Ha nacido una estrella’ (1954)

Ha nacido una estrella (1954)

La mujer de Norman Maine

Aho­ra que Brad­ley Cooper ha vuel­to a lle­var a las car­te­le­ras el clá­si­co Ha na­ci­do una es­tre­lla —cuar­ta ver­sión ofi­cial de la his­to­ria; o quin­ta, si te­ne­mos en cuen­ta esa es­pe­cie de bo­rra­dor ti­tu­la­do Holly­wood al des­nu­do (Geor­ge Cu­kor, 1932)— es buen mo­men­to pa­ra re­cor­dar la adap­ta­ción de 1954, que era la más cé­le­bre has­ta la fe­cha y, por con­sen­so ge­ne­ral, la más lo­gra­da. Cu­rio­sa­men­te, tam­bién fue di­ri­gi­da por Geor­ge Cu­kor, que en su mo­men­to ha­bía re­cha­za­do ha­cer­se car­go de la ver­sión de 1937 por­que le pa­re­cía un pla­gio de Holly­wood al des­nu­do. Pe­ro es­ta vez ac­ce­dió a co­ger las rien­das de una sú­per pro­duc­ción de War­ner Bros. —más de 5 mi­llo­nes de dó­la­res de pre­su­pues­to— cu­yo re­par­to es­ta­ba en­ca­be­za­do por Judy Gar­landJa­mes Ma­son.

Más que un mu­si­cal, Ha na­ci­do una es­tre­lla es un me­lo­dra­ma can­ta­do en el que asis­ti­mos al mo­de­la­je de una chi­ca pro­vin­cia­na lla­ma­da Est­her Blod­gett des­de sus pri­me­ros con­tac­tos con el mun­do de Holly­wood has­ta su in­gre­so en el olim­po del ci­ne. Sin em­bar­go, Est­her no es un per­so­na­je arri­bis­ta co­mo el que in­ter­pre­ta­ba An­ne Bax­ter en Eva al des­nu­do (Jo­seph L. Man­kie­wicz, 1950), sino una cria­tu­ra an­ge­li­cal que per­de­rá la inocen­cia al des­cu­brir la su­per­fi­cia­li­dad que sus­ten­ta ese mun­do pre­ten­di­da­men­te má­gi­co y cau­ti­va­dor. Ya en su pri­mer día co­mo ac­triz se ve­rá des­po­ja­da de to­dos los de­re­chos so­bre su ima­gen e in­clu­so se­rá re­bau­ti­za­da co­mo Vic­ki Les­ter en aras de la co­mer­cia­li­dad; pe­ro ella pa­ga­rá es­tos y otros pea­jes por­que quie­re cum­plir el sue­ño de con­ver­tir­se, cla­ro es­tá, en una es­tre­lla.

Y si por un la­do Ha na­ci­do una es­tre­lla es un cuen­to de ha­das pa­sa­do por el fil­tro cí­ni­co de cual­quier pro­duc­tor de la épo­ca, en la ca­ra B en­con­tra­mos el dra­ma del ac­tor ve­ni­do a me­nos que, pa­ra más in­ri, po­si­bi­li­ta el as­cen­so de Est­her a la fa­ma. Su nom­bre es Nor­man Mai­ne y sus pro­ble­mas con la bo­te­lla le ha­cen per­der po­pu­la­ri­dad a mar­chas for­za­das. El al­coho­lis­mo no es una en­fer­me­dad, sino un es­tig­ma —co­mo aún lo es hoy en día— y quie­nes ha­bían si­do sus ami­gos y com­pa­ñe­ros de juer­ga son los pri­me­ros en cla­var­le pu­ña­la­das en la es­pal­da. Nor­man ha­lla un asi­de­ro en el co­ra­zón tan blan­co de Est­her y se ilu­sio­na con vol­ver a em­pe­zar co­gi­do de su bra­zo; pe­ro, ca­da vez que ella sube un pel­da­ño, él se hun­de un po­co más… has­ta el pun­to de que, si no re­nun­cia a que­rer­la, ter­mi­na­rán hun­di­dos los dos.

Born in a Trunk’

Geor­ge Cu­kor cuen­ta la his­to­ria de for­ma to­tal­men­te li­neal, sin per­mi­tir­se nin­gu­na flo­ri­tu­ra en la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va, y con una pues­ta en es­ce­na ele­gan­te en la que al­ter­na tan­to los pla­nos ge­ne­ra­les co­mo los pri­me­ros pla­nos. A tra­vés de las can­cio­nes de Judy Gar­land va­mos co­no­cien­do los sen­ti­mien­tos del per­so­na­je, aun­que és­te no guar­de nin­gún mis­te­rio: es sen­ci­llo y cris­ta­lino. El ex­ten­so med­ley del ecua­dor de la cin­ta, ti­tu­la­do Born in a Trunk —una can­ción den­tro de otra can­ción que du­ra la bar­ba­ri­dad de quin­ce mi­nu­tos— sir­ve co­mo bi­sa­gra en­tre el op­ti­mis­mo ini­cial y el des­cen­so a los in­fier­nos. Tras es­te enor­me de­rro­che de Gar­land so­mos cons­cien­tes de que he­mos lle­ga­do a la ci­ma de la mon­ta­ña ru­sa, de que no pue­de ha­ber na­da más apo­teó­si­co; a par­tir de aho­ra em­pie­za la cues­ta aba­jo sin fre­nos.

Es­ta se­gun­da mi­tad de la pe­lí­cu­la es tam­bién mu­cho más in­tere­san­te des­de el pun­to de vis­ta fíl­mi­co, ya que es don­de Cu­kor em­plea su es­ti­lo de­li­ca­do pa­ra na­rrar los epi­so­dios más es­ca­bro­sos. Es par­ti­cu­lar­men­te ma­ca­bra la can­ción So­meo­ne at last, en la que una en­can­ta­do­ra Est­her se pa­vo­nea de los éxi­tos que es­tá con­si­guien­do sin per­ca­tar­se de que su ma­ri­do, que se li­mi­ta a son­reír co­mo un bo­bo, es­tá ca­da vez más cer­ca del abis­mo. El otro gran mo­men­to lle­ga­rá con el sui­ci­dio de Nor­man, se­cuen­cia en la que Cu­kor en­ca­de­na va­rias imá­ge­nes me­mo­ra­bles ayu­da­do por un fan­tás­ti­co Ja­mes Ma­son: el llan­to del ac­tor en la ca­ma, su son­ri­sa for­za­da al le­van­tar­se, la mi­ra­da pos­tre­ra que di­ri­ge ha­cia Est­her y la en­tra­da que rea­li­za en el océano cre­pus­cu­lar mien­tras las olas ba­rren el al­bor­noz. Cu­kor lo­gra que un per­so­na­je en­fer­mo —y des­pre­cia­do— mue­ra con dig­ni­dad, y Est­her re­ma­ta la fae­na con una de las fra­ses más va­lien­tes que ha di­cho un per­so­na­je fe­me­nino en la gran pan­ta­lla: «Ho­la a to­dos. Soy la mu­jer de Nor­man Mai­ne».

Aho­ra bien: por en­ci­ma de la di­rec­ción de Cu­kor o del guion adap­ta­do, la ver­sión de 1954 de Ha na­ci­do una es­tre­lla es­tá pen­sa­da pa­ra re­crear­se en Judy Gar­land, po­see­do­ra de una de las vo­ces más po­ten­tes y re­co­no­ci­bles del si­glo XX. Gar­land, ade­más, tu­vo una vi­da con­vul­sa que bien po­dría ca­li­fi­car­se co­mo una mez­cla en­tre las de Est­her y Nor­man —y en la que aca­bó ga­nan­do el la­do os­cu­ro. Es pro­ba­ble que me­re­cie­ra el Os­car más que Gra­ce Kelly, que se lo lle­vó por in­ter­pre­tar a la es­po­sa de otro al­cohó­li­co, Bing Crosby, en La an­gus­tia de vi­vir (Geor­ge Sea­ton, 1954), aun­que en mi opi­nión el tra­ba­jo de la prin­ce­sa de Mó­na­co no des­me­re­ce en ab­so­lu­to la es­ta­tui­lla. Can­cio­nes apar­te, el me­jor mo­men­to de Gar­land tie­ne lu­gar en su ca­me­rino, cuan­do tras re­ci­bir la vi­si­ta del pro­duc­tor Oli­ver Ni­les (Char­les Bick­ford) pa­sa en cues­tión de se­gun­dos del aba­ti­mien­to y la ver­güen­za que le pro­du­ce con­fe­sar que odia a su ma­ri­do a la ale­gría fin­gi­da del nú­me­ro mu­si­cal que es­tá in­ter­pre­tan­do. Así es Holly­wood, se­ño­ras y se­ño­res: Show must go on.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: A Star is Born (1954). Di­rec­ción: Geor­ge Cu­kor. Re­par­to: Judy Gar­land, Ja­mes Ma­son, Jack Car­son, Char­les Bick­ford, Tommy Noo­nan, Lucy Mar­low, Aman­da Bla­ke, Ir­ving Ba­con, Ha­zel Sher­met, Ja­mes Brown. Du­ra­ción: 154 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *