El joven Lincoln’ (1939)

El joven Lincoln (1939)

Lluvia en el horizonte

John Ford ya le ha­bía de­di­ca­do unos mi­nu­tos a Abraham Lin­coln en Pri­sio­ne­ro del odio (1936), don­de el ma­lo­gra­do pre­si­den­te pro­nun­cia­ba un dis­cur­so con­ci­lia­dor po­co des­pués de ga­nar la Gue­rra Ci­vil y jus­to an­tes de ser ase­si­na­do por John Wil­kes Booth. El epi­so­dio ser­vía pa­ra des­en­ca­de­nar la tra­ma y asen­tar las ba­ses del men­sa­je que pre­ten­día en­viar la pe­lí­cu­la. En cam­bio, en es­te nue­vo pro­yec­to —fi­nan­cia­do, co­mo el an­te­rior, por Darryl F. Za­nuck— el ob­je­ti­vo era re­crear la fi­gu­ra de Lin­coln en su ju­ven­tud: des­de su ado­les­cen­cia en In­dia­na has­ta sus pri­me­ros tra­ba­jos co­mo abo­ga­do en Spring­field, Illi­nois. En otras pa­la­bras: mos­trar la de­pu­ra­ción de las ideas de Lin­coln an­tes de me­ter­se en po­lí­ti­ca y con­ver­tir­se en le­yen­da.

A par­tir del guion ori­gi­nal de La­mar Trot­ti —en­car­ga­do tam­bién de El juez Priest (1934), con la que El jo­ven Lin­coln guar­da no po­cas si­mi­li­tu­des— Ford ejer­ce una di­rec­ción so­bria, cons­tan­te­men­te preo­cu­pa­da por man­te­ner al pro­ta­go­nis­ta con los pies en el sue­lo. Por un la­do, Lin­coln es una per­so­na de car­ne y hue­so cu­yo len­gua­je cor­po­ral ex­pre­sa la ti­mi­dez pro­pia del que se sa­be más ig­no­ran­te cuan­tas más co­sas apren­de. Pe­ro ni la ti­mi­dez ni su apren­di­za­je au­to­di­dac­ta le ha­cen re­cluir­se en una cue­va, ya que sa­be de la im­por­tan­cia de re­la­cio­nar­se con los de­más pa­ra cons­truir una so­cie­dad más jus­ta. Así, Lin­coln par­ti­ci­pa en las ac­ti­vi­da­des de la fe­ria lo­cal —y has­ta ha­ce tram­pas pa­ra ga­nar — , ayu­da en lo po­si­ble a sus ve­ci­nos y se enamo­ra de una her­mo­sa mu­cha­cha, Ann Rutled­ge (Pau­li­ne Moo­re), cu­ya re­pen­ti­na muer­te le mar­ca­rá de por vi­da.

Tam­bién lla­ma la aten­ción el em­pe­ño de Ford en vin­cu­lar a Lin­coln con la na­tu­ra­le­za, pro­ba­ble­men­te pa­ra re­for­zar la ima­gen de per­so­na ca­bal y en­rai­za­da a la tie­rra. En las es­ce­nas ini­cia­les ve­mos a Lin­coln es­tu­dian­do sus li­bros de le­yes tum­ba­do en la hier­ba, con los pies apo­ya­dos en un ár­bol. En ese mis­mo bos­que se­rá don­de ten­ga su efí­me­ro ro­man­ce con Ann Rutled­ge y don­de se pro­duz­ca la fa­mo­sa elip­sis del río he­la­do, que ade­lan­ta la ac­ción va­rios años. Más ade­lan­te, cuan­do es cor­te­ja­do por otra mu­jer, la me­ra ob­ser­va­ción del ho­ri­zon­te le ha­ce re­cor­dar la tra­ge­dia de aquel amor. En el jui­cio que le con­sa­gra co­mo abo­ga­do, la prue­ba que de­mues­tra la inocen­cia de los acu­sa­dos se ba­sa en el ca­len­da­rio de fa­ses lu­na­res. Y, en el epí­lo­go, una fuer­te llu­via trun­ca la ale­gría ge­ne­ral anun­cian­do los re­tos y des­gra­cias que le es­pe­ran. Co­mo di­ce To­más Fer­nán­dez Va­len­tí en su crí­ti­ca pa­ra Di­ri­gi­do por: ¿pre­sa­gia Lin­coln su pro­pia muer­te?

Ford no pue­de evi­tar al­gu­nos mo­men­tos cer­ca­nos a la ca­no­ni­za­ción del per­so­na­je —el pro­pio Henry Fon­da di­jo que te­nía la sen­sa­ción de es­tar in­ter­pre­tan­do a Je­su­cris­to — ; ló­gi­cos, por otra par­te, cuan­do se es­tá ha­blan­do del ma­yor hé­roe po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro in­clu­so el más ins­pi­ra­dor de sus dis­cur­sos, el que rea­li­za con­tra los lin­cha­mien­tos, es­tá na­rra­do en dia­go­nal, que di­ría Ho­ward Hawks. Y es que Ford, más allá de las gran­des ideas de Lin­coln, tam­bién se in­tere­sa por su ca­pa­ci­dad de per­sua­sión: el tono ba­jo y apa­ren­te­men­te re­la­ja­do o la cal­cu­la­da lan­gui­dez de sus mo­vi­mien­tos —una vez su­pe­ra­dos los ti­tu­beos ju­ve­ni­les— cau­sa una in­quie­tud en sus in­ter­lo­cu­to­res que le da ven­ta­ja a la ho­ra de afron­tar los li­ti­gios. Esas eran las prin­ci­pa­les cua­li­da­des de un Henry Fon­da que de­bu­ta­ba aquí con Ford y re­pe­ti­ría en otras ocho pe­lí­cu­las di­ri­gi­das por él.

Es­tre­na­da el 9 de ju­nio de 1939 —só­lo tres me­ses des­pués de La di­li­gen­cia— y no­mi­na­da al Os­car al me­jor guion ori­gi­nal, El jo­ven Lin­coln re­la­cio­na el ad­ve­ni­mien­to de es­te hu­mil­de gran­je­ro de Ken­tucky con la en­tra­da de Es­ta­dos Uni­dos en la mo­der­ni­dad, en un mun­do don­de ya no hay fron­te­ras en­tre el bien y el mal, don­de las so­fla­mas y dis­cur­sos ma­ni­queos es­tán con­de­na­dos a des­apa­re­cer —véa­se la sies­ta del juez a cuen­ta de la tu­rra del fis­cal— y don­de na­die tie­ne de­re­cho a to­mar­se la jus­ti­cia por su mano. Lin­coln es­ta­ba en lo cier­to y Ford, tam­bién; pe­ro si vie­ran en lo que se han con­ver­ti­do su na­ción y la so­cie­dad del si­glo XXI, qui­zá ha­brían de­ci­di­do que no va­lía la pe­na el es­fuer­zo.

BUENA | ⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Young Mr. Lin­coln (1939). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Henry Fon­da, Ali­ce Brady, Mar­jo­rie Wea­ver, Ar­leen Whe­lan, Ed­die Co­llins, Pau­li­ne Moo­re, Ri­chard Crom­well, Do­nald Meek, Ward Bond. Du­ra­ción: 100 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *