Mogambo’ (1953)

Mogambo (1953)

Ménage à trois’ en el corazón de África

Co­mo di­cen los char­la­ta­nes del si­glo XXI, a fi­na­les de 1952 John Ford sa­lió de su «zo­na de con­fort» y se em­bar­có en el ro­da­je de Mo­gam­bo, una me­lo­dra­ma am­bien­ta­do en Áfri­ca que, pe­se a al­gu­nas es­ce­nas de ac­ción, se ale­ja­ba de los wes­terns, los epi­so­dios bé­li­cos y las fá­bu­las ir­lan­de­sas que es­ta­ba acos­tum­bra­do a di­ri­gir. Lo hi­zo, ade­más, con una di­fi­cul­tad aña­di­da: la de ma­ne­jar el re­par­to más me­diá­ti­co que ha­bía te­ni­do nun­ca en­tre ma­nos. Pue­de que Henry Fon­da y John Way­ne fue­ran es­tre­llas del ci­ne, pe­ro al fin y al ca­bo eran dos sol­da­dos más de su guar­dia pre­to­ria­na. En cam­bio, la Me­tro-Goldwyn-Ma­yer le iba a ha­cer li­diar con Clark Ga­ble, Gra­ce KellyAva Gard­ner: es­tre­llas del ci­ne, sí, pe­ro tam­bién del pa­pel couché.

En 1928, Wil­son Co­lli­son ha­bía es­tre­na­do una obra de tea­tro ti­tu­la­da Red Dust que ape­nas com­ple­tó ocho re­pre­sen­ta­cio­nes en Broad­way tras re­ci­bir crí­ti­cas im­pla­ca­bles de dia­rios co­mo The New York Ti­mes. Pe­ro el ma­te­rial de ba­se no era ma­lo, y la MGM lo com­pró pa­ra pro­du­cir una Tie­rra de pa­sión (1932), pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Vic­tor Fle­ming y pro­ta­go­ni­za­da por el pro­pio Clark Ga­ble jun­to a Jean Har­low y Mary As­tor. Vein­te años des­pués, la MGM cre­yó que era mo­men­to de ac­tua­li­zar la his­to­ria; y lo hi­zo en Tech­ni­co­lor, con Ke­nia co­mo es­ce­na­rio en lu­gar de In­do­chi­na y con Ava Gard­ner y Gra­ce Kelly en el pa­pel de aman­tes del ca­za­dor. Ob­sér­ve­se la co­rres­pon­den­cia de ca­rac­te­res, no só­lo a ni­vel in­ter­pre­ta­ti­vo, en­tre las ac­tri­ces ele­gi­das pa­ra la pri­me­ra ver­sión y sus res­pec­ti­vos re­le­vos.

Mo­gam­bo ex­plo­ta has­ta la sa­cie­dad los pa­ra­le­lis­mos en­tre las fie­ras que ha­bi­tan la sa­ba­na afri­ca­na y las den­te­lla­das que se cla­van los pro­ta­go­nis­tas: dos mu­je­res que as­pi­ran a con­quis­tar el tro­feo del ma­cho y un hom­bre que su­da tin­ta pa­ra do­mar­las. En es­te sen­ti­do, hay nu­me­ro­sos jue­gos de pa­la­bras y tru­cos vi­sua­les, al­gu­nos más afor­tu­na­dos que otros, que re­dun­dan en la mis­ma di­rec­ción. Por otro la­do, en con­tras­te con la exu­be­ran­cia del en­torno, la pues­ta en es­ce­na tien­de a mi­ni­ma­lis­ta, con una in­ti­mi­dad acen­tua­da por la au­sen­cia de ban­da so­no­ra y las con­ver­sa­cio­nes de ma­dru­ga­da. Así, la apa­ri­ción de los ani­ma­les no siem­pre (o no só­lo) es se­ñal de pe­li­gro, sino que re­mar­ca el es­ta­do aními­co de los pro­ta­go­nis­tas. Ocu­rre, por ejem­plo, con el be­bé ele­fan­te que cha­po­tea en el ba­rro y con el gue­par­do que se pa­sea por la tien­da de Ho­ney Bear (Gard­ner).

El cortejo de las fieras

Pe­ro el gran mé­ri­to de Mo­gam­bo re­si­de en la ex­ce­len­te com­po­si­ción de los per­so­na­jes. Pa­ra em­pe­zar, el guion re­ba­ja una y otra vez las ín­fu­las de Vic­tor Mars­well (Clark Ga­ble), cu­ya ima­gen de se­men­tal se res­que­bra­ja in­me­dia­ta­men­te des­pués de la lle­ga­da de Ho­ney Bear. Mars­well es ob­je­to de bur­las so­bre su as­pec­to fí­si­co —Ho­ney Bear se ríe de sus ro­di­llas de ex­plo­ra­dor o de sus ore­jas de ele­fan­te — , bro­mas que tie­nen la di­men­sión aña­di­da de que tam­bién po­drían re­fe­rir­se a un Clark Ga­ble ave­jen­ta­do: te­nía 21 años más que Gard­ner y 28 más que Kelly. Por otro la­do, en el plano psi­co­ló­gi­co, Mars­well que­da re­tra­ta­do co­mo un hom­bre in­ma­du­ro, ca­pri­cho­so y co­bar­de, que só­lo al fi­nal y de for­ma deses­pe­ra­da ha­lla la ma­ne­ra de re­di­mir­se.

El ca­so de Lin­da Nord­ley (Gra­ce Kelly) es aún más no­ta­ble por­que es el per­so­na­je que evo­lu­cio­na de for­ma más ra­di­cal a lo lar­go de la pe­lí­cu­la. Tras pre­sen­tar­se co­mo la apo­ca­da es­po­sa de un in­ge­nuo an­tro­pó­lo­go (Do­nald Sin­den), Lin­da se trans­for­ma en una au­tén­ti­ca fie­ra. Kelly rea­li­za una in­ter­pre­ta­ción lle­na de ma­ti­ces en las pa­la­bras y en los ges­tos, con una es­ce­na an­to­ló­gi­ca: la del pa­seo que fi­na­li­za en el por­che, ba­jo la llu­via, don­de Ford le de­di­ca un pri­mer plano que mues­tra có­mo el se­xo se le des­bor­da por los ojos y la bo­ca mien­tras Ga­ble le arran­ca el pa­ñue­lo de la ca­be­za y se lo anu­da en el cue­llo. La car­ga eró­ti­ca de la es­ce­na se com­ple­ta, ade­más, con el vou­ye­ris­mo de Ho­ney Bear, que mien­tras fu­ma un ci­ga­rri­llo de­du­ce que, en bre­ve, Lin­da pa­sa­rá a for­mar par­te de la co­lec­ción del ca­za­dor.

Ha­blan­do de se­xo, y más allá de lo ob­vio que re­sul­ta el ero­tis­mo de Gard­ner —la du­cha ini­cial de­ja cla­ra lo im­pu­do­ro­so del per­so­na­je — , la idea del mé­na­ge à trois pla­nea por to­do el me­tra­je y, de he­cho, es­tá a pun­to de ma­te­ria­li­zar­se. No ol­vi­de­mos la ad­mi­ra­ción ca­si en­fer­mi­za que el ma­ri­do de Lin­da de­mues­tra por Mars­well en pa­ra­le­lo a la re­la­ción ex­tra­con­yu­gal que ini­cia su es­po­sa, y de la que es to­tal­men­te cons­cien­te. Des­ta­que­mos tam­bién el ya re­se­ña­do in­te­rés de las dos mu­je­res por con­quis­tar a Mars­well, so­bre to­do pa­ra sa­tis­fa­cer sus ins­tin­tos pri­ma­rios, así co­mo los ma­la­ba­ris­mos del ca­za­dor por no per­der a nin­gu­na de las dos. To­do ello cris­ta­li­za en una es­ce­na fi­nal en la que Mars­well, bo­rra­cho per­di­do, in­vi­ta a Lin­da a acos­tar­se con él y con la no me­nos bo­rra­cha Ho­ney Bear. Es cier­to que lo ha­ce co­mo es­tra­te­gia pa­ra rom­per con Lin­da, pe­ro el me­ro he­cho de pro­po­ner un trío de for­ma tan des­ca­ra­da es una ver­ba­li­za­ción de la fan­ta­sía que sin du­da ha­bía es­ta­do aca­ri­cian­do.

Mo­gam­bo fun­cio­nó a la per­fec­ción en las ta­qui­llas de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, don­de co­se­chó más de dos mi­llo­nes de dó­la­res de be­ne­fi­cios. Pe­ro la pe­lí­cu­la tam­bién re­ci­bió al­gu­nas men­cio­nes de ho­nor que con­fir­man to­do lo bueno que he­mos apun­ta­do so­bre los per­so­na­jes y el re­par­to: no­mi­na­cio­nes al Os­car pa­ra Gard­ner (me­jor ac­triz) y Kelly (me­jor ac­triz de re­par­to), y Glo­bo de Oro a la me­jor ac­triz de re­par­to pa­ra Gra­ce Kelly. En cuan­to a John Ford, és­ta se­ría la úni­ca vez que tra­ba­ja­ría con el trío pro­ta­go­nis­ta. Aun­que la ex­pe­rien­cia hu­bie­ra si­do sa­tis­fac­to­ria, pron­to iba a re­gre­sar al gé­ne­ro bé­li­co y al wes­tern pa­ra se­guir en­gran­de­cien­do su fil­mo­gra­fía.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Mo­gam­bo (1953). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Clark Ga­ble, Ava Gard­ner, Gra­ce Kelly, Do­nald Sin­den, Phi­lip Stain­ton, Eric Pohl­mann, Lau­ren­ce Nais­mith, De­nis O’Dea. Du­ra­ción: 116 mi­nu­tos. Paí­ses: Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *