Los archivos del Pentágono’ (2017)

Los archivos del Pentágono (2017)

Un bonito fracaso

Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono, de Ste­ven Spiel­berg, se ha es­tre­na­do en una épo­ca de cri­sis del pe­rio­dis­mo y au­ge de las fa­ke news. La li­ber­tad de pren­sa es­tá ame­na­za­da por la cen­su­ra in­clu­so en paí­ses tan da­dos a lla­mar­se to­le­ran­tes co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de el in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca bom­bar­dea des­de su cuen­ta de Twit­ter a los me­dios que osan pu­bli­car in­for­ma­cio­nes con­tra su ges­tión. Pe­ro no ha­ce fal­ta ir­se tan le­jos: en Es­pa­ña tu­vi­mos has­ta ha­ce po­co un pre­si­den­te plas­ma ca­paz de con­vo­car rue­das de pren­sa sin pre­gun­tas. Sú­men­le a ello la cri­sis ga­lo­pan­te de un sec­tor en­fan­ga­do en el cam­bio del mo­de­lo de pro­duc­ción des­de prin­ci­pios de si­glo, con re­dac­to­res tra­ba­jan­do en re­gí­me­nes de es­cla­vi­tud ba­jo la dic­ta­du­ra del click­bait y te­me­ro­sos de ofen­der a la mano que les da de co­mer. ¡Ah, pe­rio­dis­mo! Cuan­to más re­pi­to la pa­la­bra, más me pa­re­ce un ofi­cio del si­glo XX; co­mo el crí­ti­co de ci­ne al que se re­fe­ría Gui­ller­mo Ca­bre­ra In­fan­te, sí, pe­ro tam­bién co­mo el pre­go­ne­ro o el afi­la­dor. Un ofi­cio que lan­gui­de­ce en­tre la pom­pa y el ja­bón de los com­mu­nity ma­na­gers, pu­bli­cis­tas y co­mu­ni­ca­do­res cor­po­ra­ti­vos. Es­ta­mos co­mo pa­ra ha­blar de éti­ca.

Pe­ro ahí vie­ne Spiel­berg al res­ca­te. O eso in­ten­ta. Por­que, muy a mi pe­sar, Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono lo­gra su ob­je­ti­vo a me­dias. La fac­tu­ra de la pe­lí­cu­la es im­pe­ca­ble, con va­rios pun­tos que re­afir­man la cla­se de su di­rec­tor. Pe­ro si su in­ten­ción era re­mo­ver las con­cien­cias de los di­ri­gen­tes, si que­ría ins­pi­rar a una nue­va ge­ne­ra­ción de re­dac­to­res que pu­sie­ran con­tra las cuer­das a los co­rrup­tos de lo pú­bli­co, es un pe­que­ño fra­ca­so. O un bo­ni­to fra­ca­so, vien­do el va­so me­dio lleno. Du­ran­te la ma­yor par­te de la his­to­ria no tu­ve la sen­sa­ción de asis­tir a un en­sa­yo de có­mo de­be­ría ser o pa­ra qué sir­ve el pe­rio­dis­mo, sino de có­mo fue en su épo­ca de es­plen­dor, que por un con­sen­so un tan­to ame­ri­ca­ni­za­do si­tua­mos en la dé­ca­da de los se­ten­ta. Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono es la nos­tal­gia de que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor, lo que tam­bién es dis­cu­ti­ble. Y si yo la vi así, que sa­lí de la fa­cul­tad ha­ce ca­tor­ce años, quie­nes es­tén cur­san­do la ca­rre­ra aho­ra pen­sa­rán que es tan an­ti­cua­da co­mo las cha­pas que nos pe­ga­ban los pe­rio­dis­tas pre­ju­bi­la­dos cuan­do éra­mos be­ca­rios.

Se nos es­tá en­frian­do Spiel­berg en­tre loas a la hon­ra­dez po­lí­ti­ca (Lin­coln, 2012) y re­tra­tos edul­co­ra­dos (El puen­te de los es­pías, 2015). Es co­mo si en el tra­mo fi­nal de su ca­rre­ra —tie­ne 72 años, aun­que oja­lá lle­gue a los 100— qui­sie­ra cen­trar­se en apun­ta­lar su fil­mo­gra­fía con tí­tu­los que le die­ran em­pa­que, aun­que no le ha­cía pu­ñe­te­ra fal­ta. Lo peor es que en Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono las in­ten­cio­nes se le ven de le­jos. La pe­lí­cu­la es de una pre­vi­si­bi­li­dad alar­man­te no ya por el desa­rro­llo de los he­chos, que no tie­ne vuel­ta de ho­ja, sino por­que uno sa­be per­fec­ta­men­te dón­de es­tá el twist y dón­de em­pie­za el clí­max. Las fra­ses gran­di­lo­cuen­tes lle­gan con la su­ti­le­za de un ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría, la mú­si­ca de John Wi­lliams (Dios me per­do­ne) im­pri­me una épi­ca des­me­di­da, y Spiel­berg te en­chu­fa el men­sa­je a lo bru­to, co­mo cuan­do mi ma­dre me en­di­ña­ba el pla­to de gar­ban­zos.

La erótica del papel

Cla­ro que en una pe­lí­cu­la de Spiel­berg siem­pre hay ves­ti­gios de su maes­tría. No pa­sa de mo­da su ca­pa­ci­dad pa­ra con­se­guir imá­ge­nes po­ten­tes con la cá­ma­ra, con un cla­si­cis­mo ex­qui­si­to y sin re­nun­ciar a la iro­nía vi­sual. Es bri­llan­te la for­ma en que abor­da lo que po­dría­mos de­no­mi­nar «la eró­ti­ca del pa­pel», es de­cir, có­mo do­ta de en­ti­dad, de mag­ne­tis­mo, a los ob­je­tos que con­for­man el mun­do pe­rio­dís­ti­co. La ma­ne­ra en que los per­so­na­jes se acer­can a los do­cu­men­tos se­cre­tos del go­bierno se ase­me­ja a la de In­dia­na Jo­nes fren­te al ar­ca per­di­da, o a la del pa­leon­tó­lo­go Alan Grant aca­ri­cian­do los hue­vos de ve­lo­ci­rap­tor. Una mís­ti­ca re­fle­ja­da tam­bién en la ele­va­ción de las ro­ta­ti­vas, sen­sua­les co­mo ser­pien­tes de cas­ca­bel, o en esa rá­pi­da su­ce­sión de con­tra­pi­ca­dos que en un abrir y ce­rrar de ojos ex­pli­can el po­de­río y la pe­tu­lan­cia que de­fi­nen al New York Ti­mes. Spiel­berg se nos es­tá en­frian­do, pe­ro to­da­vía tie­ne cla­ro que el ci­ne es ima­gen y que la ima­gen de­be ser na­rra­ti­va in­clu­so en fil­mes don­de los per­so­na­jes ha­blan por los co­dos.

Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono nos otor­ga ade­más el pla­cer de ver jun­tos por pri­me­ra vez a dos de los me­jo­res ac­to­res de los úl­ti­mos trein­ta y cin­co años: Tom HanksMeryl Streep. Po­dría ci­tar cin­co, seis o diez in­ter­pre­ta­cio­nes me­jo­res de ca­da uno, pe­ro no hay du­da de que Spiel­berg los di­ri­ge bien. So­bre to­do a Streep, cu­yo ta­len­to na­tu­ral do­ta de hu­ma­ni­dad a Kay Graham, ines­pe­ra­da he­re­de­ra del Wa­shing­ton Post en un mo­men­to crí­ti­co (es­tá a pun­to de sa­lir a bol­sa y con­ver­tir­se en un pe­rió­di­co de ti­ra­da na­cio­nal); una mu­jer que só­lo sa­be de pe­rio­dis­tas (cal­cu­la las ac­cio­nes en re­dac­to­res, no en dó­la­res) y que tie­ne el hán­di­cap aña­di­do de que es­ta pro­fe­sión, co­mo di­ría Le­ti­cia Do­le­ra, es un cam­po de na­bos. Streep lle­ga a sal­var una es­ce­na don­de mu­chas ac­tri­ces ha­brían nau­fra­ga­do por­que es­tá in­ser­ta­da con la cal­cu­la­do­ra emo­cio­nal de Spiel­berg en vez de con la fi­nu­ra de mu­chos de los diá­lo­gos. Por su par­te, Hanks le da a Ben Brad­lee ese pun­ti­to de so­ca­rro­ne­ría tan su­ge­ren­te, el es­bo­zo de ca­ri­ca­tu­ra de un vie­jo zo­rro que ga­na al es­pec­ta­dor des­de su pri­me­ra apa­ri­ción en pan­ta­lla.

Na­da que re­pro­char, pues, al do­mi­nio na­rra­ti­vo, al rit­mo, a las in­ter­pre­ta­cio­nes. Co­mo di­je al prin­ci­pio de la crí­ti­ca: Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono tie­ne una fac­tu­ra im­pe­ca­ble. Lo que fa­lla es el men­sa­je. Spiel­berg ha per­di­do una opor­tu­ni­dad de es­ta­ble­cer un puen­te con el mun­do de hoy en lu­gar de li­mi­tar­se a ro­dar la pre­cue­la de To­dos los hom­bres del pre­si­den­te (lo que, pa­ra mi sor­pre­sa, ha en­tu­sias­ma­do a mu­chos crí­ti­cos). Y no es que yo sea de­rro­tis­ta so­bre el fu­tu­ro del pe­rio­dis­mo. Es­ta pro­fe­sión se­gui­rá ade­lan­te aun­que es­té per­se­gui­da, aun­que sea po­bre, aun­que sea pre­ca­ria. De he­cho así ha si­do an­tes y des­pués del ca­so McNa­ma­ra o del es­cán­da­lo Wa­ter­ga­te (lo di­go por­que pa­re­ce que ahí se aca­bó la his­to­ria). Pe­ro Los ar­chi­vos del Pen­tá­gono no se­rá una con­tri­bu­ción a la su­per­vi­ven­cia del pe­rio­dis­mo, sino un va­ni­do­so re­cuer­do con cier­to olor a naf­ta­li­na.

BUENA | ⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Post (2017). Di­rec­ción: Ste­ven Spiel­berg. Re­par­to: Tom Hanks, Meryl Streep, Sa­rah Paul­son, Bob Oden­kirk, Tracy Letts, Brad­ley Whit­ford, Bru­ce Green­wood, Matt­hew Rhys. Du­ra­ción: 116 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *