La mascota del regimiento’ (1937)

La mascota del regimiento (1937)

Soldado Shirley Temple

A prio­ri, La mas­co­ta del re­gi­mien­to era un pro­yec­to que es­ta­ba en las an­tí­po­das de los gus­tos de John Ford. Por mu­cho que uno de los apo­dos por el que se le co­no­cía en el mun­do del ci­ne fue­ra el de Pappy, Ford odia­ba tra­ba­jar con ni­ños (al me­nos, en 1937).  Y es de su­po­ner que aún le ha­cía me­nos gra­cia que una ma­ri­sa­bi­di­lla de 8 años co­mo Shir­ley Tem­ple fue­ra a con­ver­tir un fil­me bé­li­co en una mo­ra­li­zan­te co­me­dia so­bre dos ejér­ci­tos en­fren­ta­dos a muer­te. En­ton­ces, ¿por qué acep­tó Ford el en­car­go? En pri­mer lu­gar, por­que Darryl F. Za­nuck pu­so en sus ma­nos un pre­su­pues­to su­pe­rior al mi­llón de dó­la­res con el que no ten­dría que apre­tar­se el cin­tu­rón. Y, en se­gun­do lu­gar, por­que así se lo pi­dió su ami­go Vic­tor McLa­glen, a quien ya ha­bía di­ri­gi­do en ocho pe­lí­cu­las (las dos úl­ti­mas: La pa­tru­lla per­di­da El de­la­tor). Pa­ra Ford, el di­ne­ro y la leal­tad ti­ra­ban más que dos ca­rre­tas.

El re­sul­ta­do no fue to­do lo ca­tas­tró­fi­co que uno po­dría ima­gi­nar te­nien­do en cuen­ta el cho­que de ca­rac­te­res en­tre la ni­ña dul­ce y el pa­dre gru­ñón: La mas­co­ta del re­gi­mien­to es una pe­lí­cu­la que se de­ja ver por­que Ford li­mi­ta al má­xi­mo los ex­ce­sos in­ter­pre­ta­ti­vos de Tem­ple. El di­rec­tor com­pren­dió que si­tuar a la pe­que­ña en un con­tex­to vio­len­to —la re­be­lión del ejér­ci­to na­cio­nal in­dio con­tra la ocu­pa­ción bri­tá­ni­ca— se­ría más que su­fi­cien­te pa­ra emo­cio­nar al pú­bli­co, así que op­tó por re­cor­tar son­ri­sas, mohi­nes y to­do aque­llo que sig­ni­fi­ca­ra un pe­li­gro de in­di­ges­tión. Más aún cuan­do la pro­pia fi­gu­ra de Tem­ple po­día ser­lo, ya que la jo­ven ac­triz, una má­qui­na de ha­cer di­ne­ro pa­ra la Fox, ha­bía pro­ta­go­ni­za­do ¡quin­ce! pe­lí­cu­las en­tre 1934 y 1936, e in­clu­so ha­bía si­do pre­mia­da con un Os­car en 1935 «en agra­de­ci­mien­to a su des­ta­ca­da con­tri­bu­ción al ci­ne de en­tre­te­ni­mien­to». 

Ba­sa­da en un re­la­to de Rud­yard Ki­pling (au­tor de El li­bro de la sel­vaEl hom­bre que pu­do rei­nar), La mas­co­ta del re­gi­mien­to tie­ne dos par­tes muy di­fe­ren­cia­das. La pri­me­ra es una su­ce­sión de gags si­tua­dos en el des­ta­ca­men­to bri­tá­ni­co del co­ro­nel Wi­lliams (C. Au­brey Smith), abue­lo de Pris­ci­lla (Shir­ley Tem­ple). Es­ce­nas de hu­mor blan­co que tie­nen cier­ta gra­cia e in­clu­so bor­dean el su­rrea­lis­mo, co­mo cuan­do los pro­ta­go­nis­tas se po­nen a gri­tar «¡Moham­met Dihn!» co­mo si es­tu­vie­ran en una pe­lí­cu­la de los her­ma­nos Marx. Ade­más, Ford se las in­ge­nia pa­ra li­brar­se de Tem­ple en al­gu­nas es­ce­nas y dar rien­da suel­ta a un hu­mor más brus­co con el que ca­rac­te­ri­zar al sar­gen­to Mac­Duff (Vic­tor McLa­glen); por ejem­plo, aque­lla en la que ti­ra a un ni­ño a un ba­rre­ño de agua y des­pués se zam­bu­lle en el la­va­bo don­de los sol­da­dos se es­tán afei­tan­do.

La se­gun­da mi­tad de la pe­lí­cu­la es más os­cu­ra y, por tan­to, la que tie­ne más mé­ri­to al ser la más com­pli­ca­da de di­ri­gir sen­ti­men­tal­men­te ha­blan­do. La gue­rra ha­ce ac­to de pre­sen­cia, y los en­re­dos que ci­men­ta­ban la com­pli­ci­dad en­tre Mac­Duff y Pris­ci­lla sal­tan por los ai­res cuan­do el sar­gen­to es gra­ve­men­te he­ri­do. Su muer­te es tan so­bria que uno pue­de ima­gi­nar­se a Ford es­cru­tan­do de cer­ca a Tem­ple pa­ra ase­gu­rar­se de que no de­rra­ma­ba ni una so­la lá­gri­ma. Con­se­gui­da es­ta de­mo­li­ción con­tro­la­da, el di­rec­tor le per­mi­te en­to­nar el Auld Lang Sy­ne no co­mo si se es­tu­vie­ra des­pi­dien­do del sar­gen­to, sino con el aca­de­mi­cis­mo de una fun­ción es­co­lar. La inocen­cia de la ni­ña ha­ce el res­to; la es­ce­na emo­cio­na sin em­pa­char.

Más allá de Tem­ple, Ford sa­ca par­ti­do de los tó­pi­cos es­co­ce­ses —las fal­das, las gai­tas y to­da la pa­ra­fer­na­lia que, en opi­nión de al­gu­nos his­to­ria­do­res con ma­la uva, les hi­cie­ron per­der tan­tas ba­ta­llas— y ma­ne­ja bas­tan­te bien el obli­ga­do fi­nal fe­liz: es im­po­si­ble que una ni­ña de ocho años pue­da re­con­ci­liar a na­ti­vos y co­lo­nos, pe­ro sí al me­nos pro­vo­car una tre­gua que ce­se las hos­ti­li­da­des por una tem­po­ra­da. Un fi­nal en el que Ford in­ser­ta otro de sus gags mar­ca de la ca­sa, aquel en el que los in­dios arro­jan a Moham­met Dihn (Wi­llie Fung) por un ba­rran­co mien­tras és­te se par­te de ri­sa. Pe­ro ello no con­si­gue bo­rrar la sen­sa­ción de pe­lí­cu­la pre­fa­bri­ca­da que pla­nea por to­do el me­tra­je, ni tam­po­co el he­cho de que en al­gún mo­men­to Ford no se­pa qué ha­cer con al­gu­nos per­so­na­jes o con la tra­ma ro­mán­ti­ca en­tre la ma­dre de Pris­ci­lla (Ju­ne Lang) y el te­nien­te Coppy (Mi­chael Wha­len).

Pe­se a los pre­jui­cios ini­cia­les, la ex­pe­rien­cia fue sa­tis­fac­to­ria pa­ra Ford, que des­de es­te ro­da­je ini­ció una cu­rio­sa amis­tad con Shir­ley Tem­ple, has­ta el pun­to de fi­char­la on­ce años des­pués, en Fort Apa­che (1948), y de apa­dri­nar a su pri­me­ra hi­ja. Por su par­te, Tem­ple re­cor­da­ría siem­pre con ca­ri­ño el ro­da­je de La mas­co­ta del re­gi­mien­to por­que le en­can­tó ves­tir­se con ro­pa mi­li­tar, por la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de las car­gas a ca­ba­llo y, so­bre to­do, por­que su­po ga­nar­se el res­pe­to de al­guien tan apa­ren­te­men­te aris­co co­mo John Ford.

FLOJA | ⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Wee Wi­llie Win­kie (1937). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Shir­ley Tem­ple, Vic­tor McLa­glen, C. Au­brey Smith, Ju­ne Lang, Mi­chael Wha­len, Cé­sar Ro­me­ro, Cons­tan­ce Co­llier, Dou­glas Scott, Ga­vin Muir, Wi­llie Fung. Du­ra­ción: 100 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *