Mula’ (2018)

Mula (2018)

Floración tardía

Des­de el es­treno de Mu­la (2018), han pro­li­fe­ra­do las crí­ti­cas que vin­cu­lan la nue­va pe­lí­cu­la de Clint East­wood con Gran To­rino (2008). Es ló­gi­co, pues aque­lla fue la úl­ti­ma vez en la que East­wood se di­ri­gió a sí mis­mo. Ade­más, los per­so­na­jes que in­ter­pre­ta se pa­re­cen: tan­to Walt Ko­wals­ki co­mo Earl Sto­ne son vie­jos en un mun­do nue­vo, ve­te­ra­nos de gue­rra que se re­sis­ten a des­apa­re­cer, y pa­dres o abue­los que no han si­do ca­pa­ces de cons­truir una fa­mi­lia fuer­te, uni­da y leal. La di­fe­ren­cia es que en Gran To­rino ha­bía una tra­ma que per­mi­tía pur­gar las frus­tra­cio­nes de Ko­wals­ki; era un per­so­na­je que acep­ta­ba sus con­tra­dic­cio­nes y se sa­cri­fi­ca­ba por una cau­sa. East­wood ha que­ri­do re­pe­tir la fór­mu­la con Earl Sto­ne; pe­ro, co­mo la tra­ma no se in­te­gra en la evo­lu­ción psi­co­ló­gi­ca del pro­ta­go­nis­ta, son los de­más quie­nes cam­bian la per­cep­ción que tie­nen de él, y lo ha­cen de for­ma abrup­ta y ar­bi­tra­ria.

Más allá del re­cuer­do nos­tál­gi­co o de la pu­ra lás­ti­ma, no hay una so­la ra­zón por la que Earl Sto­ne me­rez­ca el per­dón de su hi­ja (que no por ca­sua­li­dad es Ali­son East­wood) o de su ex mu­jer (Dian­ne Wiest, que ha­ce lo que pue­de con un per­so­na­je ho­rri­ble); me­nos aún cuan­do, tras años de ex­cu­sas flo­ri­cul­to­ras o de au­sen­cias que sal­pi­can even­tos tan im­por­tan­tes co­mo la bo­da de la hi­ja, apa­re­ce a re­ga­ña­dien­tes en el mo­men­to cum­bre de la pe­lí­cu­la. Ser un hom­bre «de flo­ra­ción tar­día» [sic] pa­re­ce ser una ex­pli­ca­ción lo bas­tan­te con­vin­cen­te co­mo pa­ra que Sto­ne vuel­va a ga­nar­se el ca­ri­ño de los su­yos, in­clui­do el de una nie­ta (Tais­sa Far­mi­ga) que siem­pre ha te­ni­do una fe in­com­pren­si­ble en él.

Res­pec­to a la tra­ma cri­mi­nal, es ob­vio que East­wood la abor­da des­de la li­ge­re­za, con to­ques de co­me­dia y chan­zas mar­ca de la ca­sa. Aquí es don­de me­jor fun­cio­na la pe­lí­cu­la: el ve­jes­to­rio de­mues­tra que tie­ne aga­llas y re­cur­sos pa­ra so­bre­vi­vir en el mun­do ac­tual sin smartp­ho­ne ni Goo­gle Maps. Su edad le da una ven­ta­ja res­pec­to a los de­más, y es que ya no tie­ne fil­tros («Nun­ca los he te­ni­do», acla­ra, con sor­na). Aún así, la de­ja­dez con la que es­tá es­cri­ta la in­tri­ga po­li­cial, con unos per­di­dí­si­mos Brad­ley CooperMi­chael Pe­ña, más el tri­lla­do per­so­na­je de Lau­ren­ce Fish­bur­ne, ha­cen que la fi­na iro­nía de­ven­ga ri­dí­cu­la o que en los mo­men­tos teó­ri­ca­men­te ten­sos (co­mo la ame­na­za en el bos­que, el fi­nal de la aven­tu­ra o el epí­lo­go del jui­cio) se vean más agu­je­ros que cos­tu­ras.

Ocu­rre otro tan­to con los pa­rén­te­sis en los que East­wood in­tro­du­ce la crí­ti­ca so­cial. En Gran To­rino, los pre­jui­cios con­tra ne­gros, la­ti­nos y asiá­ti­cos eran par­te de la tra­ma; mol­dea­ban la opi­nión del pro­ta­go­nis­ta, pues Ko­wals­ki com­pren­día que la jus­ti­cia es­ta­ba por en­ci­ma de cual­quier con­si­de­ra­ción ra­cis­ta. Sin em­bar­go, en Mu­la son epi­so­dios ais­la­dos, di­ver­ti­dos en sí mis­mos (la fa­mi­lia ne­gra ti­ra­da en el ar­cén, la de­ten­ción del es­ta­dou­ni­den­se de ras­gos me­xi­ca­nos, las mo­te­ras bo­lle­ras), pe­ro irre­le­van­tes pa­ra la na­rra­ción. Qui­zá East­wood ha­ya que­ri­do to­car de­ma­sia­dos pa­los en es­te nue­vo adiós que ape­nas se sos­tie­ne por la en­tra­ña­ble me­lan­co­lía de un per­so­na­je que só­lo pue­de ex­pre­sar afec­to a tra­vés del di­ne­ro.

FLOJA | ⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Mu­le (2018). Di­rec­ción: Clint East­wood. Re­par­to: Clint East­wood, Brad­ley Cooper, Tais­sa Far­mi­ga, Dian­ne Wiest, Lau­ren­ce Fish­bur­ne, Mi­chael Pe­ña, Andy Gar­cia, Ig­na­cio Se­rri­chio. Du­ra­ción: 116 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *