Jezabel’ (1938)

'Jezabel' (1938)

El baile de las vírgenes

A fi­na­les de 1933, el tea­tro Et­hel Barry­mo­re de Broad­way aco­gió el es­treno de un me­lo­dra­ma su­re­ño ti­tu­la­do Je­za­bel. Fue un ver­da­de­ro fra­ca­so: só­lo se hi­cie­ron 32 re­pre­sen­ta­cio­nes y fue can­ce­la­da al ca­bo de un mes. Por eso la War­ner no tu­vo mu­chos pro­ble­mas pa­ra ha­cer­se con los de­re­chos de au­tor, que has­ta en­ton­ces co­rres­pon­dían a Owen Da­vis, un dra­ma­tur­go es­ta­dou­ni­den­se que ha­bía ga­na­do el Pu­litzer en 1923 con Ice­bound. En el pro­ce­so de con­ver­sión a pe­lí­cu­la par­ti­ci­pa­ron tres guio­nis­tas: Cle­ments Ri­pley, Abem Fin­kel y un jo­ven John Hus­ton, és­te úl­ti­mo por pe­ti­ción ex­pre­sa del di­rec­tor, Wi­lliam Wy­ler. El pre­su­pues­to fue de 1,25 mi­llo­nes dó­la­res.

En cuan­to al re­par­to, du­ran­te mu­chos años ha cir­cu­la­do la le­yen­da de que Bet­te Da­vis se hi­zo con el pa­pel pro­ta­go­nis­ta co­mo com­pen­sa­ción por ha­ber si­do des­car­ta­da pa­ra ser la Scar­lett O’Ha­ra de Lo que el vien­to se lle­vó. Una rá­pi­da con­sul­ta a las fe­chas de pro­duc­ción de am­bas pe­lí­cu­las de­mues­tra que el cas­ting de Lo que el vien­to se lle­vó em­pe­zó des­pués de que fi­na­li­za­ra el ro­da­je de Je­za­bel, así que la le­yen­da se que­da en eso.

Lo cier­to es que cues­ta mu­cho ima­gi­nar a otra ac­triz que hu­bie­ra cla­va­do tan bien a su per­so­na­je, la egoís­ta pe­ro au­daz Ju­lie Mars­den. A Bet­te Da­vis le iba co­mo ani­llo al de­do en­car­nar a es­ta mu­jer frus­tra­da por las es­tú­pi­das con­ven­cio­nes so­cia­les de la aris­to­cra­cia de Nue­va Or­leans y de­ma­sia­do or­gu­llo­sa co­mo pa­ra pe­dir per­dón. Su con­tro­la­da afec­ta­ción y su gran na­tu­ra­li­dad hi­cie­ron que Ju­lie Mars­den se su­ma­ra, con el pa­so del tiem­po, a su im­pre­sio­nan­te ho­ja de ser­vi­cios… ade­más de pro­por­cio­nar­le su se­gun­do Os­car.

Resonancias bíblicas

Pa­ra en­con­trar el sig­ni­fi­ca­do de Je­za­bel hay que re­mi­tir­se a la Bi­blia: «Fue la mu­jer que hi­zo el mal an­te los ojos de Dios», co­mo di­ce Be­lle, la tía de Ju­lie (Fay Bain­ter en un pa­pel con más pro­fun­di­dad de lo que pa­re­ce aun­que pre­mia­do con un exa­ge­ra­do Os­car a la Me­jor Ac­triz de Re­par­to). Y aún ha­bría otra re­so­nan­cia bí­bli­ca en la lo­ca­li­za­ción y los años en que se desa­rro­lla la his­to­ria, ya que la Nue­va Or­leans de me­dia­dos del si­glo XIX tu­vo su pro­pia pla­ga: la fie­bre ama­ri­lla. Gran par­te de la po­bla­ción mu­rió o fue des­te­rra­da por cul­pa de es­ta en­fer­me­dad, a su vez pro­vo­ca­da por la in­sa­lu­bri­dad de las ca­lles y la fal­ta de hi­gie­ne de sus ha­bi­tan­tes.

Unos cuan­tos vue­los de cá­ma­ra bas­tan pa­ra que Wy­ler nos con­ven­za de que aque­lla Nue­va Or­leans era un mon­tón de mier­da en sen­ti­do li­te­ral. Las mos­cas bien po­drían ser los es­ti­ra­dos miem­bros de la cla­se al­ta que hu­yen al cam­po cuan­do la fie­bre se ex­tien­de por la zo­na ur­ba­na.

Es en es­te con­tex­to de mal agüe­ro don­de tie­ne lu­gar la his­to­ria de Ju­lie. Tras un in­ten­so ro­man­ce con el cí­ni­co Buck Can­trell (Geor­ge Brent), la jo­ven es­tá de­ci­di­da a ca­sar­se con un apues­to ban­que­ro lla­ma­do Pres­ton Di­llard (Henry Fon­da, más en­va­ra­do que de cos­tum­bre). Pe­ro el tra­ba­jo de Pres­ton exi­ge que su es­po­sa sea sa­cri­fi­ca­da, que se que­de siem­pre en un se­gun­do plano, y eso es al­go que Ju­lie no acep­ta. Cuan­do se sien­te dis­cri­mi­na­da por Pres­ton, reac­cio­na con to­da la al­ti­vez de la que es ca­paz. En una es­ce­na gran­dio­sa, muy bien na­rra­da y aún me­jor fil­ma­da, Ju­lie se pre­sen­ta ves­ti­da de ro­jo en un bai­le don­de to­das las de­más chi­cas vis­ten de blan­co por­que son vír­ge­nes. Ju­lie cree que es­tá por en­ci­ma de ellas y que pue­de ob­viar to­das las mi­ra­das de des­pre­cio que re­ci­be, pe­ro se hun­de mien­tras bai­la con Pres­ton. És­te, en lu­gar de apia­dar­se de ella y sa­car­la de allí, le obli­ga a se­guir bai­lan­do pa­ra es­car­men­tar­la. Cha­peau.

Norte y Sur

La hi­pó­cri­ta cos­tum­bre del bai­le de las vír­ge­nes (a ver quién es el ton­to que se cree que esas mo­zas su­re­ñas han si­do lo bas­tan­te es­toi­cas co­mo pa­ra man­te­ner las pier­nas ce­rra­das an­te los ca­lu­ro­sos jó­ve­nes as­pi­ran­tes a te­rra­te­nien­tes), es só­lo una de las múl­ti­ples re­fe­ren­cias que hay en la pe­lí­cu­la a las di­fe­ren­cias so­cia­les, po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les en­tre el Nor­te y el Sur de los fu­tu­ros Es­ta­dos Uni­dos. És­tas se in­cre­men­tan un año des­pués del bai­le, cuan­do Pres­ton re­gre­sa a Nue­va Or­leans acom­pa­ña­do de Amy Brad­ford (Mar­ga­ret Lind­say)… su fla­man­te es­po­sa.

Amy, na­tu­ral de Nue­va York, no en­ca­ja con el es­ti­lo de vi­da del Sur, y mu­cho me­nos con los ai­res ven­ga­ti­vos de Ju­lie, la cual abra­za co­mo una po­se­sa las tra­di­cio­nes anacró­ni­cas de su co­mu­ni­dad —cuan­do an­tes re­ne­ga­ba de ellas— pa­ra des­per­tar los ce­los de Pres­ton e in­co­mo­dar­lo. En­tre los pun­tos de con­flic­to hay unos in­tere­san­tes co­men­ta­rios so­bre la se­gre­ga­ción ra­cial y la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud. Mien­tras tan­to, la fie­bre ama­ri­lla cre­ce sin que las au­to­ri­da­des pue­dan ha­cer na­da más que re­co­ger los ca­dá­ve­res que se amon­to­nan en las ca­lles y lle­var a los mo­ri­bun­dos has­ta la is­la de La­za­ret­te, don­de se pu­dri­rán jun­to a los le­pro­sos.

La in­ten­si­dad dra­má­ti­ca del úl­ti­mo cuar­to de pe­lí­cu­la só­lo po­día ser lle­va­da por la sen­da del buen ci­ne de la mano de un maes­tro en la ma­te­ria co­mo Wi­lliam Wy­ler. La ma­ne­ra en la que Ju­lie to­ma con­cien­cia de que sus ac­tos han lle­ga­do de­ma­sia­do le­jos (más allá del fa­mo­so bai­le) y su fi­nal abier­to (que no des­ve­lo por cor­te­sía), se com­ple­men­tan con la ex­cel­sa par­ti­tu­ra de Max Stei­ner y la fo­to­gra­fía de Er­nest Ha­ller (am­bos no­mi­na­dos al Os­car). Je­za­bel se ga­na así, con ho­no­res, el ape­la­ti­vo de ser una es­pe­cie de ver­sión en blan­co y ne­gro —y no un su­ce­dá­neo— de Lo que el vien­to se lle­vó.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Je­za­bel (1938). Di­rec­ción: Wi­lliam Wy­ler. Re­par­to: Bet­te Da­vis, Henry Fon­da, Geor­ge Brent, Mar­ga­ret Lind­say, Do­nald Crisp, Fay Bain­ter, Ri­chard Crom­well, Henry O’­Neill, Spring Bying­ton, John Li­tel. Du­ra­ción: 104 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *