El último tango en París’ (1972)

'El último tango en París' (1972)

La deconstrucción de Paul

«Man­te­qui­lla». Esa es la pri­me­ra pa­la­bra que nos vie­ne a la ca­be­za cuan­do pen­sa­mos en es­ta pe­lí­cu­la de Ber­nar­do Ber­to­luc­ci. Y no pre­ci­sa­men­te por cues­tio­nes gas­tro­nó­mi­cas. Cien­tos de es­pa­ño­les cru­za­ron la fron­te­ra fran­ce­sa en 1972 pa­ra ver có­mo Mar­lon Bran­do des­vir­ga­ba a Ma­ria Sch­nei­der por el agu­je­ro prohi­bi­do. Aquí to­da­vía im­pe­ra­ba la mo­ral del ré­gi­men, es de­cir, la cen­su­ra fran­quis­ta. Por eso, con el pa­so del tiem­po, El úl­ti­mo tan­go en Pa­rís ha ad­qui­ri­do el ran­go de pe­lí­cu­la de cul­to y ha ex­ten­di­do su le­yen­da.

¿Sa­bía la jo­ven Ma­ria —19 años— que Ber­to­luc­ci y Bran­do ha­bían pla­nea­do a sus es­pal­das que la es­ce­na de ma­rras trans­cu­rrie­ra tal co­mo ve­mos en pan­ta­lla? Pues no, no lo sa­bía. Al me­nos eso es lo que ase­gu­ró Sch­nei­der en una en­tre­vis­ta al Daily Maillo que ad­mi­tió el pro­pio Ber­to­luc­ci dos años des­pués de la muer­te de la ac­triz, por mu­cho que lue­go in­ten­ta­se ma­ti­zar sus pa­la­bras con un co­mu­ni­ca­do.

El mo­dus ope­ran­di de Bran­do y Ber­to­luc­ci fue re­pug­nan­te e in­jus­ti­fi­ca­ble. Da igual que el se­xo fue­ra si­mu­la­do; da igual que el asun­to se li­mi­ta­ra a que ella no sa­bía que iban a usar la man­te­qui­lla; da igual que no hu­bie­ra pe­ne­tra­ción (has­ta ahí po­día­mos lle­gar). El abu­so se dio de igual for­ma pues­to que Ma­ria Sch­nei­der no sa­bía lo que le iban a ha­cer. Por eso, leer al­gu­nas opi­nio­nes en las re­des so­cia­les o en im­por­tan­tes blogs de ci­ne po­ne los pe­los de pun­ta. Y es vo­mi­ti­vo es­cu­char al di­fun­to Ber­to­luc­ci de­cir que aun­que se sien­te cul­pa­ble no se arre­pien­te por­que «a ve­ces en el ci­ne hay que ser un po­co frío».

Y eso que, a di­fe­ren­cia de lo que nos en­con­tra­mos hoy en día en mu­chas de las pe­lí­cu­las que pre­ten­den in­co­mo­dar al es­pec­ta­dor, pien­so que la es­ce­na de la vio­la­ción no es gra­tui­ta. Ber­to­luc­ci la uti­li­za pa­ra ex­pli­car la frus­tra­ción de Paul, el di­rec­tor de un ho­tel de Pa­rís cu­ya es­po­sa aca­ba de sui­ci­dar­se cor­tán­do­se las ve­nas en la ba­ñe­ra. Da la im­pre­sión de que Paul, de ca­sa­do, vi­vió a la som­bra de su mu­jer, que era la que li­de­ra­ba el ne­go­cio, y de una fa­mi­lia po­lí­ti­ca que no le tra­ga­ba. Ni si­quie­ra reac­cio­nó cuan­do se en­te­ró de que le po­nían los cuer­nos.

Un París decadente

Su­mi­do en es­tos pen­sa­mien­tos, Paul deam­bu­la por un Pa­rís de­ca­den­te —buen tra­ba­jo del fo­tó­gra­fo Vit­to­rio Sto­ra­ro— cuan­do se cru­za con una chi­ca a la que atra­pa en un vie­jo apar­ta­men­to. A Paul no le in­tere­sa sa­ber quién es, có­mo se lla­ma, ni a qué se de­di­ca, y só­lo le de­ja ha­blar de su vi­da si omi­te los de­ta­lles que re­ve­la­rían su iden­ti­dad. Lo úni­co que desea es usar­la pa­ra li­be­rar to­dos los sen­ti­mien­tos que re­pri­mió con an­te­rio­ri­dad. Ella, pro­me­ti­da con un di­rec­tor de pa­co­ti­lla que quie­re con­ver­tir­la en es­tre­lla de ci­ne (el per­so­na­je de Jean-Pie­rre Léaud es un cer­te­ro agui­jo­na­zo de Ber­to­luc­ci a las ín­fu­las de la Nou­ve­lle Va­gue), acep­ta el jue­go del hom­bre anó­ni­mo y se so­me­te a su vo­lun­tad, pro­ba­ble­men­te por­que pien­sa que es ahí y no en la char­la­ta­ne­ría de su no­vio es don­de es­tá la vi­da real.

Ber­to­luc­ci ha­ce una es­pe­cie de de­cons­truc­ción de Paul. A me­di­da que pa­san los mi­nu­tos, nos en­te­ra­mos de quién era y por qué tie­ne esos im­pul­sos ani­ma­les. Ade­más de la chi­ca sin nom­bre, el di­rec­tor le en­fren­ta a otras dos mu­je­res. La pri­me­ra es su sue­gra (Ma­ria Mi­chi), a la que odia con to­da su al­ma, así co­mo a esa ins­ti­tu­ción a me­nu­do so­bre­va­lo­ra­da: la fa­mi­lia —me re­mi­to a las pa­la­bras de Bran­do cuan­do da bue­na cuen­ta de la man­te­qui­lla. La se­gun­da es su pro­pia es­po­sa (Ve­ro­ni­ca La­zar), a la que vi­si­ta en una es­ce­na que po­ne los pe­los de pun­ta y que —és­ta sí— es la me­jor y más so­bre­co­ge­do­ra de la pe­lí­cu­la.

Co­mo si de un tan­go se tra­ta­ra, los dos pro­ta­go­nis­tas se re­tuer­cen el uno al otro y ex­pe­ri­men­tan con el do­lor que pue­den cau­sar las he­ri­das del co­ra­zón; ca­da vez un po­qui­to más cer­ca del lí­mi­te, ra­yan­do la lo­cu­ra en el abu­rri­do con­cur­so de bai­la­ri­nes que da sen­ti­do al tí­tu­lo del film. Bran­do ele­vó al cua­dra­do su otra gran in­ter­pre­ta­ción de ese año —El pa­drino— y Sch­nei­der nos an­gus­tió con esa pos­tre­ra mi­ra­da de es­pan­to que na­da te­nía de fic­ción.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Ul­ti­mo tan­go a Pa­ri­gi (1972). Di­rec­ción: Ber­nar­do Ber­to­luc­ci. Re­par­to: Mar­lon Bran­do, Ma­ria Sch­nei­der, Ma­ria Mi­chi, Gio­van­na Ga­llet­ti, Gitt Ma­gri­ni, Cat­he­ri­ne Allé­gret, Lu­ce Mar­quand, Ma­rie-Hé­lè­ne Brei­llat, Cat­he­ri­ne Brei­llat. Du­ra­ción: 129 mi­nu­tos. Paí­ses: Fran­cia e Ita­lia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *