La noche del cazador’ (1955)

La noche del cazador (1955)

La realidad deformada

Los que me co­no­céis ya sa­béis que mi pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta es La no­che del ca­za­dor (1955), de Char­les Laugh­ton. Lo di­go con es­ta ro­tun­di­dad por­que es el tí­tu­lo que me vie­ne a la ca­be­za cuan­do al­guien me lan­za la pre­gun­ta o cuan­do in­ten­to ha­cer uno de esos inú­ti­les ran­kings con los que nos en­tre­te­ne­mos los ci­né­fi­los. Pue­do ol­vi­dar­me de ci­tar El pa­drino, Par­que Ju­rá­si­coGran To­rino, pe­ro nun­ca de La no­che del ca­za­dor. Y mi afir­ma­ción se ba­sa en eso así co­mo en las ve­ces que la he vis­to: unas vein­te, su­man­do DVD, re­po­si­cio­nes de TCM, una pro­yec­ción en el Ci­ne­club Imat­ges de San­ta Co­lo­ma de Gra­me­net que tu­ve el gus­to de pre­sen­tar y la edi­ción Blu-ray que in­clu­ye tres ho­ras de ex­tras, en­tre­vis­tas y su­cu­len­tas imá­ge­nes del ro­da­je. Y to­da­vía no me abu­rre.

¿Por qué me atrae tan­to es­ta pe­lí­cu­la? He pen­sa­do mu­cho en ello des­de la pri­me­ra vez que la vi. Fue una no­che del ve­rano de 2006 en la que es­ta­ba tum­ba­do en el so­fá con el bal­cón abier­to y un bo­chorno del co­pón. Su­pon­go que el am­bien­te era pa­re­ci­do al que su­frían los po­bres John y Pearl (Billy Cha­pinSally Ja­ne Bru­ce) mien­tras in­ten­ta­ban es­ca­par de las ga­rras del pre­di­ca­dor Harry Po­well (Ro­bert Mit­chum). Su­pon­go que me sen­tí co­mo ellos, atra­pa­do en la no­che gó­ti­ca del sur de los Es­ta­dos Uni­dos, sub­yu­ga­do por la im­pre­sio­nan­te pues­ta en es­ce­na de Char­les Laugh­ton y su di­rec­tor de fo­to­gra­fía, Stan­ley Cor­tez. Su­pon­go que me hip­no­ti­za­ron los té­tri­cos sal­mos del ji­ne­te re­cor­ta­do en el ho­ri­zon­te, del mons­truo ace­chan­te ba­jo el fa­nal, de la des­gra­cia­da She­lley Win­ters muer­ta en el fon­do del la­go.

Laugh­ton co­gió la no­ve­la ori­gi­nal de Da­vid Grubb y, con la ines­ti­ma­ble ayu­da de Ja­mes Agee, la trans­for­mó en un cuen­to de te­rror in­fan­til en el que hay bue­nos y ma­los por­que es una reali­dad de­for­ma­da por la vi­sión de dos críos. Los per­so­na­jes son plano, pues cuan­do so­mos ni­ños nos pa­re­ce que el mun­do só­lo pue­de ser de una for­ma u otra, y si ve­mos la pe­lí­cu­la en esa cla­ve es im­po­si­ble que se nos cai­ga. Sin em­bar­go, en el per­so­na­je de John tam­bién apre­cia­mos la pér­di­da de la inocen­cia, al te­ner que asu­mir una res­pon­sa­bi­li­dad pre­ma­tu­ra por los ase­si­na­tos de sus pa­dres y la inep­ti­tud de los otros adul­tos.

El bien y el mal

La in­ter­pre­ta­ción de Ro­bert Mit­chum es de un ex­pre­sio­nis­mo cons­cien­te: exa­ge­ra la voz, la mi­ra­da y los ges­tos pa­ra ase­me­jar­se a aque­llos mons­truos de la Uni­ver­sal que hoy nos pa­re­cen en­tra­ña­bles. No hay más que oír­le gri­tar la pa­la­bra «¡ni­ños!» mien­tras ba­ja ha­cia el só­tano de la ca­sa, o ver có­mo ex­tien­de los bra­zos su­bien­do las es­ca­le­ras, o có­mo ca­mi­na a trom­pi­co­nes por la ri­be­ra del pan­tano, a pun­to de al­can­zar la bar­qui­ta. Es ca­si con to­da se­gu­ri­dad la me­jor in­ter­pre­ta­ción de la ca­rre­ra de Mit­chum, un ac­tor des­co­mu­nal que pu­so to­do su ci­nis­mo y en­can­to al ser­vi­cio del per­so­na­je, tal co­mo con­fir­man las imá­ge­nes del ma­king of.

Mit­chum es el ma­lo ma­lí­si­mo igual que Li­llian Gish es el ha­da bue­na del cuen­to, por muy ma­chis­ta y sec­ta­ria que nos pa­rez­ca des­de el pre­sun­tuo­so si­glo XXI. El bien y el mal, los dos con­cep­tos en­fren­ta­dos des­de el ori­gen de los tiem­pos, man­tie­nen una nue­va ba­ta­lla en el por­che de una in­sig­ni­fi­can­te gran­ja. Y mien­tras ob­ser­va­mos ha­cia quién se de­can­ta la ba­lan­za, in­tui­mos que se tra­ta de una gue­rra sin prin­ci­pio ni fin, un con­flic­to eterno en un mun­do don­de siem­pre ha­brá enemi­gos de los que huir o a los que en­fren­tar­se. Por ello, con to­das sus im­per­fec­cio­nes, ra­re­zas y ma­ni­queís­mos, La no­che del ca­za­dor se­gui­rá vi­gen­te por los si­glos de los si­glos. Amén.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Night of the Hun­ter (1955). Di­rec­ción: Char­les Laugh­ton. Re­par­to: Ro­bert Mit­chum, Li­llian Gish, She­lley Win­ters, Billy Cha­pin, Sally Ja­ne Bru­ce, Ja­mes Glea­son, Evelyn Var­den, Pe­ter Gra­ves, Don Bed­doe, Glo­ria Cas­ti­llo. Du­ra­ción: 92 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *