Pasaporte a la fama’ (1935)

Pasaporte a la fama (1935)

Su cara me suena

A fi­na­les de 1934, John Ford hi­zo el úni­co acer­ca­mien­to a la screw­ball co­medy de su ca­rre­ra con el ro­da­je de Pa­sa­por­te a la fa­ma, pro­du­ci­da por Co­lum­bia Pic­tu­res. Se­gún cuen­ta Scott Ey­man en su li­bro Print the le­gend, pa­ra Ford fue un tra­ba­jo ru­ti­na­rio en el que no tu­vo más in­te­rés que co­brar el che­que co­rres­pon­dien­te; ni si­quie­ra se preo­cu­pó por me­jo­rar la his­to­ria que le pre­sen­ta­ron o por in­ter­ve­nir con de­ci­sio­nes es­ce­no­grá­fi­cas. Es muy po­si­ble que Ford se die­ra cuen­ta tar­de de que di­ri­gir una screw­ball re­que­ría más de­di­ca­ción de la pre­vis­ta, de que no le val­dría con las ta­blas ad­qui­ri­das en otros gé­ne­ros, y se li­mi­ta­se a fi­na­li­zar el pro­yec­to lo an­tes po­si­ble. Sea co­mo fue­re, la pe­lí­cu­la ca­re­ce de la agi­li­dad y la pi­ca­res­ca que se le su­po­ne a una co­me­dia de es­te ti­po. Aun­que no to­do es cul­pa de Ford, por su­pues­to.

Pa­sa­por­te a la fa­ma se ba­sa en una his­to­ria ori­gi­nal de W. R. Bur­nett que fue adap­ta­da al ci­ne por Jo Swer­ling y Ro­bert Ris­kin, lo que ha­ce aun más inex­pli­ca­ble la fal­ta de rit­mo y anar­quía que ne­ce­si­ta to­da pe­lí­cu­la de en­re­dos. Swer­ling ha­bía tra­ba­ja­do en el vo­de­vil con los her­ma­nos Marx, mien­tras que Ris­kin ve­nía de ga­nar el Os­car al me­jor guion adap­ta­do por Su­ce­dió una no­che (Frank Ca­pra, 1934). El en­re­do vie­ne da­do por la pro­pia his­to­ria —un abu­rri­do con­ta­ble sal­ta a la fa­ma por su tre­men­do pa­re­ci­do con el gángs­ter más bus­ca­do de la ciu­dad — , pe­ro los guio­nis­tas no sa­can par­ti­do de los tí­pi­cos diá­lo­gos afi­la­dos ni de las do­bles lec­tu­ras (¿hi­zo es­tra­gos el có­di­go Hays?). Y tam­bién es tos­co el re­cur­so de in­ser­tar es­ce­nas bi­sa­gra de vein­te se­gun­dos pa­ra ade­lan­tar la tra­ma; al­gu­na de ellas, pa­ra más in­ri, a car­go de per­so­na­jes que ni pin­chan ni cor­tan.

Sin du­da, lo me­jor de Pa­sa­por­te a la fa­ma es su ac­tor pro­ta­go­nis­ta: Ed­ward G. Ro­bin­son, que tam­bién fue quien sa­có ma­yor par­ti­do de la ex­pe­rien­cia. Ro­bin­son ha­bía sal­ta­do a la fa­ma de la mano de Bur­nett con Ham­pa do­ra­da (Mervyn Le­Roy, 1931); só­lo ha­bían pa­sa­do tres años, pe­ro ya es­ta­ba har­to de que siem­pre le ad­ju­di­ca­ran pa­pe­les de ma­fio­so. Es­ta pe­lí­cu­la le dio la opor­tu­ni­dad de pro­bar con la co­me­dia, gé­ne­ro al que vol­ve­ría en los años su­ce­si­vos, y so­bre to­do le per­mi­tió sub­ver­tir el rol en el que le ha­bían en­ca­si­lla­do. En es­te sen­ti­do, uno de los po­cos mo­men­tos ins­pi­ra­dos de Pa­sa­por­te a la fa­ma tie­ne lu­gar cuan­do Ro­bin­son lee en el pe­rió­di­co una des­crip­ción po­co agra­cia­da de su ros­tro que tan­to po­dría re­fe­rir­se a su per­so­na­je co­mo a él mis­mo.

Lo más for­diano de la pe­lí­cu­la es el fi­nal, en el que el gángs­ter es acri­bi­lla­do por sus pro­pios hom­bres al con­fun­dir­lo con el con­ta­ble. Ese hu­mor de ca­li­bre grue­so es en el que Ford se se sen­tía más có­mo­do, pe­ro por otra par­te cho­ca fron­tal­men­te con el tono li­ge­ro del res­to del fil­me y de­ja al es­pec­ta­dor es­tu­pe­fac­to. Es una gran sor­pre­sa, no ca­be du­da, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea cohe­ren­te. Co­mo tam­po­co lo es que, des­pués de la fan­tás­ti­ca pre­sen­ta­ción de Jean Art­hur —con ese di­ver­ti­do in­te­rro­ga­to­rio en el cuar­tel de la po­li­cía— se nos pri­ve de su pre­sen­cia en el tra­mo de­ci­si­vo de la pe­lí­cu­la. El res­to de per­so­na­jes se­cun­da­rios es­tán me­jor tra­ta­dos que ella, em­pe­zan­do por el es­tric­to en­car­ga­do de la sa­la de con­ta­bi­li­dad (Etien­ne Gi­rar­dot) y aca­ban­do por el ti­po em­pe­ña­do en co­brar su re­com­pen­sa (Do­nald Meek).

Co­mo di­cen en al­gu­nas re­vis­tas de ci­ne, Pa­sa­por­te a la fa­ma «se de­ja ver». Por ejem­plo, uno pue­de ma­tar el tiem­po in­ten­tan­do des­cu­brir el tru­co en las es­ce­nas en las que coin­ci­den los dos per­so­na­jes de Ro­bin­son, que es­tán muy bien he­chas pa­ra la épo­ca, con una mí­ni­ma uti­li­za­ción de do­bles. Tam­bién son de aplau­dir la ver­sa­ti­li­dad de Ro­bin­son y al­gún que otro re­cur­so so­no­ro, co­mo el de la puer­te­ci­lla de la sa­la o el de las pi­sa­das del con­ta­ble ca­mino del des­pa­cho de su je­fe. Pe­ro Pa­sa­por­te a la fa­ma lle­va la fir­ma de John Ford co­mo po­dría lle­var la de cual­quier otro di­rec­tor no acos­tum­bra­do a la screw­ball. Un trá­mi­te a la es­pe­ra de pro­yec­tos más am­bi­cio­sos y acor­des a sus in­tere­ses, co­mo los que le es­ta­ban es­pe­ran­do a la vuel­ta de la es­qui­na.

FLOJA | ⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Who­le Town’s Tal­king. Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Ed­ward G. Ro­bin­son, Jean Art­hur, Art­hur Hohl, Ja­mes Don­lan, Art­hur By­ron, Wa­lla­ce Ford, Do­nald Meek, Etien­ne Gi­rar­dot, Ed­ward Brophy, Paul Har­vey. Du­ra­ción: 93 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *