Breve encuentro’ (1945)

Breve encuentro (1945)

Subirse al tren

De to­dos los gé­ne­ros ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, el me­lo­dra­ma es se­gu­ra­men­te el que pre­sen­ta más di­fi­cul­tad en lo que al tra­ta­mien­to de la his­to­ria se re­fie­re. Es un gé­ne­ro don­de los sen­ti­mien­tos de los per­so­na­jes se ex­pre­san con una in­ten­si­dad exa­cer­ba­da, con pa­la­bras y ges­tos que só­lo pue­den per­te­ne­cer a la fic­ción, pues ima­gi­nar esa afec­ta­ción en la vi­da real se­ría po­co me­nos que ri­dícu­lo. Es por eso que di­rec­to­res co­mo Da­vid Lean tie­nen un mé­ri­to enor­me, ya que son ca­pa­ces de que es­te es­ti­lo sea atrac­ti­vo pa­ra el pú­bli­co —al me­nos pa­ra quien sus­cri­be— has­ta el pun­to de vi­vir la his­to­ria con la mis­ma pa­sión que los pro­ta­go­nis­tas. Es­to es lo que ocu­rre con Bre­ve en­cuen­tro, una pe­lí­cu­la que com­pen­sa su me­lan­có­li­co ro­man­ti­cis­mo con una di­rec­ción fir­me y su­til.

Bre­ve en­cuen­tro se ba­sa en una obra de tea­tro es­cri­ta por Noël Co­ward en 1936 ba­jo el tí­tu­lo de Still li­fe (ojo: Na­tu­ra­le­za muer­ta). No fue Co­ward el úni­co en­car­ga­do de la ver­sión pa­ra la gran pan­ta­lla, aun­que sí sea el úni­co que fi­gu­ra en los cré­di­tos, su­pon­go que por mo­ti­vos de copy­right. El guion tie­ne una es­truc­tu­ra in me­dias res, y tra­ta so­bre un hom­bre y una mu­jer de cla­se me­dia que vi­ven una aven­tu­ra a es­pal­das de sus res­pec­ti­vas fa­mi­lias du­ran­te unas se­ma­nas. Pe­ro la ac­ción se cen­tra so­bre to­do en ella, en Lau­ra Jes­son (Ce­lia John­son), y ahon­da en la cul­pa­bi­li­dad por el adul­te­rio y en la frus­tra­ción que sien­te al no po­der en­tre­gar­se co­mo que­rría al amor del doc­tor Har­vey (Tre­vor Ho­ward). Hay, sin em­bar­go, un ter­cer pro­ta­go­nis­ta en es­ta his­to­ria: el tren. Las ci­tas de Lau­ra y el doc­tor Har­vey arran­can en una es­ta­ción, lu­gar que a lo lar­go de la pe­lí­cu­la se con­ver­ti­rá en to­da una me­tá­fo­ra so­bre los sen­de­ros del amor. La cam­pa­na que anun­cia la sa­li­da del tren, el hu­mo blan­co que en­vuel­ve la es­ta­ción de una at­mós­fe­ra oní­ri­ca, las ca­rre­ras por el an­dén, el sil­ba­to del ex­pre­so que no se de­tie­ne… El tren siem­pre pre­sen­te, el tren co­mo sím­bo­lo de las de­ci­sio­nes que uno to­ma cuan­do se de­ci­de por una per­so­na y no por otra, cuan­do se sube al pri­mer va­gón que abre sus puer­tas o cuan­do de­ci­de es­pe­rar al si­guien­te, a una pró­xi­ma opor­tu­ni­dad.

Se lu­ce Da­vid Lean en el uso de to­dos es­tos ele­men­tos fe­rro­via­rios, ha­cien­do ga­la de la sen­si­bi­li­dad que lo iba a con­ver­tir en uno de los gran­des di­rec­to­res del si­glo XX. Pe­ro no só­lo por eso, sino tam­bién por­que se de­ja la piel en ca­da uno de los en­cuen­tros de la pa­re­ja, com­po­nien­do pla­nos don­de una si­lla va­cía o una ca­ri­cia en el hom­bro son su­fi­cien­tes pa­ra pro­vo­car un es­ca­lo­frío. Y qué de­cir de la for­ma ma­gis­tral en que in­tro­du­ce el piano del con­cier­to nú­me­ro 2 de Rach­ma­ni­noff pa­ra acen­tuar el de­seo y el su­fri­mien­to de Lau­ra Jes­son.

Enorme Celia Johnson

An­tes de Bre­ve en­cuen­tro, Ce­lia John­son prác­ti­ca­men­te no ha­bía he­cho ci­ne, pe­ro sí era una ac­triz de pres­ti­gio en los tea­tros de Lon­dres. Al pa­re­cer hu­bo que con­ven­cer­la de que se­ría per­fec­ta pa­ra el pa­pel, y des­de lue­go la elec­ción fue acer­ta­dí­si­ma. En una pe­lí­cu­la don­de la voz en off tie­ne gran pro­ta­go­nis­mo, John­son trans­mi­te la an­gus­tia vi­tal de su per­so­na­je gra­cias a su mi­ra­da y a la ma­ne­ra de pro­nun­ciar sus fra­ses, don­de se le no­tan las ta­blas del West End. Su tra­ba­jo fue re­com­pen­sa­do con la no­mi­na­ción al Os­car, pe­ro tam­po­co hay que de­jar de la­do a Tre­vor Ho­ward, en es­pe­cial por la ma­ne­ra de plas­mar dos de­cla­ra­cio­nes de amor que se­rían la en­vi­dia de Romeo (y Ju­lie­ta).

Pa­ra que la pe­lí­cu­la se man­ten­ga con los pies en el sue­lo y re­sul­te creí­ble y em­pá­ti­ca, Da­vid Lean uti­li­za a otra pa­re­ja que ac­túa co­mo con­tra­pun­to có­mi­co de los pro­ta­go­nis­tas: el je­fe de es­ta­ción (Stan­ley Ho­llo­way) y la en­car­ga­da de la ca­fe­te­ría (Joy­ce Ca­rey). Su flir­teo es un aci­ca­te pa­ra que Lau­ra se ani­me a ha­cer ca­so a su co­ra­zón, ade­más de re­for­zar la fun­ción de cóm­pli­ces o es­pec­ta­do­res si­len­cio­sos de la re­la­ción que tie­ne lu­gar ca­da jue­ves por la tar­de de­lan­te de sus na­ri­ces. Y no es la úni­ca vía de es­ca­pe del fil­me: ojo a la iro­nía de fra­ses co­mo «Cues­ta en­cen­der el fue­go / Se­rá que la le­ña es­ta­ba hú­me­da» o «¡Có­mo en­vi­dio tu cham­pán!». Da­vid Lean no da pun­ta­da sin hi­lo: con esos de­ta­lli­tos es co­mo se con­vier­te un ro­man­ce con­ven­cio­nal en un me­lo­dra­ma so­ber­bio.

Es ver­dad que hay una es­ce­na, y que Lean me per­do­ne, don­de la na­rra­ción chi­rría li­ge­ra­men­te. O bas­tan­te. Des­de el pri­mer mi­nu­to es Lau­ra quien ex­pli­ca la his­to­ria, pe­ro hay un mo­men­to en el que per­de­mos su pun­to de vis­ta y nos que­da­mos con el del doc­tor Har­vey. Me re­fie­ro a la es­ce­na del apar­ta­men­to —que ins­pi­ró la pe­lí­cu­la de Billy Wil­der—, por­que es im­po­si­ble que Lau­ra co­noz­ca los de­ta­lles de la con­ver­sa­ción en­tre su aman­te y el due­ño del in­mue­ble. Pe­ro creo que hay una ra­zón: do­tar de ve­ra­ci­dad a un doc­tor Har­vey al que has­ta en­ton­ces só­lo co­no­cía­mos por lo que ha­bla­ba de sí mis­mo (nun­ca lle­ga­mos a ver a su fa­mi­lia, ni su lu­gar de tra­ba­jo: ¿exis­ten?). Esa es­ce­na con­fir­ma que Har­vey es un ca­ba­lle­ro, y que si Lau­ra lo re­cha­za es­ta­rá re­nun­cian­do al amor de su vi­da.

Pe­ro va­mos, es­te hi­po­té­ti­co fa­llo de guion o li­cen­cia del di­rec­tor es una mi­nu­cia que qui­zá no ha­bría ni que co­men­tar. So­bre to­do cuan­do Lean nos re­ga­la, a con­ti­nua­ción, dos es­ce­nas bru­ta­les. La pri­me­ra es la del in­ten­to de sui­ci­dio por par­te de Lau­ra: la in­cli­na­ción de cá­ma­ra, el pa­so inexo­ra­ble del ex­pre­so y la tre­men­da con­fe­sión de ella, ca­paz de ad­mi­tir que no se ti­ró a las vías por­que no tu­vo va­lor, no por­que es­tu­vie­ra pen­san­do en sus hi­jos o en su repu­tación. Y la se­gun­da es el fi­nal, don­de el an­qui­lo­sa­do ma­ri­do de Lau­ra (Cy­ril Ray­mond) to­ma con­cien­cia de lo su­ce­di­do. Un fi­nal amar­go, am­bi­guo, que de­ja en el ai­re la in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro del ma­tri­mo­nio. Apo­teó­si­co.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Brief En­coun­ter (1945). Di­rec­ción: Da­vid Lean. Re­par­to: Ce­lia John­son, Tre­vor Ho­ward, Stan­ley Ho­llo­way, Joy­ce Ca­rey, Cy­ril Ray­mond, Ever­ley Gregg, Mar­jo­rie Mars, Mar­ga­ret Bar­ton. Du­ra­ción: 83 mi­nu­tos. País: Reino Uni­do.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *