Gilda’ (1946)

Gilda (1946)

Como un guante

Ri­ta Hay­worth na­ció con el nom­bre de Mar­ga­ri­ta Car­men Can­sino el 17 de oc­tu­bre de 1918 en Brooklyn, Nue­va York. Vi­vió has­ta los 68 años; mu­chos, si te­ne­mos en cuen­ta que des­de los 50 se fue apa­gan­do por la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer (aun­que no se la diag­nos­ti­ca­ron has­ta unos me­ses an­tes de mo­rir). Se le hi­zo un fu­ne­ral en la igle­sia del Buen Pas­tor, en Be­verly Hills. En­tre los por­ta­do­res de su ataúd es­ta­ba Glenn Ford. Mi­les de per­so­nas fue­ron a dar­le el úl­ti­mo adiós, pe­ro la pre­gun­ta es si, co­mo ha­bría te­mi­do la pro­pia Ri­ta, se lo da­ban a ella o al per­so­na­je que la in­mor­ta­li­zó. Por­que si Gil­da la au­pó al Olim­po del sép­ti­mo ar­te, tam­bién la mal­di­jo pa­ra siem­pre: «To­dos los hom­bres que he co­no­ci­do se acues­tan con Gil­da y se le­van­tan con­mi­go».

Y es que po­cos per­so­na­jes han tras­cen­di­do tan­to en la his­to­ria del ci­ne con una so­la es­ce­na. Pue­de que a tu ve­cino só­lo le in­tere­sen las pe­lí­cu­las de Ste­ven Sea­gal, pe­ro se­gu­ro que al­gu­na vez ha vis­to a Gil­da qui­tar­se el guan­te con el Put the bla­me on Ma­me, boys. A lo me­jor has­ta la imi­ta en la du­cha. Y tam­bién ha­brá oí­do de­cir que los paí­ses más cas­tos se lle­va­ron las ma­nos a la ca­be­za y de­ci­die­ron su­pri­mir la es­ce­na —cuan­do no la pe­lí­cu­la en­te­ra— pa­ra pre­ser­var la mo­ral de sus ciu­da­da­nos; en­tre ellos, esa Es­pa­ña mía, esa Es­pa­ña nues­tra. Si ade­más sa­be que Hay­worth tu­vo que lle­var un cor­sé por­que ya es­ta­ba em­ba­ra­za­da de la hi­ja que tu­vo con Or­son We­lles, en­ton­ces es que tu ve­cino es más ci­né­fi­lo de lo que crees. Y si su­pie­ra que la que es­cu­cha­mos no es la voz de Ri­ta Hay­worth sino la de Anita Ellis, preocú­pa­te… por­que igual po­dría dar­te lec­cio­nes de ci­ne.

Ese strip­tea­se in­te­rrup­tus —ella quie­re, pe­ro nin­gún ca­ba­lle­ro es ca­paz de ba­jar­le la cre­ma­lle­ra del ves­ti­do— for­ma par­te de las imá­ge­nes eter­nas del ci­ne. Es­pe­ras la se­cuen­cia con an­sia mien­tras avan­za la tra­ma y te pro­vo­ca un re­con­for­tan­te es­ca­lo­frío aun­que la ha­yas vis­to cien­tos de ve­ces. Se­cuen­cia que, ade­más, es­tá em­pa­re­da­da en­tre va­rias bo­fe­ta­das bes­tia­les, ma­ra­vi­llo­sas, de ida y vuel­ta… con el re­sul­ta­do de al­gu­nos dien­tes ro­tos, o eso di­ce la le­yen­da.

Argentina es un pañuelo

Gil­da do­mi­na la pe­lí­cu­la des­de la pri­me­ra vez que apa­re­ce en pan­ta­lla, cuan­do emer­ge son­rien­te en­tre su ca­be­llo suel­to y se to­pa de bru­ces con su an­ti­guo aman­te: Johnny Fa­rrell (Glenn Ford). «¡Ar­gen­ti­na es un pa­ñue­lo!», ex­cla­ma, di­si­mu­lan­do su sor­pre­sa. Quién ha­bría po­di­do ima­gi­nar que su fla­man­te ma­ri­do, Ba­llin Mund­son (Geor­ge Ma­cready), iba a con­tra­tar a Johnny co­mo vi­gi­lan­te del ca­sino que uti­li­za pa­ra ca­mu­flar sus os­cu­ros ne­go­cios. Es­tá bien: a ver quién pue­de más. Gil­da uti­li­za to­do su re­per­to­rio de ci­nis­mo y sen­sua­li­dad pa­ra sa­car de qui­cio a Johnny. Le quie­re tan­to que le odia. Ca­da fra­se es un dar­do en­ve­ne­na­do. Ca­da ges­to, un desafío. Y qué aguan­te te­nía Ri­ta Hay­worth en los pri­me­ros pla­nos.

Char­les Vi­dor ya ha­bía di­ri­gi­do a Hay­worth en Las mo­de­los (1944), así que sa­bía per­fec­ta­men­te lo que po­día ex­traer de ella, por lo me­nos has­ta el lí­mi­te que le im­pu­sie­ran los cá­no­nes mo­ra­lis­tas. Sa­bía que cen­trar la pe­lí­cu­la en Gil­da sig­ni­fi­ca­ría cen­trar la aten­ción de los es­pec­ta­do­res, que se que­da­rían em­bo­ba­dos o se es­can­da­li­za­rían. Pe­ro ade­más te­jió una his­to­ria con­vin­cen­te, con un gi­ro ar­gu­men­tal muy bueno —aun­que le so­bra el con­si­guien­te sub­ra­ya­do— y al­gu­nos per­so­na­jes que ofre­cen el con­tra­pun­to có­mi­co —ya lo di­ce el de­tec­ti­ve Obre­gón en la fies­ta de dis­fra­ces. Los diá­lo­gos son pro­pios de los gran­des me­lo­dra­mas y los vai­ve­nes emo­cio­na­les de los tres pro­ta­go­nis­tas, au­tén­ti­cos, pe­se al en­va­ra­mien­to de Glenn Ford. En fin, que Vi­dor y sus guio­nis­tas se ga­na­ron el pan con cre­ces. Pe­ro igual­men­te to­do que­da en­som­bre­ci­do por ese icono de ma­sas lla­ma­do Gil­da.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Gil­da (1946). Di­rec­ción: Char­les Vi­dor. Re­par­to: Ri­ta Hay­worth, Glenn Ford, Geor­ge Ma­cready, Jo­seph Ca­lleia, Ste­ven Ge­ray, Joe Saw­yer, Ge­rald Mohr, Mark Ro­berts, Lud­wig Do­nath, Do­nald Dou­glas. Du­ra­ción: 110 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *