La patrulla perdida’ (1934)

La patrulla perdida (1934)

La muerte invisible

El pro­yec­to de La pa­tru­lla per­di­da per­mi­tió a John Ford co­no­cer los en­tre­si­jos de la RKO Ra­dio Pic­tu­res, un es­tu­dio que en ape­nas seis años de fun­cio­na­mien­to ya ha­bía lo­gra­do ga­nar el Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la por el wes­tern Ci­ma­rrón (Wes­ley Rug­gles, 1931) y que ha­bía re­vo­lu­cio­na­do el gé­ne­ro fan­tás­ti­co con el es­treno de King Kong (Me­rian C. Cooper y Er­nest B. Schoed­sack, 1933). Cooper aca­ba­ba de con­ver­tir­se en pro­duc­tor aso­cia­do del es­tu­dio, y una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes fue con­tra­tar a Ford, a quien te­nía en al­ta es­ti­ma por su ca­rác­ter in­do­ma­ble y por pe­lí­cu­las co­mo Hom­bres sin mie­do (1932). Por su par­te, a Ford le atra­jo en­se­gui­da el pa­sa­do aven­tu­re­ro de Cooper, que ha­bía si­do pi­lo­to de com­ba­te en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y en la gue­rra Po­la­co-So­vié­ti­ca.

Los dos hom­bres se en­ten­die­ron bien des­de el prin­ci­pio. Lle­ga­ron al acuer­do de que Ford ha­ría dos pe­lí­cu­las pa­ra la RKO y que ade­más ten­dría li­ber­tad pa­ra ele­gir en­tre la se­rie de pro­yec­tos que ma­ne­ja­ba el es­tu­dio. Ford eli­gió en pri­mer lu­gar La pa­tru­lla per­di­da, una his­to­ria ori­gi­nal de Phi­lip Mac­Do­nald que con­ta­ba la pe­sa­di­lla de un gru­po de sol­da­dos bri­tá­ni­cos que in­ten­ta­ban so­bre­vi­vir en el de­sier­to de Me­so­po­ta­mia du­ran­te la Gran Gue­rra; más con­cre­ta­men­te, en la re­gión que hoy co­rres­pon­de a Irak. La Bri­tish Ins­truc­tio­nal Films ya ha­bía lle­va­do la his­to­ria al ci­ne en 1929 ba­jo la di­rec­ción de Wal­ter Sum­mers (adap­ta­ción que, la­men­ta­ble­men­te, no ha lle­ga­do a nues­tros días). Cooper asig­nó a Ford un pre­su­pues­to bas­tan­te mo­des­to (227.000 dó­la­res), si bien el guion es­tu­vo lis­to en só­lo 8 días gra­cias al tra­ba­jo de Dud­ley Ni­chols.

La es­ca­sez pre­su­pues­ta­ria agu­di­zó el sen­ti­do del ofi­cio de Ford. Al no po­der ro­dar el clá­si­co fil­me bé­li­co de com­ba­tes aé­reos y san­gre de trin­che­ras, op­tó por una pues­ta en es­ce­na de lo más so­bria. Así, La pa­tru­lla per­di­da es tan du­ra y se­ca co­mo el de­sier­to que pi­san los sol­da­dos, y la gran pro­ta­go­nis­ta es una muer­te in­vi­si­ble, si­len­cio­sa y cer­te­ra. Eso es al­go que que­da muy cla­ro des­de el prin­ci­pio, cuan­do una ba­la ma­ta sin pre­vio avi­so al co­man­dan­te de la pa­tru­lla. Y la tó­ni­ca se man­tie­ne des­pués, cuan­do el des­ta­ca­men­to se re­fu­gia en lo que pa­re­ce ser una una mez­qui­ta aban­do­na­da: uno a uno irán ca­yen­do sin re­mi­sión. La in­vi­si­bi­li­dad del enemi­go al­can­za co­tas fan­tas­ma­gó­ri­cas y re­fuer­za la lo­cu­ra ner­vio­sa que se ins­ta­la en­tre la tro­pa, al tiem­po que nos pre­gun­ta­mos si de ver­dad se­rán ára­bes quie­nes es­tán aca­ban­do con ellos o si es­ta­mos asis­tien­do a una pa­ra­noia co­lec­ti­va pro­duc­to del ham­bre, el mie­do y el ca­lor.

Ford man­tie­ne es­ta am­bi­güe­dad has­ta la pe­núl­ti­ma es­ce­na, lo que ha­ce de La pa­tru­lla per­di­da un mag­ní­fi­co ejer­ci­cio de ten­sión na­rra­ti­va. Co­mo es ló­gi­co, el di­rec­tor se sir­ve de la fo­to­gra­fía y de la mú­si­ca pa­ra apun­ta­lar sus ob­je­ti­vos. Por un la­do, el con­tras­te de las du­nas blan­cas fren­te a las si­lue­tas ne­gras que se arras­tran por ellas in­cre­men­ta la sen­sa­ción de so­le­dad y la an­gus­tia por un desen­la­ce in­cier­to. Por otro, la ban­da so­no­ra de Max Stei­ner in­cor­po­ra el ru­gi­do del vien­to pa­ra crear un ulu­lar es­pec­tral que en cier­tos mo­men­tos acer­ca la pe­lí­cu­la al ci­ne de te­rror (y no es el úni­co víncu­lo con di­cho gé­ne­ro si te­ne­mos en cuen­ta la pre­sen­cia de Bo­ris Kar­loff). La pe­sa­dum­bre es tal que lle­ga­mos a creer que la avio­ne­ta que acu­de a so­co­rrer a los su­per­vi­vien­tes es un es­pe­jis­mo, so­bre to­do por la in­ten­cio­na­da ac­ti­tud de des­preo­cu­pa­ción con la que el pi­lo­to aban­do­na los man­dos.

Malos presagios

La pa­tru­lla per­di­da es una pe­lí­cu­la muy cor­ta (73 mi­nu­tos), pe­ro el exi­guo me­tra­je no es obs­tácu­lo pa­ra que el di­rec­tor se to­me la mo­les­tia de dar­le un mí­ni­mo de pro­fun­di­dad a los per­so­na­jes. Los sol­da­dos cuen­tan anéc­do­tas que re­fle­jan la año­ran­za por la tie­rra que aban­do­na­ron: Es­co­cia, Ir­lan­da, In­gla­te­rra… Ha­blan de lo fe­li­ces que eran allí, de las mu­je­res a las que ama­ron y de cuán­to les gus­ta­ría re­gre­sar. Se tra­ta del tí­pi­co con­tex­to de ca­ma­ra­de­ría tan­tas ve­ces re­pre­sen­ta­do en las pe­lí­cu­las de Ford, pe­ro tam­bién una se­ñal de mal pre­sa­gio: cuan­do el sol­da­do se sin­ce­ra an­te la cá­ma­ra, sa­be­mos que es­tá fir­man­do su sen­ten­cia de muer­te.

Dos nom­bres so­bre­sa­len de en­tre la tro­pa: Vic­tor McLa­glenBo­ris Kar­loff. El pri­me­ro, un ex bo­xea­dor que era ami­go de Ford des­de ha­cía una dé­ca­da y que ha­bía com­ba­ti­do en la Gran Gue­rra en esa mis­ma re­gión, en­car­na al sar­gen­to que sus­ti­tu­ye al co­man­dan­te (su her­mano Cy­ril McLa­glen ha­bía he­cho el mis­mo pa­pel en la ver­sión de 1929). El sar­gen­to in­ten­ta ser ca­bal, pues sa­be que las po­cas op­cio­nes de su­per­vi­ven­cia de­pen­den de que sus hom­bres man­ten­gan la cor­du­ra. Pe­ro la im­po­ten­cia de ver­se aco­rra­la­do y prác­ti­ca­men­te ven­ci­do aca­ban mi­nan­do sus con­vic­cio­nes. Su ima­gen fi­nal, dis­pa­ran­do fue­go a dis­cre­ción con una me­tra­lle­ta y el pe­cho des­cu­bier­to, bien po­dría ser la de un an­te­pa­sa­do de John Ram­bo.

Aho­ra bien, el ac­tor que más lla­ma la aten­ción en La pa­tru­lla per­di­da es Bo­ris Kar­loff, que in­ter­pre­ta a un sol­da­do que ya ha per­di­do la ca­be­za al prin­ci­pio del fil­me y que se re­fu­gia en la Bi­blia pa­ra man­te­ner la es­pe­ran­za. Kar­loff rea­li­za una in­ter­pre­ta­ción ex­pre­sio­nis­ta que al­gu­nos crí­ti­cos con­si­de­ran des­fa­sa­da o fue­ra de lu­gar. Es cier­to que su ac­tua­ción rom­pe por com­ple­to la so­brie­dad del fil­me, pe­ro esa tea­tra­li­dad tam­bién ayu­da a acre­cen­tar la an­gus­tia en­tre sus com­pa­ñe­ros. Es co­mo si es­te sol­da­do fue­ra en reali­dad un fan­tas­ma que se ha uni­do a ellos pa­ra ator­men­tar­les con la pro­xi­mi­dad de una muer­te inevi­ta­ble. Ade­más, Kar­loff pro­ta­go­ni­za una de las es­ce­nas más her­mo­sas de la pe­lí­cu­la: aque­lla en la que as­cien­de por las du­nas con la cruz a cues­tas cual Je­su­cris­to ca­mino del mon­te Cal­va­rio.

La pri­me­ra ex­pe­rien­cia de Ford en la RKO fue, por tan­to, muy po­si­ti­va. Y eso que gran par­te del ro­da­je tu­vo lu­gar en el de­sier­to de Yu­ma, en Ari­zo­na, don­de los ac­to­res tu­vie­ron que so­por­tar un sol achi­cha­rran­te y tem­pe­ra­tu­ras de 43 gra­dos que les im­pe­dían tra­ba­jar más de dos ho­ras se­gui­das. Pe­ro Ford aguan­tó ese in­fierno sin ne­ce­si­dad si­quie­ra de en­tre­gar­se a la bo­te­lla. El se­cre­to de Me­rian C. Cooper fue de­jar­le ha­cer: sa­bía que si le im­po­nía res­tric­cio­nes, co­mo ha­bían in­ten­ta­do la Fox y la MGM, Ford se re­be­la­ría. To­do un acier­to del pro­duc­tor.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Lost Pa­trol (1934). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Vic­tor McLa­glen, Bo­ris Kar­loff, Wa­lla­ce Ford, Re­gi­nald Denny, J.M. Ke­rri­gan, Billy Be­van, Alan Ha­le, Bran­don Hurst, Dou­glas Wal­ton, Sammy Stein, Ho­ward Wil­son, Paul Han­son. Du­ra­ción: 73 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *