La angustia de vivir’ (1954)

'La angustia de vivir' (1954)

El camino de la redención

Gra­ce Kelly ga­nó el úni­co Os­car de su cor­ta ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca por La an­gus­tia de vi­vir (tí­tu­lo ori­gi­nal: The Country Girl), un ex­ce­len­te me­lo­dra­ma so­bre el pro­ce­so de re­den­ción per­so­nal que, sin em­bar­go, no ha tras­cen­di­do tan­to co­mo sus tra­ba­jos pa­ra Al­fred Hitch­cock. La de Kelly fue una de las es­ta­tui­llas más re­ñi­das de la his­to­ria, ya que se de­ci­dió por só­lo seis vo­tos de di­fe­ren­cia y cuan­do los pro­nós­ti­cos da­ban co­mo fa­vo­ri­ta a Judy Gar­land, pro­ta­go­nis­ta de Ha na­ci­do una es­tre­lla. A su Os­car hu­bo que su­mar el de Geor­ge Sea­ton en la ca­te­go­ría de me­jor guion y otras cin­co no­mi­na­cio­nes: me­jor pe­lí­cu­la, di­rec­ción, ac­tor pro­ta­go­nis­ta (Bing Crosby), di­se­ño de pro­duc­ción y fo­to­gra­fía.

El ar­gu­men­to de La an­gus­tia de vi­vir es tan trá­gi­co que, en ma­nos de un di­rec­tor me­nos ca­paz que Sea­ton, po­dría ha­ber caí­do fá­cil­men­te en una in­vo­lun­ta­ria ri­di­cu­lez. Bing Crosby es Frank El­gin, una ex es­tre­lla del tea­tro de voz me­ló­di­ca que lle­va diez años su­mi­do en una de­pre­sión, cul­pa­bi­li­zán­do­se de la muer­te de su úni­co hi­jo. Un an­ti­guo co­la­bo­ra­dor su­yo, el di­rec­tor Ber­nie Dodd (Wi­lliam Hol­den), le con­ven­ce pa­ra que re­gre­se a las ta­blas li­de­ran­do un pro­yec­to ti­tu­la­do The Land Around Us. El­gin ac­ce­de a su pe­ti­ción pe­ro ti­tu­bea a ca­da pa­so que da; sien­te que ja­más po­drá vol­ver a ser el que era y que de­cep­cio­na­rá tan­to al pú­bli­co co­mo a su es­po­sa Geor­gie (Gra­ce Kelly). En cuan­to pue­de se re­fu­gia en el al­cohol o en bur­das ex­cu­sas que le per­mi­ten elu­dir cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad. Y, a me­di­da que nos aden­tra­mos en la in­ti­mi­dad de su ma­tri­mo­nio, des­cu­bri­mos se­cre­tos aún más do­lo­ro­sos.

Por mu­cho que Kelly se lle­va­ra el Os­car, quien real­men­te me­re­ce to­dos los aplau­sos es Bing Crosby. El croo­ner por ex­ce­len­cia de los años 40 y 50 des­ti­la ve­ra­ci­dad por los cua­tro cos­ta­dos en un per­so­na­je muy di­fí­cil de in­ter­pre­tar. No cae en la afec­ta­ción tan tí­pi­ca de los ma­los ac­to­res del me­lo­dra­ma; su tris­te­za es con­ta­gio­sa y nos po­ne el nu­do en la gar­gan­ta, so­bre to­do en la con­mo­ve­do­ra es­ce­na fi­nal, don­de ha­ce ga­la de una su­ti­le­za pro­pia de ele­gi­dos. Y cla­ro, lue­go tie­ne esas má­gi­cas can­cio­nes con las que es ca­paz de trans­por­tar­nos al Nue­va York del blan­co y ne­gro en un abrir y ce­rrar de ojos, aun­que en es­ta pe­lí­cu­la sean se­cun­da­rias. Pa­ra Crosby tu­vo que ser co­mo dar un pu­ñe­ta­zo en­ci­ma de la me­sa, ya que has­ta en­ton­ces se ha­bía te­ni­do que con­for­mar con co­me­dias mu­si­ca­les de ca­li­dad más que dis­cu­ti­ble.

Por su par­te, Gra­ce Kelly pier­de la con­di­ción de chi­ca de al­ta so­cie­dad de la que ha­bía pre­su­mi­do en films an­te­rio­res pa­ra pa­sar a ser una es­po­sa po­bre, has­tia­da y sú­bi­ta­men­te en­ve­je­ci­da. Lo in­tere­san­te de su per­so­na­je es que no se tra­ta de la tí­pi­ca mu­jer pla­na con unas tra­ga­de­ras co­mo el tú­nel del me­tro, re­sig­na­da a se­guir tris­te has­ta la muer­te por­que su de­ber es acom­pa­ñar a su ma­ri­do en el do­lor. Al con­tra­rio: Geor­gie El­gin es­tá har­ta de su ma­tri­mo­nio, de que su ma­ri­do ha­ya per­di­do las ga­nas de lu­char. In­clu­so rea­li­za una ve­la­da que­ja a su es­ca­sa ac­ti­vi­dad se­xual du­ran­te su li­be­ra­do­ra con­fe­sión a Ber­nie Dodd. Es un per­so­na­je con ma­ti­ces. No bus­ca la com­pa­sión y, al mis­mo tiem­po, tie­ne mu­cho mie­do a en­fren­tar­se con sus pro­pios fan­tas­mas. Quie­ro creer que fue eso lo que pre­mió la Aca­de­mia de Holly­wood al con­ce­der­le el Os­car y no el sim­ple he­cho de que cam­bia­ra los ves­ti­dos de lu­jo por las re­be­cas de se­gun­da mano.

La ter­ce­ra pa­ta de la his­to­ria, el di­rec­tor tea­tral al que da vi­da Wi­lliam Hol­den, es la me­cha que ha­ce sal­tar por los ai­res to­das los sen­ti­mien­tos que la pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta ha­bía es­ta­do re­pri­mien­do. Su per­so­na­je apues­ta cie­ga­men­te por un hom­bre que no cree en sí mis­mo, pe­ro no sa­be có­mo ayu­dar­lo y tie­ne du­das acer­ca del pa­pel exac­to que jue­ga la es­po­sa en to­do es­to. ¿De ver­dad es un apo­yo pa­ra él o lo úni­co que es­tá con­si­guien­do es me­ter­le más pre­sión y re­tra­sar el fin de la pe­sa­di­lla? Hol­den se mar­ca una ac­tua­ción no­ta­ble —aun­que qui­zá se le va­ya el ges­to en al­gún arran­que exa­cer­ba­do— y cie­rra el trián­gu­lo amo­ro­so con efi­ca­cia. Es el com­ple­men­to ideal pa­ra una pe­lí­cu­la emo­ti­va y sin­ce­ra, per­fec­ta­men­te ca­paz de arran­car unas lá­gri­mas al más hie­rá­ti­co de los es­pec­ta­do­res.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Country Girl (1954). Di­rec­ción: Geor­ge Sea­ton. Re­par­to: Wi­lliam Hol­den, Bing Crosby, Gra­ce Kelly, Ant­hony Ross, Ge­ne Rey­nolds, Jac­que­li­ne Fon­tai­ne, Ed­die Ry­der, Ro­bert Kent, John W. Rey­nolds. Du­ra­ción: 104 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *