La ruta del tabaco’ (1941)

La ruta del tabaco (1941)

La excusa perfecta

La no­ve­la de Ers­ki­ne Cald­well El ca­mino del ta­ba­co, pu­bli­ca­da en 1932, tu­vo una rá­pi­da adap­ta­ción tea­tral que cau­só fu­ror en Broad­way, don­de se re­pre­sen­tó du­ran­te sie­te años sin in­te­rrup­ción. Las 3.182 ve­ces que subió el te­lón en­tre el 4 de di­ciem­bre de 1933 y el 31 de ma­yo de 1941 le hi­cie­ron ba­tir to­dos los ré­cords de per­ma­nen­cia de la épo­ca. A día de hoy aún ocu­pa el de­ci­mo­no­veno lu­gar en el ran­king his­tó­ri­co de Broad­way; o el se­gun­do, si des­con­ta­mos los mu­si­ca­les.

Pa­ra ex­pli­car es­te éxi­to hay que re­cor­dar el con­tex­to so­cio­eco­nó­mi­co en el que se pu­bli­có la obra de Cald­well. Son los años pos­te­rio­res al crack de la bol­sa de Nue­va York; los años de la Gran De­pre­sión es­ta­dou­ni­den­se, en la que cien­tos de mi­les de per­so­nas se arrui­na­ron o se que­da­ron sin em­pleo. En el sur, don­de aún ha­bía gran­des co­mu­ni­da­des ru­ra­les, los apar­ce­ros y agri­cul­to­res per­die­ron las tie­rras que les ha­bían le­ga­do sus an­te­pa­sa­dos al no po­der se­guir pa­gan­do los al­qui­le­res que les im­po­nían sus nue­vos due­ños: los ban­cos. Mu­chas de es­tas gen­tes ha­bían te­ni­do que re­nun­ciar a la edu­ca­ción bá­si­ca ne­ce­sa­ria pa­ra in­cor­po­rar­se a un mer­ca­do de tra­ba­jo ca­da vez más tec­ni­fi­ca­do. Ter­mi­na­ban que­dán­do­se al mar­gen de la so­cie­dad, re­clui­dos en unas gran­jas es­ta­ta­les don­de les da­ban lo jus­to pa­ra no mo­rir­se de ham­bre has­ta que lle­ga­ba, efec­ti­va­men­te, el fi­nal de sus días.

Ers­ki­ne Cald­well co­no­cía bien el pa­no­ra­ma. Du­ran­te su in­fan­cia ha­bía re­co­rri­do los cam­pos de Geor­gia jun­to a su pa­dre, un pre­di­ca­dor pres­bi­te­riano, y por eso ape­nas tu­vo que do­cu­men­tar­se pa­ra es­cri­bir El ca­mino del ta­ba­co. Pe­ro Cald­well no se li­mi­tó a ela­bo­rar un re­tra­to com­pa­si­vo de los su­re­ños que se iban que­dan­do en la más ab­so­lu­ta mi­se­ria; pe­se a re­co­no­cer la frial­dad de los ban­cos, tam­bién car­gó las tin­tas con­tra los agri­cul­to­res que se em­pe­ci­na­ban en afe­rrar­se a unas tra­di­cio­nes y unos há­bi­tos de tra­ba­jo ob­so­le­tos. Así, el pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la, Jee­ter Les­ter, es des­cri­to co­mo un pa­tán al que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la re­gión le ha pro­por­cio­na­do la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra no dar un pa­lo al agua. Cald­well, ejer­cien­do de crí­ti­co so­cial, avi­sa­ba de que los la­men­tos de­bían dar pa­so a la vo­lun­tad de pro­gre­sar. De lo con­tra­rio, cual­quie­ra co­rría el ries­go de ser en­gu­lli­do por la co­rrien­te.

Mien­tras la obra se­guía con su ra­cha triun­fal en Broad­way, don­de Henry Hull en­car­na­ba a Jee­ter Les­ter, las pro­duc­to­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas in­ten­ta­ban ase­gu­rar­se de que les se­ría po­si­ble adap­tar el tex­to a la gran pan­ta­lla es­qui­van­do las res­tric­cio­nes que im­po­nía el Có­di­go Hays. El pun­to más con­flic­ti­vo era el de la re­li­gión, ya que Cald­well ha­bía des­li­za­do la idea de que in­vo­car a Dios era pro­pio de men­tes ob­tu­sas, pe­re­zo­sas y anal­fa­be­tas: to­da una afren­ta pa­ra el ala más con­ser­va­do­ra de la na­ción. En­tre 1939 y 1940, los es­tu­dios RKO, Re­pu­blic, Co­lum­bia y War­ner Bros. re­ci­bie­ron in­for­mes des­fa­vo­ra­bles por par­te de los cen­so­res, por lo que des­car­ta­ron in­ver­tir di­ne­ro al­guno en la com­pra de los de­re­chos de au­tor. Pe­ro Darryl F. Za­nuck uti­li­zó co­mo ar­gu­men­to el éxi­to de ta­qui­lla co­se­cha­do por Las uvas de la ira, que ex­pli­ca­ba las vi­ci­si­tu­des de otra fa­mi­lia en un con­tex­to ru­ral muy pa­re­ci­do. Así, los cen­so­res otor­ga­ron la per­ti­nen­te au­to­ri­za­ción a la 20th Cen­tury Fox y Za­nuck ce­rró el tra­to con Jack Kir­kland —pro­duc­tor de la adap­ta­ción tea­tral— por 150.000 dó­la­res más un por­cen­ta­je de los in­gre­sos de ta­qui­lla.

Pues­tos a ser con­se­cuen­tes con su es­tra­te­gia, Za­nuck de­ci­dió que los res­pon­sa­bles del éxi­to de Las uvas de la ira de­bían en­car­gar­se tam­bién de la nue­va pe­lí­cu­la. Así, Nun­nally John­son li­de­ró el equi­po de guio­nis­tas y John Ford se pu­so a los man­dos de la di­rec­ción. Ni uno ni otro die­ron sal­tos de ale­gría. Ford asu­mió el en­car­go a re­ga­ña­dien­tes: se ne­gó a leer el li­bro, tam­po­co vio la obra, y se en­fren­tó a Cald­well en el pro­pio set cuan­do és­te le re­cri­mi­nó el com­por­ta­mien­to que iban a adop­tar los per­so­na­jes, en es­pe­cial uno de los hi­jos de Jee­ter —Du­de Les­ter (Wi­lliam Tracy)— al que da­ban ga­nas de sal­tar­le los dien­tes des­de el mi­nu­to uno. Co­mo re­co­no­ció John­son: «[Ford] era de­ma­sia­do po­ten­te pa­ra mí. Era co­mo si le es­tu­vie­ra ha­blan­do en chino. Pa­ra él, un pa­le­to in­cul­to de cla­se ba­ja y un ir­lan­dés in­cul­to de cla­se ba­ja eran idén­ti­cos. Reac­cio­na­ban de la mis­ma ma­ne­ra. Co­mo no sa­bía na­da de pa­le­tos del sur —ex­cep­to de mí— y sa­bía de ir­lan­de­ses, sen­ci­lla­men­te los con­vir­tió a to­dos en ir­lan­de­ses. El con­jun­to re­sul­tó ser un desas­tre».

Una flor entre la mugre

La pre­sen­cia de Ge­ne Tier­ney en la pe­lí­cu­la tam­bién fue im­pues­ta por Za­nuck e igual­men­te re­cha­za­da por Ford. En es­te ca­so, Ford te­nía ra­zón. Es­co­ger a Ge­ne pa­ra el pa­pel de Ellie May —otra de los «die­ci­sie­te o die­ciocho hi­jos» de Jee­ter Les­ter (Char­ley Gra­pe­win)— era un error de cas­ting aten­dien­do a la des­crip­ción que Cald­well ha­bía he­cho de la mu­cha­cha: «El la­bio su­pe­rior de Ellie May te­nía una hen­di­du­ra de me­dio cen­tí­me­tro de an­cho que di­vi­día su bo­ca en dos par­tes igua­les, ya que ter­mi­na­ba ca­si de­ba­jo de la fo­sa na­sal iz­quier­da. Te­nía en­cías gran­des y de un ro­jo en­cen­di­do, así que la aber­tu­ra era la cau­sa de que pa­re­cie­ra es­tar san­gran­do pro­fu­sa­men­te por la bo­ca. Ha­cía quin­ce años que Jee­ter ve­nía di­cien­do que iba a co­ser el la­bio de su hi­ja, pe­ro aún no se ha­bía de­ci­di­do». Lov Ben­sey (Ward Bond), el hom­bre del que Ellie May es­tá enamo­ra­da, aña­día: «Tie­ne una ca­ra ho­rri­ble y no creo que me gus­ta­ra te­ner­la siem­pre a la vis­ta».

La ca­ra de Ge­ne Tier­ney, con 20 años re­cién cum­pli­dos, era de una be­lle­za in­sul­tan­te. De na­da sir­vió que se so­me­tie­ra a lar­gas se­sio­nes de ma­qui­lla­je en las que in­ten­ta­ron afear su as­pec­to. Sin co­lo­re­tes ni pin­ta­la­bios, sus ras­gos na­tu­ra­les bri­lla­ban en­tre la mu­gre con pas­mo­sa fa­ci­li­dad. Pe­ro es que, ade­más, la Ellie May de la pe­lí­cu­la no só­lo no pro­vo­ca­ba la re­pul­sión de la no­ve­la, sino que lle­ga­ba a des­per­tar la las­ci­via del pú­bli­co mas­cu­lino. En su es­ce­na más im­por­tan­te, Ellie May de­be arras­trar­se por el sue­lo pa­ra lla­mar la aten­ción de Lov y qui­tar­le un sa­co de na­bos. Tier­ney se va acer­can­do po­co a po­co a su ob­je­ti­vo, ves­ti­da con un ha­ra­po que de­ja ver sus pier­nas des­nu­das. A pe­sar de su ros­tro cán­di­do —pa­re­ce cla­ro que Ellie May pa­de­ce un re­tra­so men­tal, aun­que ello no se ci­te ex­pre­sa­men­te— Tier­ney se mues­tra sexy cuan­do de­be­ría pro­vo­car el efec­to con­tra­rio. Sin ir más le­jos, es­te fue uno de los mo­ti­vos por los que el Holly­wood Re­por­ter ca­li­fi­có La ru­ta del ta­ba­co co­mo «la pe­lí­cu­la más atre­vi­da de to­dos los tiem­pos».

No es el úni­co mo­ti­vo por el que la ver­sión de John Ford se ale­ja bas­tan­te de la no­ve­la de Cald­well. Aun­que los per­so­na­jes son re­tra­ta­dos con acep­ta­ble fi­de­li­dad, el tono em­plea­do por Ford es el de una co­me­dia his­trió­ni­ca y ab­sur­da. A ra­tos es di­ver­ti­da; a ra­tos, in­so­por­ta­ble. El guion de Nun­nally John­son tra­ta a los Les­ter con in­dul­gen­cia y echa ca­si to­da la cul­pa de su ma­la for­tu­na a los ban­cos que se van que­dan­do las tie­rras. El fi­nal, sin ser fe­liz, no tie­ne la du­re­za del li­bro, ade­más de ser com­ple­ta­men­te dis­tin­to; des­pren­de, eso sí, una nos­tal­gia por el pa­sa­do que re­cuer­da a otras pe­lí­cu­las de Ford. Tam­po­co hay una crí­ti­ca tan fe­roz con­tra la re­li­gión, si bien el per­so­na­je de la pre­di­ca­do­ra Bes­sie (Mar­jo­rie Ram­beau) es igual­men­te ri­di­cu­li­za­do, mo­ti­vo por el que paí­ses co­mo Aus­tra­lia ve­ta­ron el es­treno del film. En el la­do po­si­ti­vo de la ba­lan­za ha­bría que si­tuar la es­tu­pen­da fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro de Art­hur C. Mi­ller.

Otra de las di­fe­ren­cias en­tre el li­bro y la pe­lí­cu­la es la pre­sen­cia de un nue­vo per­so­na­je: Tim Har­mon, el hi­jo del an­ti­guo te­rra­te­nien­te de los Les­ter, al que da vi­da Da­na An­drews. Es­ta fue la pri­me­ra de las cin­co ve­ces en las que An­drews y Tier­ney com­par­tie­ron re­par­to, aun­que aquí sea anec­dó­ti­co por­que no se cru­zan ni una so­la mi­ra­da.

Alen­ta­da por el éxi­to de Broad­way, La ru­ta del ta­ba­co tu­vo una bue­na aco­gi­da en ta­qui­lla pe­ro de­frau­dó a la pren­sa, que la vio po­co me­nos que co­mo una pa­ro­dia de Las uvas de la ira que ni si­quie­ra res­pe­ta­ba el tex­to ori­gi­nal. Al­gu­nos dis­cul­pa­ron a Ford por es­tar li­mi­ta­do por el guion de John­son; y a és­te, a su vez, por es­tar li­mi­ta­do por la ofi­ci­na Hays. Ar­cher Wins­ten re­cal­có en el New York Post el error que su­po­nía ha­ber ele­gi­do a Ge­ne Tier­ney co­mo Ellie May: «Es­tá más gua­pa con la ca­ra su­cia que con el ce­ga­dor ma­qui­lla­je de la Fox». Y en el New York Ti­mes, Bos­ley Crowt­her, con su sor­na ha­bi­tual, se pre­gun­ta­ba có­mo po­día pa­sar des­aper­ci­bi­da «una frá­gil ro­sa» co­mo Ge­ne en un en­torno tan co­cham­bro­so. En fin; quien de­bió de pre­gun­tar­se por qué ha­bía te­ni­do que ha­cer un tra­ba­jo co­mo aquel de­bió de ser el pro­pio John Ford.

No­ta: Es­ta crí­ti­ca es una adap­ta­ción del frag­men­to que le de­di­co al ro­da­je de La ru­ta del ta­ba­co en Ge­ne Tier­ney: En el fi­lo de la na­va­ja (T&B Edi­to­res, 2016).

FLOJA | ⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nalTo­bac­co Road (1941). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Char­ley Gra­pe­win, Mar­jo­rie Ram­beau, Ge­ne Tier­ney, Wi­lliam Tracy, Eli­za­beth Pat­ter­son, Da­na An­drews, Slim Sum­mer­vi­lle, Ward Bond, Grant Mit­chell. Du­ra­ción: 84 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *