Corazones indomables’ (1939)

Corazones indomables (1939)

Contra el yugo británico

Ba­sa­da en la no­ve­la de Wal­ter D. Ed­monds Drums Along the Mohawk (1936), Co­ra­zo­nes in­do­ma­bles es una re­crea­ción a pe­que­ña es­ca­la de la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia es­ta­dou­ni­den­se lo­ca­li­za­da en es­ta re­gión del es­ta­do de Nue­va York, que a fi­na­les del si­glo XVIII aún era un pa­ra­je in­hós­pi­to pa­ra la ma­yo­ría de los co­lo­nos. La pe­lí­cu­la glo­ri­fi­ca la re­si­lien­cia de los pio­ne­ros que em­pu­ja­ron las lí­neas de la fron­te­ra ha­cia el Oes­te mien­tras se des­ha­cían del yu­go bri­tá­ni­co, de­jan­do atrás la co­mo­di­dad de la gran ciu­dad y abra­zan­do una suer­te de Ar­ca­dia na­tu­ral. El sue­ño de la pu­re­za: tie­rra por con­quis­tar de no ser por­que los al­gon­qui­nos lle­va­ban allí mi­les de años, aun­que esa sea ha­ri­na de otro cos­tal.

La pe­lí­cu­la ba­sa gran par­te de su en­can­to en el uso del Tech­ni­co­lor (pri­me­ra ex­pe­rien­cia de John Ford con es­te sis­te­ma, que siem­pre si­tuó por de­ba­jo del blan­co y ne­gro en cuan­to a be­lle­za y di­fi­cul­tad). La cá­ma­ra sa­ca pro­ve­cho de los bos­ques y la­gos de Utah, don­de tu­vo lu­gar el ro­da­je, con una ilu­mi­na­ción ví­vi­da que no lle­ga a la es­tri­den­cia y re­fuer­za esa idea de na­tu­ra­le­za vir­gen que ro­dea a los per­so­na­jes. Del mis­mo mo­do, se po­dría re­cu­rrir al tó­pi­co pa­ra de­cir que las es­ce­nas noc­tur­nas bri­llan en la os­cu­ri­dad: el fan­tás­ti­co tra­ba­jo de Bert Glen­non y Ray Ren­nahan per­mi­te a Ford ju­gar con las som­bras pa­ra acen­tuar el mie­do, la ten­sión o el desaso­sie­go. Y los in­te­rio­res de las ca­sas, la ro­pa de épo­ca, los cam­pos y los ani­ma­les pa­re­cen sa­ca­dos del cua­dro de al­gún pin­tor de la Es­cue­la del río Hud­son.

Aun­que Co­ra­zo­nes in­do­ma­bles tie­ne bas­tan­te hu­mor —véa­se la es­ce­na ini­cial en la que una his­té­ri­ca La­na (Clau­det­te Col­bert), aco­rra­la­da por un in­dio, des­cu­bre que la fron­te­ra no tie­ne na­da de idí­li­ca — , tam­bién es­tá re­ple­ta de pa­sa­jes du­ros. La me­jor es­ce­na es aque­lla en la que Gil (Henry Fon­da), en es­ta­do de shock, re­la­ta la em­bos­ca­da que les pre­pa­ra­ron los in­dios; un mo­nó­lo­go en el que Fon­da, con la mi­ra­da per­di­da, in­ten­ta com­pren­der lo que han vis­to sus ojos, sin con­se­guir­lo. En pa­ra­le­lo, sus com­pa­ñe­ros se pre­pa­ran pa­ra ampu­tar la pier­na del ge­ne­ral Her­ki­mer (Ro­ger Im­hof), que no so­bre­vi­vi­rá a la gan­gre­na. Las aren­gas y los chis­tes ape­nas di­si­mu­lan el ho­rror de la gue­rra, cu­ya reali­dad se im­po­ne con la lle­ga­da del al­ba. ¡Y eso que los co­lo­nos ha­bían sa­li­do vic­to­rio­sos!

El abor­to que su­fre La­na tras la pri­me­ra aco­me­ti­da in­dia o la cru­ci­fi­xión de un co­lono que es­tá a pun­to de ser que­ma­do vi­vo (has­ta que un com­pa­ñe­ro le dis­pa­ra pa­ra aho­rrar­le su­fri­mien­to) son otros dos epi­so­dios dra­má­ti­cos de Co­ra­zo­nes in­do­ma­bles. Co­mo con­tra­pun­to có­mi­co, Ford da vue­lo a su ha­bi­tual ris­tra de se­cun­da­rios, de en­tre los que so­bre­sa­le Ed­na May Oli­ver co­mo la se­ño­ra Mc­Klen­nar. Oli­ver, que se de­fi­nía a sí mis­ma co­mo una «ca­ra­ca­ba­llo», in­ter­pre­ta a una viu­da que echa de me­nos a su ma­ri­do (ase­si­na­do en otra ba­ta­lla), pe­ro que al mis­mo tiem­po no pue­de evi­tar sen­tir­se li­be­ra­da por­que ya no tie­ne que su­frir por él ni en­car­gar­se de ta­reas do­més­ti­cas que odia con to­da su al­ma, co­mo co­ser y co­ci­nar. Su com­por­ta­mien­to es el de una mu­jer con de­pre­sión —no sa­le de la ca­ma ni aun­que le pren­dan fue­go— pe­ro pre­su­me de un ca­rác­ter fuer­te (in­do­ma­ble) y de una re­tran­ca a prue­ba de fle­chas. El per­so­na­je es un ca­ra­me­lo y Oli­ver es­tá ma­ra­vi­llo­sa.

La im­por­tan­cia de la unión, la so­li­da­ri­dad en­tre ve­ci­nos y la va­len­tía an­te el pe­li­gro son otros te­mas que Ford abor­da en Co­ra­zo­nes in­do­ma­bles, si bien de una for­ma más pla­na que en pe­lí­cu­las an­te­rio­res ya que no hay un con­flic­to po­lí­ti­co en­tre igua­les (co­mo sí lo ha­brá en la Gue­rra de Se­ce­sión). Tam­po­co es el me­jor pa­pel de Henry Fon­da, de cu­yo per­so­na­je se po­dría ha­ber sa­ca­do más ju­go psi­co­ló­gi­co, ni la me­jor in­ter­pre­ta­ción de una Clau­det­te Col­bert his­trió­ni­ca (pue­de que por or­den de Ford pa­ra re­for­zar lo tra­gi­có­mi­co de sus es­ce­nas; aun así, es ex­ce­si­va). En cual­quier ca­so, Co­ra­zo­nes in­do­ma­bles si­gue sien­do una de las me­jo­res apro­xi­ma­cio­nes que ha he­cho el ci­ne a la Re­vo­lu­ción de las Tre­ce Co­lo­nias des­de el pun­to de vis­ta es­ta­dou­ni­den­se; so­bre to­do, por el sar­cas­mo ha­cia la épi­ca de la gue­rra, re­su­mi­da en el co­men­ta­rio de un per­so­na­je cuan­do le mues­tran la nue­va ban­de­ra: «¿Y por eso he­mos lu­cha­do?».

BUENA | ⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Drums Along the Mohawk (1939). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Clau­det­te Col­bert, Henry Fon­da, Ed­na May Oli­ver, Ed­die Co­llins, John Ca­rra­di­ne, Do­rris Bow­don, Jes­sie Ralph, Art­hur Shields, Ro­bert Lo­wery, Ro­ger Im­hof, Fran­cis Ford, Ward Bond, Kay Li­na­ker, Rus­sell Sim­pson, Spen­cer Char­ters. Du­ra­ción: 104 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *