayu­da cons­tan­te de los per­so­na­jes se­cun­da­rios —el le­che­ro, la gran­je­ra, la due­ña del mo­tel— o de in­creí­bles gol­pes de for­tu­na, co­mo que una ba­la di­ri­gi­da a su co­ra­zón se in­crus­te en un li­bro de sal­mos que ni si­quie­ra sa­bía que lle­va­ba en­ci­ma.

Humor en cada escena

El hu­mor es­tá pre­sen­te en la pe­lí­cu­la de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Te­ne­mos gags vi­sua­les co­mo las per­se­cu­cio­nes por los va­go­nes del fe­rro­ca­rril o por la cam­pi­ña es­co­ce­sa que ha­brían si­do pro­pias de Benny Hill. Se pa­ro­dia el gé­ne­ro sub­ra­yan­do el me­ñi­que del an­ta­go­nis­ta o exa­ge­ran­do la muer­te de la es­pía con el cu­chi­llo cla­va­do en la es­pal­da. Se re­cu­rre a la gue­rra de se­xos, o a la sá­ti­ra del ma­tri­mo­nio, cuan­do los dos per­so­na­jes que se odian (Ro­bert Do­nat y Ma­de­lei­ne Ca­rroll) de­ben com­par­tir ca­ma por­que no pue­den qui­tar­se las es­po­sas. Hay tam­bién una crí­ti­ca tre­men­da a los dis­cur­sos po­lí­ti­cos, y has­ta cier­ta do­sis de hu­mor ne­gro, ne­grí­si­mo: no ol­vi­de­mos có­mo ter­mi­na la po­bre gran­je­ra por ha­ber­le pres­ta­do ayu­da al pro­ta­go­nis­ta.

Ha­blan­do de la gran­je­ra: es­ta es­ce­na, que se desa­rro­lla en el pre­cio­so en­torno de Glen Coe, en las Tie­rras Al­tas de Es­co­cia, es un pa­rén­te­sis en la hui­da del pro­ta­go­nis­ta que tie­ne más lec­tu­ras de las que pa­re­ce. Es una es­ce­na con una gran car­ga se­xual en la que Hitch­cock le qui­ta to­da la mís­ti­ca a la vi­da ru­ral, de­fi­nién­do­la co­mo abu­rri­da y ar­cai­ca en com­pa­ra­ción a la mo­der­ni­dad que se res­pi­ra en las gran­des ciu­da­des. Y tres cuar­tos de lo mis­mo su­ce­de con el ma­tri­mo­nio, ya que la gran­je­ra vi­ve ata­da a un hom­bre ru­do y ame­na­zan­te que pa­re­ce sa­ca­do de un fil­me de te­rror de la Uni­ver­sal; pa­ra Hitch­cock, lo nor­mal es que ella se pon­ga ca­chon­da cuan­do lle­ga a su ca­ba­ña un hom­bre de ciu­dad que ade­más tie­ne el atrac­ti­vo de es­tar hu­yen­do de la jus­ti­cia. An­tes el pe­li­gro que el abu­rri­mien­to.

Por lo de­más, 39 es­ca­lo­nes ex­po­ne igual­men­te la gran preo­cu­pa­ción de Hitch­cock por bus­car ex­te­rio­res lla­ma­ti­vos y evi­tar a to­da cos­ta la sen­sa­ción de es­tar vien­do una pe­lí­cu­la de es­tu­dio: la es­ta­ción de Edim­bur­go, el puen­te don­de se de­tie­ne el fe­rro­ca­rril, la man­sión del Se­ñor Me­ñi­que, el mo­tel, los tea­tros que abren y cie­rran la pe­lí­cu­la… lu­ga­res lle­nos de gen­te don­de pa­san co­sas emo­cio­nan­tes, don­de los ca­lle­jo­nes sin sa­li­da se abren de re­pen­te. No me ex­tra­ña que Hitch­cock di­je­ra que 39 es­ca­lo­nes era una de sus pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas. Se lo tu­vo que pa­sar en gran­de.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The 39 Steps (1935). Di­rec­ción: Al­fred Hitch­cock. Re­par­to: Ro­bert Do­nat, Ma­de­lei­ne Ca­rroll, Lu­cie Mann­heim, God­frey Tear­le, Peggy Ash­croft, John Lau­rie, He­len Ha­ye, Frank Ce­llier, Wy­lie Watson. Du­ra­ción: 86 mi­nu­tos. País: Reino Uni­do.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *