Cleopatra’ (1963)

'Cleopatra' (1963)

El poder y la gloria

Du­ran­te más de tres dé­ca­das, Cleo­pa­tra se man­tu­vo co­mo la pe­lí­cu­la más ca­ra de la his­to­ria del ci­ne. Sus 31 mi­llo­nes de dó­la­res de pre­su­pues­to —243 si te­ne­mos en cuen­ta la in­fla­ción— mar­ca­ron el te­cho de gas­to has­ta el es­treno de Wa­ter­world (1995), que con la in­fla­ción se iría has­ta los 270. Es­te ré­cord se rom­pe año tras año des­de la pe­lí­cu­la de Ke­vin Cost­ner, lo que da una idea de la mag­ni­tud del da­to al­can­za­do por Cleo­pa­tra en 1963. Nor­mal que, pe­se a ser la pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra del año, es­tu­vie­ra a pun­to de pro­vo­car la ban­ca­rro­ta de la Fox. Y eso que la idea del es­tu­dio era jus­to la con­tra­ria: ha­cer un re­ma­ke de la pe­lí­cu­la si­len­te de 1917 pa­ra su­pe­rar su cri­sis fi­nan­cie­ra. Fue peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad.

Es­te de­rro­che de di­ne­ro y ener­gía su­pu­so tam­bién un pun­to y apar­te del pé­plum, gé­ne­ro que se man­ten­dría es­tan­ca­do has­ta la nue­va ola de prin­ci­pios del si­glo XXI. Las pro­duc­to­ras to­ma­ron no­ta del desas­tre in­ver­sor de Cleo­pa­tra y pu­sie­ron sus bar­bas a re­mo­jar; ade­más, des­pués de quin­ce años se­gui­dos es­tre­nan­do gi­gan­tes­cas pe­lí­cu­las de grie­gos, egip­cios y ro­ma­nos —sin con­tar las bí­bli­cas— ha­bía una sa­tu­ra­ción ge­ne­ral que re­que­ría ta­bu­la ra­sa.

Di­cho es­to, la Fox te­nía la in­ten­ción de que el di­ne­ral se vie­ra re­fle­ja­do en pan­ta­lla. Y va­ya si se ve. Cleo­pa­tra es una pe­lí­cu­la apa­bu­llan­te, con un di­se­ño de pro­duc­ción que trans­por­ta al es­pec­ta­dor has­ta los im­pe­rios de Ro­ma y Egip­to. Su pom­po­si­dad pue­de ser ex­te­nuan­te pa­ra el pú­bli­co más fa­vo­ra­ble a la so­brie­dad, pe­ro lo que no se pue­de ne­gar es el ta­len­to de las mi­les de per­so­nas que tra­ba­ja­ron en unos de­co­ra­dos que qui­tan el hi­po. Fue­ron ca­pa­ces de re­crear una ver­sión au­men­ta­da del fo­ro ro­mano o de ha­cer que el gran­dio­so bar­co de la rei­na sur­ca­ra los ma­res con tra­ba­jo me­ra­men­te ar­te­sa­nal.

En prin­ci­pio fue Rou­ben Ma­mou­lian quien se hi­zo car­go de la di­rec­ción. In­ca­paz de ajus­tar­se a los re­qui­si­tos de la Fox, pre­sen­tó su di­mi­sión tras die­ci­séis se­ma­nas, en las cua­les ha­bía gas­ta­do 7 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra unos mí­se­ros diez mi­nu­tos de me­tra­je. Su lu­gar lo ocu­pó Jo­seph L. Man­kie­wicz, em­pu­ja­do por su ami­ga Eli­za­beth Tay­lor. Man­kie­wicz te­nía en men­te ro­dar la pe­lí­cu­la en dos par­tes, con un me­tra­je to­tal que se acer­ca­ba a las seis ho­ras. La Fox le obli­gó a re­du­cir la du­ra­ción a cin­co ho­ras y vein­te mi­nu­tos, y des­pués a po­co más de tres ho­ras, pa­ra es­tre­nar­la de una so­la vez. Es­to pro­vo­có que tan­to Man­kie­wicz co­mo Tay­lor re­ne­ga­ran del re­sul­ta­do, pues am­bos opi­na­ban que se ha­bían eli­mi­na­do par­tes esen­cia­les.

De amores y ambiciones

En efec­to, Cleo­pa­tra es una es­pe­cie de díp­ti­co so­bre la vi­da y mi­la­gros de una de las mu­je­res más po­de­ro­sas de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. En la pri­me­ra par­te se na­rra su in­ten­to de alian­za con Ju­lio Cé­sar (Rex Ha­rri­son) pa­ra cons­truir un im­pe­rio con el que do­mi­nar el mun­do. Es aquí don­de se in­ci­de en la am­bi­ción po­lí­ti­ca de Cleo­pa­tra, de­jan­do en una acer­ta­da am­bi­güe­dad su in­te­rés amo­ro­so por el dic­ta­dor ro­mano. Rex Ha­rri­son ofre­ce una in­ter­pre­ta­ción con­te­ni­da y ma­du­ra, co­mo el gran ac­tor bri­tá­ni­co que era; y no de­ja de ser cu­rio­sa la es­ce­na del ase­si­na­to de Cé­sar, que se da la mano con la que Man­kie­wicz ha­bía ro­da­do diez años an­tes.

Pe­ro la es­ce­na más im­pac­tan­te de es­ta pri­me­ra par­te es, sin du­da, la en­tra­da de Cleo­pa­tra en Ro­ma. Una co­mi­ti­va de trom­pe­tis­tas, ca­ba­lle­ros y bai­la­ri­nes pre­ce­de a una im­po­nen­te es­fin­ge arras­tra­da por de­ce­nas de es­cla­vos. En la ci­ma de la es­ta­tua ve­mos a la so­ber­bia Cleo­pa­tra y a su pri­mo­gé­ni­to, Ce­sa­rión. El pú­bli­co ru­ge en­lo­que­ci­do. La cá­ma­ra se si­túa so­bre los hom­bros de la rei­na pa­ra que sin­ta­mos el im­pre­sio­nan­te po­der que se ex­tien­de ba­jo su man­to do­ra­do. Es una es­ce­na he­cha pa­ra epa­tar, lo que re­sul­ta tre­men­da­men­te arries­ga­do; pe­ro lo con­si­gue. La guin­da es el gui­ño de Cleo­pa­tra cuan­do Ju­lio Cé­sar le da la bien­ve­ni­da, que tie­ne un gan­cho irre­sis­ti­ble. Co­mo di­cien­do: soy la pu­ta ama. Y lo sa­bes.

En cam­bio, la se­gun­da mi­tad de Cleo­pa­tra ba­ja el lis­tón por va­rios mo­ti­vos. El pri­me­ro es que el guion in­ci­de en de­ma­sía en la re­la­ción sen­ti­men­tal con Mar­co An­to­nio, qui­zá por­que la Fox vio un fi­lón en la tor­men­to­sa re­la­ción en­tre Ri­chard Bur­tonEli­za­beth Tay­lor. Es ver­dad que Mar­co An­to­nio tie­ne otro per­fil: más im­pul­si­vo y tam­bién más es­tú­pi­do que Ju­lio Cé­sar; es de­cir, más ma­ne­ja­ble por Cleo­pa­tra. Pe­ro las ma­nio­bras po­lí­ti­cas de la rei­na que­dan tan al mar­gen que a ve­ces ol­vi­da­mos cuá­les eran sus pro­pó­si­tos al unir su san­gre con la de un ro­mano. Tam­bién se echa en fal­ta un epi­so­dio de ac­ción, ampu­tado en el mon­ta­je o des­car­ta­do pa­ra no es­ti­rar el pre­su­pues­to. Con to­do, hay es­ce­nas in­tere­san­tes, co­mo el sui­ci­dio de Cleo­pa­tra o aque­llas en las que un im­po­ten­te Mar­co An­to­nio es se­pul­ta­do por el mi­to de Cé­sar. Y sin ol­vi­dar­nos de Roddy Mc­Do­wall, un Oc­ta­vio mag­ní­fi­co; lás­ti­ma que no ga­na­ra el Os­car.

En re­su­men, pue­de que la Fox es­tu­vie­ra cer­ca de ir­se al ga­re­te por cul­pa de Cleo­pa­tra; pe­ro su di­rec­tor con­si­guió el ob­je­ti­vo de plas­mar una épo­ca de ex­ce­sos que ja­más vol­ve­rá a re­pe­tir­se. Sin mie­do a caer en la es­té­ti­ca kitsch, Man­kie­wicz ex­pri­mió a sa­co las op­cio­nes que le brin­dó el es­tu­dio; su mi­ra­da lim­pia y ele­gan­te fue ca­paz de com­pen­sar un fil­me ba­rro­co que te­nía to­das las pa­pe­le­tas pa­ra ser la hor­te­ra­da del si­glo. Aun­que cla­ro, gran par­te del mé­ri­to se lo de­be a su que­ri­da Eli­za­beth Tay­lor. Que en­se­ña­ra mus­lo y pe­chu­ga es lo de me­nos, por­que de ella me gus­tan has­ta los clic, clic, clic de los ador­nos del pe­lo. Pe­ro no: lo me­jor es su em­pa­que y or­gu­llo an­te el re­to de con­ver­tir­se en la eter­na Cleo­pa­tra. Y al que no le gus­te, que no la mi­re.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Cleo­pa­tra (1963). Di­rec­ción: Jo­seph L. Man­kie­wicz. Re­par­to: Eli­za­beth Tay­lor, Ri­chard Bur­ton, Rex Ha­rri­son, Pa­me­la Brown, Geor­ge Co­le, Hu­me Cronyn, Ce­sa­re Da­no­va, Ken­neth Haigh, An­drew Keir, Mar­tin Lan­dau, Roddy Mc­Do­wall, Ro­bert Step­hens, Fran­ces­ca An­nis, Gré­goi­re As­lan, Mar­tin Ben­son. Du­ra­ción: 192 mi­nu­tos. Paí­ses: Sui­za, Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *