El fugitivo’ (1947)

El fugitivo (1947)

El último sacerdote

Su­pe­ra­do el tran­ce de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, John FordMe­rian C. Cooper re­em­pren­die­ron la ac­ti­vi­dad de Ar­gosy Pic­tu­res, que lle­va­ba en pun­to muer­to des­de el es­treno de Hom­bres in­tré­pi­dos (1940). Sie­te años des­pués de esa pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo due­ños de una pro­duc­to­ra, de­ci­die­ron em­bar­car­se en la adap­ta­ción de la no­ve­la de Graham Gree­ne El po­der y la glo­ria. Pa­ra ello, ade­más de ha­cer­se con los de­re­chos de au­tor, tu­vie­ron que des­pla­zar­se al es­ta­do me­xi­cano de Cuer­na­va­ca, ya que era en es­te país don­de se de­sa­rro­lla­ba la no­ve­la. Una aven­tu­ra más allá de la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se en la que el le­gen­da­rio Emi­lio Fer­nán­dez ejer­ció de an­fi­trión. Eso sí, pa­ra no he­rir sen­si­bi­li­da­des, Mé­xi­co no se ci­ta ex­plí­ci­ta­men­te en nin­gún mo­men­to, y en los cré­di­tos ini­cia­les se lle­ga a ase­gu­rar que la ac­ción po­dría te­ner lu­gar en cual­quier lu­gar de Su­da­mé­ri­ca.

La pe­lí­cu­la se ti­tu­ló El fu­gi­ti­vo y es­tu­vo com­pues­ta por un re­par­to que com­bi­na­ba los ape­lli­dos es­ta­dou­ni­den­ses con los me­xi­ca­nos. Henry Fon­da se pu­so por quin­ta vez a las ór­de­nes de Ford pa­ra en­car­nar al pro­ta­go­nis­ta: el úl­ti­mo sa­cer­do­te que que­da en el país tras la pur­ga re­li­gio­sa de­cre­ta­da por el go­bierno de la Re­vo­lu­ción. Jun­to a Fon­da en­con­tra­mos a otro ha­bi­tual de Ford, Ward Bond, en el pa­pel de El Grin­go, un la­drón que tam­bién hu­ye de la po­li­cía aun­que por mo­ti­vos di­fe­ren­tes. En cuan­to a los ac­to­res me­xi­ca­nos, fi­gu­ran Pe­dro Ar­men­dá­riz co­mo te­nien­te de po­li­cía y Do­lo­res del Río co­mo ma­dre sol­te­ra y bai­la­ri­na; am­bos eran es­tre­llas del ci­ne pa­trio des­de los años 30.

Co­mo su­ce­día con el tra­ba­jo de Gregg To­land en Hom­bres in­tré­pi­dos, uno de los as­pec­tos que más lla­ma la aten­ción en El fu­gi­ti­vo es el arries­ga­do tra­ba­jo de fo­to­gra­fía, rea­li­za­do en es­te ca­so por otro nom­bre mí­ti­co del ci­ne me­xi­cano: Ga­briel Fi­gue­roa. Y no so­la­men­te por los ex­tre­mos con­tras­tes de lu­ces y som­bras que im­preg­nan la ma­yo­ría de los pla­nos, sino por los pi­ca­dos y con­tra­pi­ca­dos de cá­ma­ra, la pro­fun­di­dad de cam­po, las elip­sis vi­sua­les y unas ale­go­rías de mar­ca­do ca­rác­ter re­li­gio­so. Val­gan co­mo ejem­plo la som­bra de la cruz que pro­yec­ta el sa­cer­do­te al en­trar en la pa­rro­quia, las lá­gri­mas iró­ni­ca­men­te vir­gi­na­les de Do­lo­res del Río o la en­tra­da a con­tra­luz de un nue­vo cu­ra que pa­re­ce re­cién ate­rri­za­do del cie­lo. No hay pun­ta­da sin hi­lo en el tra­ba­jo de Fi­gue­roa, si bien es cier­to que tan­ta ne­ce­si­dad de epa­tar pro­vo­ca al­gu­nos ex­ce­sos con­tem­pla­ti­vos.

El guion de El fu­gi­ti­vo fue obra de Dud­ley Ni­chols, otro hom­bre de con­fian­za de Ford, pe­ro lo me­jor que se pue­de de­cir de él es que con­tie­ne muy po­co diá­lo­go. El fu­gi­ti­vo se en­tre­ga por com­ple­to a las imá­ge­nes de Fi­gue­roa y re­du­ce a la mí­ni­ma ex­pre­sión las pa­la­bras que pro­nun­cian los per­so­na­jes. No es una pe­lí­cu­la mu­da, ni mu­cho me­nos; pe­ro, si lo fue­ra, po­dría­mos se­guir­la sin pro­ble­mas y no per­de­ría un ápi­ce de ca­li­dad. Los ros­tros de los per­so­na­jes re­fle­jan los sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les; sus ojos, sus bra­zos y sus pies di­cen más que sus vo­ces; la mú­si­ca real­za las emo­cio­nes; y así has­ta un sin­fín de de­ta­lles que só­lo un ti­po co­no­ce­dor del ci­ne si­len­te co­mo John Ford se­ría ca­paz de apli­car con ta­ma­ña sol­ven­cia en una épo­ca don­de las pe­lí­cu­las ya ha­bla­ban por los co­dos.

Por su­pues­to que El fu­gi­ti­vo es un pa­ne­gí­ri­co ca­tó­li­co en el que cu­ras y de­vo­tos son ma­sa­cra­dos por un go­bierno co­rrup­to y una so­cie­dad mez­qui­na; un mun­do en el que la ayu­da al pró­ji­mo ha si­do de­rro­ta­da por la co­di­cia in­di­vi­dual. Pe­ro los per­so­na­jes tie­nen aris­tas que los ha­cen in­tere­san­tes: el sa­cer­do­te se com­por­ta ini­cial­men­te co­mo un co­bar­de pa­ra des­pués afron­tar con en­te­re­za su pro­pia muer­te; la mu­jer, ma­dre sol­te­ra y tal vez pros­ti­tu­ta, bus­ca re­fu­gio en la ins­ti­tu­ción que de­be­ría re­cha­zar­la; el te­nien­te de po­li­cía lle­ga a con­ce­der la po­si­bi­li­dad de que Dios exis­ta; el la­drón mue­re fiel a sus prin­ci­pios. Pe­que­ñas con­tra­dic­cio­nes que do­tan al fil­me de una lec­tu­ra más pro­fun­da que la de sim­ple apo­lo­gía del ca­to­li­cis­mo.

El fu­gi­ti­vo, que cos­tó mi­llón y me­dio de dó­la­res, fue un fra­ca­so de ta­qui­lla que pro­vo­có la rup­tu­ra pro­fe­sio­nal de Dud­ley Ni­cholsJohn Ford, ade­más de un se­rio avi­so so­bre la via­bi­li­dad de Ar­gosy Pic­tu­res. Ford, sin em­bar­go, con­si­de­ra­ba que era una de sus me­jo­res pe­lí­cu­las y la de­fen­dió con su par­que­dad ha­bi­tual: «Sim­ple­men­te, me gus­ta mi­rar­la».

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nalThe Fu­gi­ti­ve. Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Henry Fon­da, Do­lo­res del Río, Pe­dro Ar­men­dá­riz, J. Ca­rrol Naish, Leo Ca­rri­llo, Ward Bond, Ro­bert Arms­trong, John Qua­len, For­tu­nio Bo­na­no­va, Chris-Pin Mar­tin, Mi­guel In­clán, Fer­nan­do Fer­nán­dez. Du­ra­ción: 104 mi­nu­tos. Paí­ses: Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *