El cantor de jazz’ (1927)

El cantor de jazz (1927)

El cine aprende a hablar

Aun­que sue­le de­cir­se que El can­tor de jazz (1927) fue la pri­me­ra pe­lí­cu­la so­no­ra de la his­to­ria, la afir­ma­ción es in­exac­ta. Ya a prin­ci­pios de si­glo se ex­pe­ri­men­tó con la in­clu­sión de so­ni­do en las pe­lí­cu­las, y en la dé­ca­da de los vein­te ha­bía una pug­na no­ta­ble en­tre los es­tu­dios de Holly­wood por ser el pri­me­ro en in­te­grar­lo. Fi­nal­men­te fue­ron los her­ma­nos War­ner quie­nes acer­ta­ron el ca­ba­llo ga­na­dor al aliar­se con la com­pa­ñía Vi­tapho­ne, crea­do­ra de un com­pli­ca­do pe­ro efec­ti­vo sis­te­ma de dis­cos que per­mi­tía sin­cro­ni­zar ima­gen y so­ni­do, lo que a la pos­tre sig­ni­fi­ca­ba que las pe­lí­cu­las de­ja­rían de bal­bu­cear y em­pe­za­rían a ha­blar. Por lo tan­to, la afir­ma­ción co­rrec­ta se­ría que El can­tor de jazz fue la pri­me­ra pe­lí­cu­la de la his­to­ria con diá­lo­gos sin­cro­ni­za­dos. Y al­go más im­por­tan­te: fue la con­fir­ma­ción de que el ci­ne mu­do te­nía los días con­ta­dos, aun­que aún ha­bría que es­pe­rar una dé­ca­da pa­ra que el so­ni­do se con­vir­tie­ra en es­tán­dar.

Por ello, es in­evi­ta­ble des­ta­car los mé­ri­tos téc­ni­cos a la ho­ra de va­lo­rar El can­tor de jazz. En con­cre­to hay dos es­ce­nas que a cual­quier aman­te del ci­ne con un mí­ni­mo de sen­si­bi­li­dad le tie­nen que po­ner la piel de ga­lli­na. El pri­me­ro su­ce­de cuan­do Al Jol­son, en su pa­pel de Ja­kie Ra­bi­no­witz, se di­ri­ge al pú­bli­co que aplau­de una de sus can­cio­nes, le­van­ta los bra­zos y ex­cla­ma: «¡Un mo­men­to, un mo­men­to! ¡To­da­vía no han oí­do na­da!». La fra­se tie­ne una tre­men­da car­ga sim­bó­li­ca, pues en efec­to, el pú­bli­co de la épo­ca no ha­bía oí­do a na­die ha­blar en la gran pan­ta­lla ni sa­bía to­do lo que les que­da­ba por oír. Y el se­gun­do mo­men­ta­zo lle­ga mi­nu­tos des­pués, cuan­do Ja­kie se sien­ta al piano y ha­bla con su ma­dre (Eu­ge­nie Bes­se­rer). La con­ver­sa­ción se oye en se­gun­do plano, por de­ba­jo de la mú­si­ca; co­mo si al­guien se hu­bie­ra de­ja­do un mi­cro abier­to. Es un ins­tan­te má­gi­co: las re­glas del ci­ne cam­bian an­te nues­tros ojos.

Do­ris War­ner era hi­ja de Harry War­ner, uno de los cua­tro her­ma­nos que fun­da­ron la pro­duc­to­ra. La no­che del 6 de oc­tu­bre de 1927 ella te­nía 17 años y es­ta­ba en el pa­tio de bu­ta­cas del tea­tro que la fa­mi­lia po­seía en Nue­va York pa­ra ver El can­tor de jazz. Se­gún di­jo tiem­po des­pués, «el pú­bli­co se pu­so his­té­ri­co» cuan­do vio que los in­tér­pre­tes ha­bla­ban. De he­cho, un pe­rio­dis­ta es­cri­bió que, al aca­bar la se­sión, la gen­te se pu­so a gri­tar en ma­sa: «¡Jol­son! ¡Jol­son! ¡Jol­son!». Ro­bert E. Sher­wood, de la re­vis­ta Li­fe, des­cri­bió el ci­ta­do diá­lo­go en­tre Jol­son y Bes­se­rer co­mo «lleno de sig­ni­fi­ca­do» y lan­zó una pro­fe­cía: «De re­pen­te me he da­do cuen­ta de que el fi­nal del ci­ne mu­do es­tá a la vis­ta». Mor­daunt Hall re­ba­ja­ba un po­co la eu­fo­ria en su crí­ti­ca pa­ra el New York Ti­mes («el diá­lo­go no siem­pre cap­ta los ma­ti­ces o las in­fle­xio­nes de la voz»), pe­ro ad­mi­tía que era un mo­vi­mien­to am­bi­cio­so y una ju­ga­da as­tu­ta de los War­ner.

Al Jolson, el cuerpo bailongo

El can­tor de jazz se ga­nó aque­lla no­che un pues­to de ho­nor en el sép­ti­mo ar­te que ja­más ha­bría lo­gra­do va­lo­ran­do úni­ca­men­te sus mé­ri­tos ar­tís­ti­cos. No soy tan ra­di­cal co­mo Ro­mán Gu­bern, que en su ma­nual de His­to­ria del ci­ne (ed. Ana­gra­ma) la ca­li­fi­ca de «obra me­dio­cre del muy me­dio­cre Alan Cros­land» (en­tre otras co­sas por­que no he vis­to na­da más de es­te di­rec­tor). Pe­ro es ver­dad que se tra­ta de una pe­lí­cu­la bas­tan­te flo­ja. Ni pun­to de com­pa­ra­ción con Alas Ama­ne­cer, es­tre­na­das el mis­mo año.

Es­ta­mos an­te un dra­ma cur­si y reite­ra­ti­vo don­de el pro­ta­go­nis­ta se de­ba­te una y otra vez en­tre dos op­cio­nes: re­em­pla­zar a su pa­dre (War­ner Oland) co­mo can­tor de la si­na­go­ga lo­cal, cum­plien­do así con la mi­sión de per­pe­tuar el le­ga­do fa­mi­liar, o rom­per la tra­di­ción y lan­zar­se a por el sue­ño de ser can­tan­te de jazz, que es lo que le pi­de su cuer­po bai­lon­go. Al po­bre hom­bre (un po­co pa­ra­di­to, di­cho sea) le so­me­ten a un fuer­te chan­ta­je emo­cio­nal tan­to la ma­dre, que le lle­ga a echar la cul­pa de que el pa­dre es­té ago­ni­zan­do, co­mo la bai­la­ri­na que le con­si­gue un pa­pel en Broad­way (May McA­voy) y que le vie­ne a de­cir que, si lo re­cha­za, ni ten­drá tra­ba­jo ni se le abri­rá de pier­nas. O sea, que la ma­dre es el an­ge­li­to del hom­bro de­re­cho, y la bai­la­ri­na el de­mo­nio del hom­bro iz­quier­do.

To­do es­tá na­rra­do con can­si­na ex­pli­ci­tud, sin mar­gen pa­ra los men­sa­jes su­ti­les de las gran­des obras del ci­ne mu­do; su­ce­de tan­to con los in­ter­tí­tu­los, fal­tos de ima­gi­na­ción y vo­lun­tad crea­ti­va, co­mo por el de­sa­rro­llo de la tra­ma. Cuan­do lle­ga el mo­men­to de la de­ci­sión fi­nal, no hay ten­sión por sa­ber qué ca­mino to­ma­rá fi­nal­men­te el pro­ta­go­nis­ta, sino ga­nas de que se de­ci­da de una vez y nos de­je co­men­tar las ma­ra­vi­llas del so­ni­do. Si la pe­lí­cu­la se sos­tie­ne es gra­cias al ca­ris­má­ti­co Al Jol­son, un show­man en­tre­ga­do a la cau­sa con un in­ne­ga­ble ta­len­to pa­ra los gor­go­ri­tos que in­flui­ría en la ca­rre­ra de dio­ses de la mú­si­ca co­mo Bing Crosby, Bob Dy­lan o Da­vid Bo­wie [sic]. De es­ta for­ma, Jol­son se con­vier­te en la es­tre­lla ab­so­lu­ta de El can­tor de jazz, una su­ce­sión de can­cio­nes in­te­rrum­pi­das por es­ce­nas me­lo­dra­má­ti­cas que, sin em­bar­go, hay que ver al me­nos una vez en la vi­da.

FLOJA | ⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Jazz Sin­ger (1927). Di­rec­ción: Alan Cros­land. Re­par­to: Al Jol­son, May McA­voy, War­ner Oland, Eu­ge­nie Bes­se­rer, Ot­to Le­de­rer, Ro­bert Gor­don, Ri­chard Tuc­ker, Yos­se­le Ro­sen­blatt. Du­ra­ción: 88 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *