El gran carnaval’ (1951)

'El gran carnaval' (1951)

El circo del periodismo

El gran car­na­val es una de esas pe­lí­cu­las que hoy lla­ma­mos «ade­lan­ta­das a su tiem­po», pe­ro en su día fue un fra­ca­so co­mer­cial y su­frió el va­pu­leo de la crí­ti­ca. Nor­mal: ni a la pren­sa ni al pú­bli­co les de­bió gus­tar que Billy Wil­der hi­cie­ra un re­tra­to tan cí­ni­co so­bre la no­ble pro­fe­sión del pe­rio­dis­mo y so­bre el in­to­ca­ble de­re­cho de los lec­to­res a co­no­cer los de­ta­lles de una tra­ge­dia. Wil­der di­ri­gió una obra maes­tra del gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co que se de­be­ría pro­yec­tar obli­ga­to­ria­men­te en las uni­ver­si­da­des, aun­que ya sé que en los pla­nes de es­tu­dio de es­ta in­ne­ce­sa­ria ca­rre­ra pri­man las asig­na­tu­ras de teo­ría, se­mióti­ca, co­mu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va y otras gi­li­po­lle­ces.

Wil­der no di­ce que to­do el pe­rio­dis­mo se ba­se en in­ven­tar y ma­ni­pu­lar pa­ra con­se­guir el ma­yor im­pac­to po­si­ble (ahí es­tá el di­rec­tor del dia­rio de Al­bu­quer­que), pe­ro sí de­nun­cia la exis­ten­cia de man­za­nas po­dri­das que con el pa­so del tiem­po con­ta­gia­rán al res­to de la pro­fe­sión (echen un vis­ta­zo a los me­dios del si­glo XXI y se da­rán cuen­ta de que te­nía más ra­zón que un san­to). Así, Chuck Ta­tum (Kirk Dou­glas) es un ti­po que in­ter­pre­ta las re­glas pe­rio­dís­ti­cas de for­ma per­ver­sa y pre­di­ca una fi­lo­so­fía ra­di­cal ba­sa­da en tres pi­la­res: 1) las no­ti­cias, o son ma­las o no son no­ti­cia; 2) nun­ca de­jes que la reali­dad es­tro­pee un buen ti­tu­lar; y 3) bus­ca his­to­rias con in­te­rés hu­mano y re­dú­ce­las a un in­di­vi­duo, pues un pue­ble­rino atra­pa­do en una cue­va es más es­tre­me­ce­dor que cien mil chi­nos muer­tos en un te­rre­mo­to. Pa­ra Ta­tum, es­to no es pe­rio­dis­mo sen­sa­cio­na­lis­ta, sino sen­sa­cio­nal.

Aho­ra bien, Wil­der in­sis­te: Ta­tum só­lo es un lis­to que se apro­ve­cha de nues­tras de­bi­li­da­des. En la pe­lí­cu­la po­de­mos ver que su plan (lle­var a un hom­bre has­ta la ago­nía pa­ra ven­der más pe­rió­di­cos) cuen­ta con el apo­yo tá­ci­to de va­rios ac­to­res, em­pe­zan­do por el she­riff co­rrup­to que quie­re la­var su ima­gen. Y es el pú­bli­co quien se lle­va la hos­tia más gran­de. Por un la­do, Wil­der pa­ro­dia esa ab­sur­da fas­ci­na­ción de la gen­te por sa­lir en la pren­sa, de sen­tir­se im­por­tan­tes por unos mi­nu­tos sin dar­se cuen­ta de que, en reali­dad, es­tán sir­vien­do de co­ne­ji­llos de in­dias. Y por otro, iro­ni­za acer­ca de nues­tro des­me­di­do in­te­rés por el mor­bo, por sa­ber en qué mo­men­to de­jó de res­pi­rar la víc­ti­ma o cuá­les fue­ron sus úl­ti­mas pa­la­bras. En de­fi­ni­ti­va, lo que sub­ra­ya Wil­der es que el lla­ma­do in­te­rés pe­rio­dís­ti­co só­lo es una ex­cu­sa pa­ra mon­tar un cir­co (o un car­na­val) al­re­de­dor de una tra­ge­dia y sa­car­le to­do el ju­go po­si­ble an­tes de que se ago­te.

Estelar Kirk Douglas

De­jan­do apar­te el men­sa­je, El gran car­na­val es un film es­plén­di­do, con un Kirk Dou­glas es­te­lar, que no re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to que se me­re­cía. De nue­vo he­mos de re­sal­tar el guión de Billy Wil­der (ins­pi­ra­do en una his­to­ria real que el ac­tor Vic­tor Desny le hi­zo lle­gar a su se­cre­ta­ria), con una pre­sen­ta­ción bes­tial del pro­ta­go­nis­ta lle­gan­do a la re­dac­ción del dia­rio de Al­bu­quer­que co­mo si lo hu­bie­ran nom­bra­do di­rec­tor esa mis­ma ma­ña­na. Chuck Ta­tum es ca­ris­má­ti­co, vehe­men­te y tan atrac­ti­vo co­mo un psi­có­pa­ta; tie­ne las ideas cla­ras, y só­lo le fal­ta en­con­trar la no­ti­cia que le de­vol­ve­rá la glo­ria. Ade­más, Ta­tum de­ja cla­ro des­de el ini­cio que él es­tá por en­ci­ma de los pa­le­tos de su ofi­ci­na, y que só­lo los es­tá uti­li­zan­do pa­ra vol­ver a Nue­va York por la puer­ta gran­de. Ta­tum año­ra la ciu­dad que nun­ca duer­me por­que allí hay no­ti­cias to­dos los días. Y cuan­do di­ce no­ti­cias se re­fie­re a ro­bos, ac­ci­den­tes y ase­si­na­tos: tra­ge­dias a pun­ta pa­la.

A ni­vel es­té­ti­co, Wil­der fo­ca­li­za la cá­ma­ra en Kirk Dou­glas la ma­yor par­te del tiem­po, de­jan­do que trans­mi­ta con su ros­tro agre­si­vo y su cuer­po en ten­sión la adre­na­li­na de te­ner una ex­clu­si­va en­tre ma­nos. Aun­que el di­rec­tor era po­co ami­go de lu­cir­se con los pla­nos, aquí in­ven­ta al­gu­nos de una fuer­za tre­men­da, co­mo cuan­do Ta­tum aga­rra del pe­lo a la mu­jer de la víc­ti­ma (una no­ta­ble Jan Ster­ling), o ese vue­lo ge­ne­ral mos­tran­do a la gen­te que ba­ja co­rrien­do del tren pa­ra unir­se al cir­co me­diá­ti­co. Pe­ro si hay un plano ne­ce­sa­rio y edu­ca­ti­vo (que no mo­ra­lis­ta), es el del pa­dre deam­bu­lan­do por el de­sier­to en­tre los res­tos de la fies­ta. Ta­tum lo ob­ser­va des­de el co­che y sien­te al­go pa­re­ci­do a la em­pa­tía. En­ton­ces com­pren­de lo que de­be­ría ser el pe­rio­dis­mo, pe­ro ya es de­ma­sia­do tar­de pa­ra él, y es muy po­si­ble que pa­ra no­so­tros tam­bién.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Ace in the Ho­le (1951). Di­rec­ción: Billy Wil­der. Re­par­to: Kirk Dou­glas, Jan Ster­ling, Ro­bert Art­hur, Por­ter Hall, Frank Cady, Ri­chard Be­ne­dict, Ray Teal. Du­ra­ción: 111 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *