Hombres intrépidos’ (1940)

Hombres intrépidos (1940)

Sombras y niebla

Tras el buen re­sul­ta­do de La di­li­gen­cia (1939), Wal­ter Wan­ger es­ta­ba de­seo­so de pro­du­cir otra pe­lí­cu­la de John Ford; de ahí que no tar­da­ra mu­cho en lle­gar a un acuer­do con Ar­gosy Pic­tu­res, la pro­duc­to­ra de Ford y Me­rian C. Cooper, pa­ra ro­dar Hom­bres in­tré­pi­dos (1940). El nue­vo pro­yec­to con­sis­tía en adap­tar cua­tro re­la­tos oceá­ni­cos del pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Eu­ge­ne O’Neill, uno de los cua­les dio tí­tu­lo a la ver­sión ori­gi­nal de la pe­lí­cu­la: The Long Vo­ya­ge Ho­me. La unión de es­tas his­to­rias, que en oca­sio­nes se fun­den o adop­tan de­ta­lles de las otras, fue aco­me­ti­da por Dud­ley Ni­chols, quien ya ha­bía de­mos­tra­do su ra­pi­dez y sol­ven­cia con los guio­nes de La pa­tru­lla per­di­da (1934), El de­la­tor (1935) y, cla­ro es­tá, La di­li­gen­cia.

En Hom­bres in­tré­pi­dos, John Ford dio li­ber­tad ab­so­lu­ta a su di­rec­tor de fo­to­gra­fía, Gregg To­land, con quien aca­ba­ba de ro­dar Las uvas de la ira (1940). Tes­ti­mo­nios del ro­da­je ase­gu­ran que Ford te­nía ple­na con­fian­za en él; ade­más, les unían afi­cio­nes tan po­co res­pe­ta­bles co­mo ago­tar las re­ser­vas de whisky de la can­ti­na. Jun­tos pla­ni­fi­ca­ban ca­da to­ma, ca­da se­cuen­cia, y Ford —co­sa ra­ra en él— acep­ta­ba de buen gra­do las su­ge­ren­cias de su com­pa­ñe­ro. De es­ta ma­ne­ra, To­land pu­do ju­gar a su an­to­jo con los con­tras­tes lu­mí­ni­cos y la pro­fun­di­dad de cam­po, do­tan­do al fil­me de una at­mós­fe­ra bru­mo­sa e in­quie­tan­te, de ci­ne ne­gro, cuan­do no di­rec­ta­men­te fú­ne­bre. La na­tu­ral in­tui­ción de Ford pa­ra la com­po­si­ción y el mon­ta­je hi­cie­ron el res­to, y el re­sul­ta­do fue tan bueno que si­tuó a To­land a su al­tu­ra en los tí­tu­los de cré­di­to, pri­vi­le­gio que has­ta en­ton­ces só­lo ha­bían te­ni­do al­gu­nos pro­duc­to­res y guio­nis­tas.

Ca­si to­da la pe­lí­cu­la tie­ne lu­gar a bor­do del S. S. Glen­cairn, un bu­que que tie­ne que lle­var un car­ga­men­to de di­na­mi­ta des­de el Ca­ri­be has­ta la Gran Bre­ta­ña mien­tras los Stu­kas ale­ma­nes bom­bar­dean las cos­tas de In­gla­te­rra. La fa­ta­li­dad de la gue­rra se mez­cla con el ace­ra­do ca­rác­ter de los ma­ri­ne­ros, hom­bres sin tie­rra que se em­bo­rra­chan pa­ra di­si­mu­lar la tris­te­za de no ha­ber echa­do raí­ces en nin­gu­na par­te. Pe­ro en­tre las bra­vu­co­na­das tí­pi­cas del ofi­cio, las es­té­ri­les ame­na­zas de de­ser­ción y una apa­rien­cia ru­da e im­pe­ne­tra­ble, se fil­tra la me­lan­co­lía de ha­ber es­co­gi­do la vi­da equi­vo­ca­da. Es­tán en­fer­mos de nos­tal­gia y lo úni­co que pue­den ha­cer es aga­rrar al com­pa­ñe­ro que se pre­ci­pi­ta ha­cia el abis­mo con la es­pe­ran­za de que otros ha­gan lo mis­mo por ellos.

Intrépidos y unidos

Una vez más, Ford ha­ce ga­la de su ap­ti­tud pa­ra plas­mar en imá­ge­nes el con­cep­to de ca­ma­ra­de­ría, en­ten­di­da co­mo el pac­to im­plí­ci­to de leal­tad en­tre hom­bres que com­par­ten vi­da y des­tino. Hom­bres uni­dos en el tra­ba­jo, en el pe­li­gro y en la muer­te que ace­cha y ac­túa en di­fe­ren­tes mo­men­tos del re­la­to, cuan­do ya se ha ge­ne­ra­do el sen­ti­mien­to de em­pa­tía. Pri­me­ro, con Yank (Ward Bond), uno de los más bo­ca­zas, que pro­ta­go­ni­za una con­mo­ve­do­ra ago­nía al re­ve­lar que no te­me a la muer­te, sino a la so­le­dad. Des­pués, con Smitty (Ian Hun­ter), que tras ser víc­ti­ma de un jui­cio su­ma­rí­si­mo por cul­pa de un ma­len­ten­di­do só­lo pue­de ha­llar la paz ex­po­nién­do­se al fue­go enemi­go. Y, fi­nal­men­te, con Dris­coll (Tho­mas Mit­chell), lí­der del gru­po, que ha­rá el ma­yor de los sa­cri­fi­cios pa­ra que el jo­ven Ol­sen (John Way­ne) es­ca­pe de la vi­da erran­te que les ha lle­va­do a la des­gra­cia.

El tra­ta­mien­to que To­land da a Ol­sen es un cla­ro ejem­plo de có­mo uti­li­zar la fo­to­gra­fía pa­ra com­po­ner un per­so­na­je: en la ma­yo­ría de es­ce­nas —y, es­pe­cial­men­te, en el tra­mo fi­nal de los mue­lles— John Way­ne es­tá ba­ña­do por una luz blan­ca que re­pre­sen­ta la pu­re­za de es­pí­ri­tu. Es un ti­po que no es­tá con­ta­mi­na­do por la iner­cia del mar ni por la nos­tal­gia, así que to­da­vía pue­de sal­var­se. En cam­bio, el res­to de per­so­na­jes sue­len es­tar mar­ca­dos por las som­bras, cuan­do no por la en­te­ra os­cu­ri­dad, co­mo cuan­do la pros­ti­tu­ta in­ter­pre­ta­da por Mil­dred Nat­wick re­tie­ne a Ol­sen y le obli­ga a vol­ver a la ta­ber­na. Mis­ma ne­gru­ra que veía­mos mi­nu­tos an­tes con Smitty en su deses­pe­ra­do in­ten­to por huir del bu­que a tra­vés de la nie­bla.

De­bi­do a ese gran pe­so de la pues­ta en es­ce­na y a la au­sen­cia de una tra­ma clá­si­ca —son re­ta­zos de vi­da más que una his­to­ria con ini­cio, nu­do y desen­la­ce— Hom­bres in­tré­pi­dos fue me­jor va­lo­ra­da por la crí­ti­ca que por el pú­bli­co. Gregg To­land go­zó de un ex­ce­len­te ban­co de prue­bas an­tes de sen­tar cá­te­dra con Ciu­da­dano Ka­ne (Or­son We­lles, 1941), mien­tras que la pe­lí­cu­la lo­gró seis no­mi­na­cio­nes al Os­car pe­ro no ga­nó nin­guno; ni si­quie­ra el de me­jor fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro, que fue pa­ra Geor­ge Bar­nes por Re­be­ca (Al­fred Hitch­cock, 1940). To­land y Ford vol­ve­rían a tra­ba­jar jun­tos co­mo co­di­rec­to­res del do­cu­dra­ma De­cem­ber 7th (1943), pe­ro el trasie­go que su­pu­so la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y la re­pen­ti­na muer­te de To­land a los 44 años —víc­ti­ma de una trom­bo­sis co­ro­na­ria— frus­tra­ron la po­si­bi­li­dad de nue­vas co­la­bo­ra­cio­nes.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Long Vo­ya­ge Ho­me (1940). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: John Way­ne, Tho­mas Mit­chell, Ian Hun­ter, Barry Fitz­ge­rald, Wil­frid Law­son, John Qua­len, Mil­dred Nat­wick, Ward Bond, Art­hur Shields, Joe Saw­yer, J. M. Ke­rri­gan. Du­ra­ción: 105 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *