El delator’ (1935)

El delator (1935)

El peso de la traición

Aun­que na­ció en el pe­que­ño pue­blo de Ca­pe Eli­za­beth, en el es­ta­do de Mai­ne, John Ford nun­ca ol­vi­dó sus raí­ces ir­lan­de­sas y las in­cor­po­ró a su fil­mo­gra­fía siem­pre que tu­vo oca­sión. Sus pa­dres, oriun­dos de Gal­way, le trans­mi­tie­ron el amor por la len­gua gaé­li­ca y la nos­tal­gia por la tie­rra que de­ja­ron atrás. Al­gu­nas bio­gra­fías ase­gu­ran que Ford lle­gó a ser bau­ti­za­do con el nom­bre ir­lan­dés de «Sean» y des­pués se lo cam­bia­ron por su equi­va­len­te an­glo­sa­jón. Con es­ta ba­se, no es de ex­tra­ñar que a sus 41 años se mos­tra­se tan in­tere­sa­do en adap­tar al ci­ne la no­ve­la de Liam O’Flaherty El de­la­tor, pu­bli­ca­da en 1925 y am­bien­ta­da tres años an­tes en Du­blín, du­ran­te la gue­rra ci­vil que desem­bo­có en la crea­ción del Es­ta­do Li­bre de Ir­lan­da.

Ford te­nía que ro­dar una se­gun­da pe­lí­cu­la pa­ra la RKO en cum­pli­mien­to del con­tra­to que un año an­tes ha­bía fir­ma­do con Me­rian C. Cooper, y El de­la­tor era la op­ción que más le se­du­cía. Pe­ro el es­tu­dio no lo te­nía cla­ro. Pri­me­ro, por­que la no­ve­la de O’Flaherty ya ha­bía si­do adap­ta­da al ci­ne en 1929 con una pro­duc­ción bri­tá­ni­ca di­ri­gi­da por Art­hur Ro­bi­son. Se­gun­do, por­que el pre­su­pues­to asig­na­do te­nía que ser in­fe­rior a 250.000 dó­la­res. Y ter­ce­ro, por la ne­gru­ra de una tra­ma en la que el pro­ta­go­nis­ta era un te­rro­ris­ta del IRA con el que se­ría di­fí­cil em­pa­ti­zar. Aho­ra bien, Ford con­ta­ba a su fa­vor con el aval de La pa­tru­lla per­di­da (1934), que ha­bía si­do un éxi­to de crí­ti­ca y pú­bli­co; y, ade­más, el di­rec­tor acep­tó re­ba­jar­se el suel­do pa­ra ce­ñir­se al pre­su­pues­to. Con es­tas ga­ran­tías, la RKO ter­mi­nó dan­do luz ver­de a una pe­lí­cu­la cu­yo guion es­cri­bió Dud­ley Ni­chols en ape­nas seis días (su­peran­do el ré­cord de ocho que él mis­mo ha­bía fi­ja­do en La pa­tru­lla per­di­da).

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de El de­la­tor es su re­du­ci­do es­pa­cio fí­si­co-tem­po­ral, ya que to­da la ac­ción tie­ne lu­gar en las ca­lles de Du­blín en muy po­cas ho­ras, en­tre la no­che y la ma­dru­ga­da. Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es la ca­pa­ci­dad de Ford pa­ra ex­pli­car la si­nop­sis de la pe­lí­cu­la en los pri­me­ros diez se­gun­dos, cuan­do el pro­ta­go­nis­ta, Gy­po No­lan (Vic­tor McLa­glen, que tam­bién li­de­ró La pa­tru­lla per­di­da), se de­tie­ne fren­te a un car­tel de «Se bus­ca» en el que apa­re­ce un ex com­pa­ñe­ro del IRA, Fran­kie McP­hi­llip (Wa­lla­ce Ford), jun­to a la re­com­pen­sa que ofre­ce la po­li­cía bri­tá­ni­ca a quien in­for­me de su pa­ra­de­ro: 20 li­bras. La yux­ta­po­si­ción de imá­ge­nes del pa­sa­do y el pre­sen­te sir­ve pa­ra mos­trar el di­le­ma al que va a en­fren­tar­se No­lan: de­la­tar a su ex co­le­ga pa­ra co­brar un di­ne­ro que le ha­ce fal­ta o man­te­ner la bo­ca ce­rra­da y que­dar­se con la con­cien­cia tran­qui­la.

Co­mo bien te­mía la RKO, una co­sa es de­fen­der la jus­ti­cia en la vi­da real y otra co­sa son los va­lo­res éti­cos del ci­ne, así que hu­bo que per­fi­lar muy bien a No­lan pa­ra que el pú­bli­co com­pren­die­ra las ra­zo­nes de su trai­ción. Nos en­con­tra­mos así an­te otro de esos per­so­na­jes for­dia­nos que es­con­den una im­por­tan­te com­ple­ji­dad ba­jo una apa­rien­cia sim­plo­na. En pri­mer lu­gar, nos en­te­ra­mos de que No­lan fue ex­pul­sa­do del IRA por ne­gar­se a ma­tar a un hom­bre, al­go que pa­ra él sig­ni­fi­ca­ba el lí­mi­te de has­ta dón­de po­día lle­gar la cau­sa de la re­vo­lu­ción. A No­lan se le ha es­tig­ma­ti­za­do co­mo un co­bar­de, y des­de en­ton­ces se ha vis­to obli­ga­do a mal­vi­vir en la ca­lle. Sin em­bar­go, en un gran cie­rre de círcu­lo, Ford aca­ba­rá re­fle­jan­do que la co­bar­día re­si­de en el je­fe del IRA y sus se­cua­ces, in­ca­pa­ces de ma­tar­lo a san­gre fría co­mo ha­bían pe­di­do que él hi­cie­ra an­te­rior­men­te.

Has­ta lle­gar a ese desen­la­ce, Ford des­pla­za a Gy­po No­lan por la nie­bla noc­tur­na de Du­blín. Las ca­lles va­cías con­tras­tan con pubs y bur­de­les ates­ta­dos de gen­te, y No­lan va de un la­do a otro con len­ti­tud, arras­tran­do el pe­so de una cul­pa que só­lo pue­de mi­ti­gar be­bien­do in­gen­tes can­ti­da­des de whisky. Hay po­cos diá­lo­gos, y los que hay sue­len for­mar par­te de ame­na­zas y bra­vu­co­na­das pro­pias del len­gua­je pen­den­cie­ro. Vic­tor McLa­glen rea­li­za una in­ter­pre­ta­ción ex­pre­sio­nis­ta, ca­si de ci­ne mu­do, de ma­ne­ra que su ros­tro va con­fi­gu­ran­do po­co a po­co la sú­pli­ca del per­dón. És­te lle­ga en el pre­cio­so desen­la­ce de la pa­rro­quia, don­de la ma­dre del de­la­ta­do (Una O’Connor) se tra­ga las lá­gri­mas y com­pren­de el cal­va­rio por el que ha te­ni­do que pa­sar No­lan. Y la pa­la­bra «cal­va­rio» no es­tá es­co­gi­da al azar, ya que se po­drían tra­zar su­cu­len­tos pa­ra­le­lis­mos con la trai­ción per­pe­tra­da por Ju­das Is­ca­rio­te. Al igual que en la Bi­blia, en El de­la­tor tam­po­co fal­tan las mo­ne­das ni las pros­ti­tu­tas co­mo Ka­tie Mad­den (Mar­got Graha­me), úni­co per­so­na­je ca­paz de con­so­lar y de­fen­der al pro­ta­go­nis­ta.

Es­tre­na­da el 9 de ma­yo de 1935, El de­la­tor re­cau­dó en Es­ta­dos Uni­dos ca­si cua­tro ve­ces más de lo que cos­tó, acer­cán­do­se al mi­llón de dó­la­res. Pe­ro aún hu­bo más, ya que la Aca­de­mia de Holly­wood se su­mó al en­tu­sias­mo pre­mián­do­la con cua­tro Os­cars: me­jor ac­tor (Vic­tor McLa­glen), me­jor guion (Dud­ley Ni­chols), me­jor ban­da so­no­ra (Max Stei­ner) y me­jor di­rec­ción (John Ford). A par­tir de aho­ra, Ford lo iba a te­ner más fá­cil pa­ra ne­go­ciar fu­tu­ros pro­yec­tos con és­te y otros es­tu­dios de ci­ne.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The in­for­mer (1935). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Vic­tor McLa­glen, Heat­her An­gel, Pres­ton Fos­ter, Mar­got Graha­me, Wa­lla­ce Ford, Una O’Connor, J. M. Ke­rri­gan, Joe Saw­yer, Neil Fitz­ge­rald, Do­nald Meek, D’Arcy Co­rri­gan, Leo Mc­Ca­be, Ste­ve Pend­le­ton, Fran­cis Ford, May Bo­ley. Du­ra­ción: 91 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *