No eran imprescindibles’ (1945)

No eran imprescindibles (1945)

Peones en la guerra

El ata­que ja­po­nés a la ba­se na­val de Pearl Har­bor, ocu­rri­do el 7 de di­ciem­bre de 1941, con­fir­mó la en­tra­da de Es­ta­dos Uni­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. John Ford lle­va­ba tiem­po pre­pa­rán­do­se pa­ra el con­flic­to y es­ta­ba dis­pues­to a ayu­dar a su país de la ma­ne­ra que me­jor sa­bía: ro­dan­do pe­lí­cu­las. En los cua­tro años si­guien­tes apar­có to­dos los pro­yec­tos de fic­ción que te­nía so­bre la me­sa, se alis­tó co­mo ofi­cial de los ser­vi­cios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de la Ar­ma­da y di­ri­gió do­cu­men­ta­les co­mo La ba­ta­lla de Mid­way (1942), don­de fue he­ri­do en com­ba­te, y De­cem­ber 7th (1943), jun­to al di­rec­tor de fo­to­gra­fía Gregg To­land. Ford pen­sa­ba que to­do lo que le apar­ta­ra de la gue­rra se­ría una trai­ción a la pa­tria, y las con­de­co­ra­cio­nes mi­li­ta­res le enor­gu­lle­cían más que cual­quier Os­car que pu­die­ra otor­gar­le la Aca­de­mia de Holly­wood.

No eran im­pres­cin­di­bles (don­de Ford apa­re­ce co­mo «Ca­pi­tán de la Re­ser­va de Ma­ri­na de los Es­ta­dos Uni­dos») fue una ma­ne­ra de ce­rrar esa eta­pa bé­li­ca. El ro­da­je tu­vo lu­gar en­tre fe­bre­ro y mar­zo de 1945, cuan­do los alia­dos ya vis­lum­bra­ban la vic­to­ria, y el es­treno se pos­ter­gó has­ta las na­vi­da­des de ese mis­mo año, a los cua­tro me­ses del lan­za­mien­to de las bom­bas ató­mi­cas so­bre Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki. Sin em­bar­go, la pe­lí­cu­la no tie­ne na­da de triun­fa­lis­ta, ya que re­tra­ta la an­gus­tia de un es­cua­drón de sol­da­dos que so­bre­vi­ven a du­ras pe­nas en Fi­li­pi­nas, ca­da vez más diez­ma­dos por los ja­po­ne­ses, en las se­ma­nas pos­te­rio­res al ata­que de Pearl Har­bor. La his­to­ria ofre­ce po­cas con­ce­sio­nes al op­ti­mis­mo y Ford re­ba­ja va­rios gra­dos las si­tua­cio­nes có­mi­cas en mi­tad de la zo­zo­bra co­mo las de Hom­bres in­tré­pi­dos (1940).

Los pro­ta­go­nis­tas de No eran im­pres­cin­di­bles son el te­nien­te Bric­kley (Ro­bert Mont­go­mery) y el te­nien­te Ryan (John Way­ne). Ford te­nía muy cla­ro quién era su fa­vo­ri­to: mien­tras que Mont­go­mery ha­bía com­ba­ti­do en la gue­rra e in­clu­so ha­bía al­can­za­do el gra­do de Ma­yor de la Ar­ma­da, Way­ne ni si­quie­ra se ha­bía alis­ta­do. En de­fen­sa de Way­ne hay que de­cir que el es­tu­dio pa­ra el que tra­ba­ja­ba, Re­pu­blic Pic­tu­res, se lo im­pi­dió en va­rias oca­sio­nes. Pe­ro pa­ra Ford no ha­bía ex­cu­sas cuan­do se tra­ta­ba de la de­fen­sa de la na­ción. Así, los pri­me­ros días de ro­da­je fue­ron un su­pli­cio pa­ra Way­ne, que aguan­tó es­toi­ca­men­te las pu­yas de su je­fe has­ta que Mont­go­mery in­ter­vino y con­ven­ció a Ford de que de­ja­ra de juz­gar­lo.

Por en­ci­ma de to­do, No eran im­pres­cin­di­bles es un ho­me­na­je a los hom­bres co­rrien­tes que po­si­bi­li­ta­ron la re­sis­ten­cia de los Es­ta­dos Uni­dos en uno de los peo­res mo­men­tos de su cor­ta his­to­ria. Ford ale­ja la cá­ma­ra de los ge­ne­ra­les y ca­pi­ta­nes al man­do pa­ra cen­trar­se en los te­nien­tes, ca­bos y sol­da­dos ra­sos que tan pron­to re­par­ten co­mi­da a sus com­pa­ñe­ros co­mo arre­glan el ti­món de un bar­co, y que son los sa­cri­fi­ca­dos peo­nes del ta­ble­ro de con­tien­da. Del mis­mo mo­do, la flo­ta que aca­pa­ra nues­tra aten­ción no es­tá com­pues­ta por los más mo­der­nos por­taa­vio­nes, sino por lan­chas mo­to­ras de cu­ya uti­li­dad y re­sis­ten­cia des­con­fían sus pro­pios res­pon­sa­bles. Es la va­len­tía de unos ti­pos dis­pues­tos a mo­rir por la pa­tria y que lle­gan a dis­cu­tir en­tre ellos por ir al fren­te de com­ba­te.

El enemigo invisible

El fil­me guar­da si­mi­li­tu­des con una obra an­te­rior de Ford, La pa­tru­lla per­di­da (1934), por dos mo­ti­vos. El pri­me­ro es la in­vi­si­bi­li­dad del enemi­go, ya que en nin­gún mo­men­to ve­mos el ros­tro de los ja­po­ne­ses que pi­lo­tan los ca­zas ni los de que arra­san los des­ta­ca­men­tos alia­dos; es­ta de­ci­sión, ba­sa­da pro­ba­ble­men­te en al­go tan prác­ti­co co­mo el aho­rro de pre­su­pues­to, con­vier­te a los bom­bar­de­ros ni­po­nes en una ame­na­za so­bre­na­tu­ral, al es­ti­lo de la que plan­teó Chris­top­her No­lan en Dun­ker­que (2017) con los Stu­kas ale­ma­nes. El se­gun­do es el he­cho de que los sol­da­dos va­yan ca­yen­do uno a uno sin re­me­dio, de­bi­li­tan­do al es­cua­drón y sien­do arrin­co­na­dos en una tie­rra in­hós­pi­ta y pe­li­gro­sa.

Otro pun­to a des­ta­car es el epi­so­dio ro­mán­ti­co que pro­ta­go­ni­za el te­nien­te Ryan con la en­fer­me­ra Sandy Davyss (Don­na Reed). Pue­de que és­te fue­ra una im­po­si­ción de la Me­tro-Goldwyn-Ma­yer, pe­ro si Ford se li­mi­tó a des­pa­char el en­car­go lo hi­zo con una ha­bi­li­dad ex­tra­or­di­na­ria. Sin mos­trar un so­lo be­so ni re­car­gar un so­lo diá­lo­go, el di­rec­tor con­si­gue que Ryan y Davyss vi­van una her­mo­sa his­to­ria ba­jo las bom­bas, con mo­men­tos de gran in­ti­mi­dad co­mo la es­ce­na noc­tur­na del por­che. Pe­ro la ge­nia­li­dad es que el ro­man­ce ter­mi­na de for­ma abrup­ta y nun­ca se re­to­ma, pro­vo­can­do la frus­tra­ción del per­so­na­je de Way­ne: ¿de ver­dad lle­gó a enamo­rar­se de él la se­ño­ri­ta Davyss o úni­ca­men­te le de­di­có la mis­ma aten­ción que al res­to de he­ri­dos, co­mo le in­si­núa un ex com­pa­ñe­ro de hos­pi­tal en los úl­ti­mos com­pa­ses de la pe­lí­cu­la?

Por lo tan­to, No eran im­pres­cin­di­bles reúne los su­fi­cien­tes mé­ri­tos co­mo pa­ra dis­fru­tar de ella pa­san­do por al­to que es un ar­te­fac­to pa­trió­ti­co (por­que lo es). A to­do lo di­cho ha­bría que su­mar las fan­tás­ti­cas es­ce­nas de ac­ción ro­da­das en Ca­yo Viz­caíno y la fo­to­gra­fía de Jo­seph H. Au­gust, que ha­bía es­ta­do jun­to a Ford en la ba­ta­lla de Mid­way; me­re­ce la pe­na fi­jar­se, por ejem­plo, en la com­po­si­ción ecle­sial de la que do­ta al hos­pi­tal de la en­fer­me­ra Davyss, con­ver­ti­do así en un pur­ga­to­rio. La­men­ta­ble­men­te, aun­que las crí­ti­cas fue­ron po­si­ti­vas, la res­pues­ta en ta­qui­lla fue bas­tan­te ti­bia. Se­gún John Way­ne, el mo­ti­vo fue que «la gen­te ya ha­bía vis­to ocho mi­llo­nes de his­to­rias so­bre la gue­rra cuan­do se es­tre­nó la pe­lí­cu­la y es­ta­ban can­sa­dos de ellas». En ese sen­ti­do, es po­si­ble que No eran im­pres­cin­di­bles lle­ga­ra con un dos o tres años de re­tra­so.

NOTABLE⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: They we­re ex­pen­da­ble (1945). Di­rec­ción: John Ford y Ro­bert Mont­go­mery. Re­par­to: Ro­bert Mont­go­mery, John Way­ne, Do­na Reed, Ward Bond, Jack Holt, Mars­hall Thom­pson, Paul Lang­ton, Leon Ames. Du­ra­ción: 129 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *