El juez Priest’ (1934)

El juez Priest (1934)

El hombre más lúcido de Kentucky

Will Ro­gers fue uno de esos per­so­na­jes po­li­fa­cé­ti­cos que tan­to gus­tan en Amé­ri­ca: ac­tor de vo­de­vil, cow­boy en es­pec­tácu­los del Oes­te, co­lum­nis­ta de pe­rió­di­cos, ter­tu­liano ra­dio­fó­ni­co y, por en­ci­ma de to­do, un hu­mo­ris­ta de len­gua afi­la­da que se jac­ta­ba de ha­ber bro­mea­do so­bre to­dos los hom­bres im­por­tan­tes de su épo­ca. Lle­gó al ci­ne de la mano de Sa­muel Goldwyn en 1918, ro­dó me­dio cen­te­nar de pe­lí­cu­las mu­das y, con la in­tro­duc­ción del so­ni­do, su po­pu­la­ri­dad des­bor­dó las ta­qui­llas. Tan­to es así que Ro­gers se con­vir­tió en la es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble de la Fox en los pri­me­ros años trein­ta. Y, de en­tre to­dos sus éxi­tos, tres fue­ron di­ri­gi­dos por John Ford: Doc­tor Bull (1933), El juez Priest (1934) y Bar­co a la de­ri­va (1935). En es­ta re­se­ña nos ocu­pa­mos de El juez Priest por ser la que ob­tu­vo me­jo­res re­sul­ta­dos de ta­qui­lla y tam­bién la más re­pre­sen­ta­ti­va de una ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal que Ford siem­pre re­cor­da­ría con agra­do, has­ta el pun­to de afir­mar que era la pe­lí­cu­la que más le gus­ta­ba de su fil­mo­gra­fía.

Ya ha­bían pa­sa­do cua­tro años des­de que la Fox des­pi­dió a Ford por su al­coho­lis­mo. Pe­ro que el di­rec­tor no tu­vie­ra una re­la­ción la­bo­ral fir­me con el es­tu­dio no sig­ni­fi­ca­ba que no pu­die­ran en­car­gar­le más pro­yec­tos, es­pe­cial­men­te tras ha­ber ro­da­do pa­ra la com­pe­ten­cia éxi­tos co­mo La pa­tru­lla per­di­da (RKO, 1934). A Ford de­bió de en­can­tar­le la idea de tra­ba­jar con Ro­gers, con quien com­par­tía la téc­ni­ca de apa­ren­tar sen­ci­llez pa­ra tra­tar pro­ble­mas com­ple­jos. Ade­más, en El juez Priest vol­vió a con­tar con uno de sus guio­nis­tas de con­fian­za, Dud­ley Ni­chols, y con otro que pron­to lo se­ría: La­mar Trot­ti. Ellos fue­ron los en­car­ga­dos de adap­tar las his­to­rie­tas del per­so­na­je de fic­ción crea­do por Ir­vin S. Cobb.

La ac­ción tie­ne lu­gar en 1890 en un pe­que­ño pue­blo de Ken­tucky don­de to­da­vía hay un re­cuer­do muy vi­vo de la Gue­rra Ci­vil. El juez Priest, ex sol­da­do del ejér­ci­to Con­fe­de­ra­do, lle­va im­par­tien­do jus­ti­cia en el lu­gar des­de ha­ce más de vein­te años sin que na­die ose dis­cu­tir su au­to­ri­dad. Pe­ro, le­jos del ar­que­tí­pi­co juez es­tric­to y cas­ca­rra­bias, la pre­sen­ta­ción de Priest de­ja bien a las cla­ras su ta­lan­te fle­má­ti­co. Ca­si di­ría­mos que dis­fru­ta con las ar­gu­men­ta­cio­nes de fis­ca­les y abo­ga­dos, de­ján­do­se lle­var por la co­rrien­te de los he­chos mien­tras la sen­ten­cia va for­mán­do­se en su ca­be­za. Ello le im­pul­sa a in­te­re­sar­se por la vi­da y afi­cio­nes de las per­so­nas que han aca­ba­do en el tri­bu­nal, y si uno de ellos le des­cu­bre un nue­vo ti­po de ce­bo pa­ra pes­car, ¡qué de­mo­nios!, ha­brá que pro­bar­lo lo an­tes po­si­ble.

«Let it be»

Ade­cuán­do­se al ca­rác­ter del per­so­na­je, Ford plan­tea en El juez Priest una na­rra­ción pla­na, im­preg­na­da de una agra­da­ble mo­do­rra en las es­ce­nas do­més­ti­cas y sal­pi­ca­da de bro­mas y chis­tes en las más ten­sas. Es co­mo si el di­rec­tor nos in­vi­ta­ra a ver la pe­lí­cu­la tum­ba­dos en una ha­ma­ca a pri­me­ra ho­ra de la tar­de. Con es­ta pues­ta en es­ce­na, to­tal­men­te in­ten­cio­na­da, Ford di­lu­ye el his­trio­nis­mo de al­gu­nos per­so­na­jes y los ha­ce to­le­ra­bles a ojos del es­pec­ta­dor y a los de Priest. O, me­jor di­cho, Ford na­rra la his­to­ria fil­tra­da por la mi­ra­da del juez: una mi­ra­da tran­qui­la, ho­nes­ta y con el pun­ti­to de con­des­cen­den­cia de quien se sa­be más ex­per­to y más lú­ci­do que los de­más. Pers­pec­ti­va que se jus­ti­fi­ca en la se­cuen­cia don­de des­cu­bri­mos que la mu­jer y los hi­jos de Priest es­tán muer­tos, ro­da­da con un to­que na­tu­ral e in­ti­mis­ta, el que pro­por­cio­na esa luz bu­có­li­ca que in­di­ca que, pe­se a to­do, el juez es­tá en paz con­si­go mis­mo. Let it be, que di­rían los Beatles.

Priest tam­bién pa­re­ce ser un hom­bre que ha asu­mi­do las ra­zo­nes por las que el Sur per­dió la gue­rra (a di­fe­ren­cia de mu­chos de sus ve­ci­nos, que si­guen cla­man­do ven­gan­za). La año­ran­za por el pa­sa­do es un las­tre: de­be­mos mi­rar ha­cia ade­lan­te y acep­tar los cam­bios tal co­mo vie­nen, acos­tum­brán­do­nos a ellos lo me­jor po­si­ble, ha­cien­do si­tio a los re­cién lle­ga­dos y aca­tan­do las nor­mas de la so­cie­dad mo­der­na. Ford mues­tra que Priest ya ha ad­qui­ri­do es­ta cua­li­dad uti­li­zan­do la téc­ni­ca de la pro­fun­di­dad de cam­po en la es­ce­na en la que, mien­tras char­la en el por­che con su so­brino (Tom Brown), el juez ob­ser­va la ca­sa con­ti­gua, don­de la her­mo­sa Ellie May (Anita Loui­se) sus­pi­ra por el amor ver­da­de­ro. Priest es un hom­bre que ya ve más allá, que atis­ba la so­lu­ción cuan­do otros aún le es­tán plan­tean­do el pro­ble­ma, y que bus­ca una mo­ti­va­ción ho­nes­ta en cual­quier co­ra­zón per­tur­ba­do (véa­se el mis­te­rio­so per­so­na­je de Da­vid Lan­dau).

Por úl­ti­mo, otro de los te­mas que pla­nea so­bre la pe­lí­cu­la es el del ra­cis­mo. Tam­bién aquí en­con­tra­mos una lec­tu­ra con­ci­lia­do­ra por par­te del juez, que ofre­ce mil y una opor­tu­ni­da­des de re­den­ción al hol­ga­zán de Jeff Poin­dex­ter (Ste­pin Fet­chit) y no du­da en unir­se a los can­tos fol­cló­ri­cos de la tía Dil­sey (Hat­tie Mc­Da­niel), que in­clu­yen di­ver­ti­das mo­di­fi­ca­cio­nes de las le­tras ori­gi­na­les. Es una vi­sión es­te­reo­ti­pa­da de los ne­gros que ya fue cri­ti­ca­da en su día por los ac­ti­vis­tas de es­ta co­mu­ni­dad, so­bre to­do por­que Fet­chit se pres­tó a ello en mu­chas otras pe­lí­cu­las. Sin em­bar­go, ve­mos un in­ten­to de nor­ma­li­zar las re­la­cio­nes en­tre blan­cos y ne­gros; no de cam­biar las re­la­cio­nes de po­der, que eso se­ría ha­ri­na de otro cos­tal, sino de de­jar que unos y otros se unan en una so­la co­mu­ni­dad. Lo con­tra­rio se­ría opo­ner­se al pro­gre­so y, co­mo he­mos di­cho, el juez Priest sa­be que eso es im­po­si­ble.

John Ford vol­vió a di­ri­gir a Will Ro­gers un año des­pués en Bar­co a la de­ri­va, y pro­ba­ble­men­te lo ha­bría he­cho más ve­ces de no ser por­que el ac­tor fa­lle­ció en un ac­ci­den­te de avio­ne­ta el 15 de agos­to de 1935 (te­nía 55 años). Ford se qui­tó la es­pi­na más tar­de con una re­vi­si­ta­ción de las his­to­rie­tas del juez Priest en El sol siem­pre bri­lla en Ken­tucky (1953), pro­ta­go­ni­za­da por Char­les Win­nin­ger.

BUENA | ⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Jud­ge Priest (1934). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Will Ro­gers, Tom Brown, Anita Loui­se, Henry B. Walt­hall, Da­vid Lan­dau, Ro­che­lle Hud­son, Ber­ton Chur­chill, Hat­tie Mc­Da­niel, Ste­pin Fet­chit. Du­ra­ción: 80 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *