El sol siempre brilla en Kentucky’ (1953)

El sol siempre brilla en Kentucky (1953)

Sociedad en blanco y negro

Die­ci­nue­ve años des­pués de El juez Priest (1934), John Ford re­gre­só a las his­to­rie­tas cos­tum­bris­tas del per­so­na­je crea­do por Ir­vin S. Cobb con una se­cue­la ti­tu­la­da El sol siem­pre bri­lla en Ken­tucky. En es­ta oca­sión no pu­do con­tar con Will Ro­gers, fa­lle­ci­do en ac­ci­den­te de avión en 1935, así que el rol pro­ta­go­nis­ta fue pa­ra un ve­te­rano ac­tor de vo­de­vil lla­ma­do Char­les Win­nin­ger. La pro­duc­ción co­rrió a car­go de Ford y Me­rian C. Cooper ba­jo el pa­ra­guas de Ar­gosy Pic­tu­res, mien­tras que la Re­pu­blic de Her­bert J. Ya­tes se en­car­gó de la dis­tri­bu­ción.

Co­mo en el pri­mer fil­me, El sol siem­pre bri­lla en Ken­tucky in­ten­ta de­mos­trar que, por di­fe­ren­tes que sea­mos, te­ne­mos que ser ca­pa­ces de vi­vir de for­ma ci­vi­li­za­da; es más, es­ta­mos con­de­na­dos a ello. Y es que los res­col­dos de la Gue­rra Ci­vil si­guen pre­sen­tes en Ken­tucky a fi­na­les del si­glo XIX, por no ha­blar de las ten­sio­nes ra­cia­les o de las di­fe­ren­cias de cla­se. Es un con­tex­to siem­pre a pun­to de ex­plo­tar en el que el juez Priest ejer­ce de guía y ar­ga­ma­sa, ha­cien­do en­ten­der a unos y otros que el pro­gre­so se ba­sa en el res­pe­to, la to­le­ran­cia y el per­dón. Una mi­ra­da apa­ci­gua­do­ra que ga­na en pro­fun­di­dad al par­tir de un hom­bre co­mo él, que an­te­rior­men­te ha­bía de­fen­di­do los va­lo­res su­dis­tas. Una mi­ra­da, eso sí, más has­tia­da que en la pe­lí­cu­la pre­ce­den­te; di­ría que has­ta con un pun­to de re­sig­na­ción.

Se­gu­ra­men­te, Ford ro­dó la pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro por­que era más ba­ra­to; pe­ro es­ta de­ci­sión tam­bién es cla­ve pa­ra ex­pli­car esos con­flic­tos a tra­vés de la ima­gen. Así, la fo­to­gra­fía de Ar­chie Stout pre­sen­ta un al­to con­tras­te en el que ape­nas hay es­pa­cio pa­ra la ga­ma de gri­ses. Hom­bres ne­gros lle­van­do tra­jes blan­cos (y vi­ce­ver­sa); ca­sas blan­cas re­cor­ta­das en la os­cu­ri­dad de la no­che; fa­na­les de haz blan­co que ilu­mi­nan la ma­dru­ga­da; el sol blan­co de me­dio­día que aplas­ta a la mu­che­dum­bre… Los ejem­plos son nu­me­ro­sos y tie­nen la in­ten­ción de re­fle­jar el con­flic­to so­cial. Tan evi­den­te co­mo el he­cho de que, en al­gu­nas es­ce­nas, el juez Priest sea de los po­cos que com­bi­na un tra­je blan­co con un som­bre­ro ne­gro.

El guion re­tra­ta a Priest co­mo un hom­bre que to­da­vía es ra­cis­ta (no hay más que ver có­mo tra­ta a su ayu­dan­te ne­gro, en­car­na­do por el in­so­por­ta­ble Ste­pin Fet­chit) y que no du­da en usar la de­ma­go­gia pa­ra ga­nar vo­tos de ca­ra a unas in­mi­nen­tes elec­cio­nes. Sin em­bar­go, la co­yun­tu­ra le ofre­ce dos opor­tu­ni­da­des de mos­trar­se hu­mano y de­ci­de asu­mir el ries­go a sa­bien­das de que ello pue­de de­jar­le sin el car­go de juez. En am­bas opor­tu­ni­da­des tie­ne que ha­cer fren­te a sus prin­ci­pios y a la crí­ti­ca de sus ve­ci­nos, pe­ro en am­bas sa­le re­for­za­do y en paz con­si­go mis­mo. Son las dos es­ce­nas prin­ci­pa­les de la pe­lí­cu­la y las que pro­ba­ble­men­te im­pul­sa­ron a John Ford a em­bar­car­se en el ro­da­je.

La pri­me­ra es­ce­na tie­ne lu­gar en la puer­ta de la cár­cel y se ade­lan­ta nue­ve años a la pro­ta­go­ni­za­da por Gre­gory Peck en Ma­tar a un rui­se­ñor (1962). Un chi­co ne­gro es­tá en­ce­rra­do en una cel­da a la es­pe­ra de ser juz­ga­do por una vio­la­ción que ju­ra no ha­ber co­me­ti­do. Priest le pro­me­te un jui­cio jus­to, pe­ro sa­be que los ma­to­nes del con­da­do van a pre­sen­tar­se en la cár­cel pa­ra lin­char­lo. Así que los es­pe­ra allí y les obli­ga a desis­tir de sus in­ten­cio­nes con un bri­llan­te dis­cur­so acer­ca del odio y la ven­gan­za. Al­gu­nas es­ce­nas des­pués des­cu­bri­re­mos que, en efec­to, el chi­co era inocen­te, y el au­tén­ti­co vio­la­dor re­ci­bi­rá su me­re­ci­do. Con­se­cuen­cia: to­dos los ma­to­nes vo­ta­rán por Priest en las elec­cio­nes.

La se­gun­da es­ce­na es el en­tie­rro de una pros­ti­tu­ta (Do­rothy Jor­dan) que ha de­ci­di­do mo­rir en el pue­blo del que fue ex­pul­sa­da tras dar a luz a una bas­tar­da. Es­ta es sin du­da la par­te más in­tere­san­te de la pe­lí­cu­la, pues la na­rra­ción va de­jan­do caer mi­gas de pan que nos lle­van has­ta el ori­gen de Lucy Lee La­ke (una pé­si­ma Ar­leen Whe­lan). La se­cuen­cia del en­tie­rro, que du­ra va­rios mi­nu­tos, se desa­rro­lla en el más es­tric­to si­len­cio. El fé­re­tro va en un ca­rrua­je blan­co nu­clear; de­trás, las do­lien­tes, con tra­jes ne­gros, en un ca­rro ne­gro y con­du­ci­do por un ne­gro. Po­co a po­co, más ve­ci­nos se van su­man­do a la mar­cha que en­ca­be­za el juez Priest. Pa­ra re­ma­tar la fae­na, du­ran­te la ho­mi­lía, Priest re­cuer­da que Je­sús im­pi­dió la la­pi­da­ción de Ma­ría Mag­da­le­na; ale­go­ría per­fec­ta pa­ra aca­bar de ga­nar­se el res­pe­to de sus vo­tan­tes. Es el día mis­mo de las elec­cio­nes.

Y así, en­tre la mo­do­rra su­re­ña y la sen­sa­ción ge­ne­ral de que al­go ha cam­bia­do pe­ro no sa­be­mos muy bien qué, el sol si­gue bri­llan­do en Ken­tucky. El juez Priest es re­ele­gi­do por un vo­to de di­fe­ren­cia —¡el su­yo!— y su fi­gu­ra tris­te se re­cor­ta en un do­ble mar­co que pre­ce­de al de Et­han Ed­wards en Cen­tau­ros del de­sier­to (1956). El vie­jo Ken­tucky en­tra­rá en la mo­der­ni­dad del si­glo XX un po­co me­nos ran­cio, un po­co me­nos ig­no­ran­te, pe­ro to­da­vía con mu­cho tra­ba­jo por ha­cer. Priest sa­be que no vi­vi­rá pa­ra ver­lo y que él mis­mo de­be­ría ha­ber pre­di­ca­do an­tes con el ejem­plo. En la úl­ti­ma es­ce­na ya no le pi­de a su ayu­dan­te que le trai­ga la me­di­ci­na. Tal vez com­pren­da que ha vi­vi­do de­ma­sia­do en la con­for­ta­bi­li­dad de un ra­cis­mo con­des­cen­dien­te.

BUENA | ⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Sun Shi­nes Bright (1953). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Char­les Win­nin­ger, Ar­leen Whe­lan, John Rus­sell, Ste­pin Fet­chit, Rus­sell Sim­pson, Lud­wig Stös­sel, Fran­cis Ford, Paul Hurst, Mit­chell Le­wis, Grant Wit­hers, Do­rothy Jor­dan. Du­ra­ción: 90 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *