Prisionero del odio’ (1936)

Prisionero del odio (1936)

El legado de Lincoln

Pri­sio­ne­ro del odio fue la pri­me­ra pe­lí­cu­la que John Ford di­ri­gió pa­ra Darryl F. Za­nuck en un es­tu­dio de ci­ne que aca­ba­ba de fun­dar­se ha­cía po­cos me­ses: 20th Cen­tury Fox, el re­sul­ta­do de la fu­sión en­tre Twen­tieth Cen­tury Pic­tu­res y Fox Film. En prin­ci­pio, la pe­lí­cu­la se ba­sa­ba en la bio­gra­fía del doc­tor Sa­muel Mudd es­cri­ta por su hi­ja Net­tie, aun­que en los cré­di­tos no apa­re­ce nin­gu­na re­fe­ren­cia que con­fir­me que Za­nuck ha­bía com­pra­do los de­re­chos. Otras fuen­tes ase­gu­ran que el pro­duc­tor se ins­pi­ró en un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Ti­me que ci­ta­ba la is­la Dry Tor­tu­gas, don­de el Dr. Mudd cum­plió par­te de la con­de­na por ha­ber ayu­da­do a John Wil­kes Booth a ase­si­nar al pre­si­den­te Lin­coln.

La pe­lí­cu­la se pre­sen­ta co­mo un in­ten­to de lim­piar la repu­tación del Dr. Mudd, ya que no es­tá cla­ro que ayu­da­ra a Booth, y li­mi­ta la re­la­ción en­tre ellos a un en­cuen­tro ca­sual en ca­sa del mé­di­co po­co des­pués del cri­men. Pa­re­ce que los he­chos fue­ron más am­bi­guos, y que aun­que el Dr. Mudd no su­pie­ra cuá­les eran exac­ta­men­te los pla­nes de Booth, sí ha­bía de­par­ti­do con él en al­gu­na oca­sión. En to­do ca­so, co­mo en las bue­nas pe­lí­cu­las de Ford, los he­chos son una ex­cu­sa pa­ra ha­blar de otro te­ma: el pe­li­gro que su­po­ne pa­ra la jus­ti­cia los ac­tos de ven­gan­za per­so­nal des­pués de un con­flic­to tan gra­ve co­mo la Gue­rra Ci­vil. Pa­ra la jus­ti­cia y pa­ra el pro­gre­so de la na­ción, ob­via­men­te.

Co­mo en El ca­ba­llo de hie­rro (1924) o El juez Priest (1934), Ford in­ci­de en que la vic­to­ria del ejér­ci­to de la Unión era ne­ce­sa­ria, pe­ro que los es­cla­vis­tas de los Es­ta­dos Con­fe­de­ra­dos no son unos ogros ni me­re­cen ser hu­mi­lla­dos. Así, en la pri­me­ra es­ce­na del fil­me, una tur­ba en­fer­vo­re­ci­da acu­de a la man­sión de Lin­coln pa­ra ce­le­brar el triun­fo, pe­ro el pre­si­den­te les pa­ra los pies or­de­nan­do a la or­ques­ta que in­ter­pre­te Di­xie, el himno su­dis­ta, con el ob­je­ti­vo de mos­trar res­pe­to a quie­nes, des­de ma­ña­na, se­rán sus com­pa­trio­tas. Eso in­clu­ye de­jar de se­ña­lar con el de­do a es­cla­vis­tas co­mo el Dr. Mudd y tra­ba­jar pa­ra que los ven­ci­dos tam­bién sien­tan la na­ción co­mo pro­pia. Es de­cir, cu­rar las he­ri­das y se­guir ca­mi­nan­do jun­tos.

El epi­so­dio más in­tere­san­te de Pri­sio­ne­ro del odio es el que trans­cu­rre en la pri­sión de Dry Tor­tu­gas, don­de Ford con­vier­te la pe­lí­cu­la en una aven­tu­ra ca­si tan agó­ni­ca co­mo el via­je ca­ri­be­ño del doc­tor Arrows­mith: án­gu­los pi­ca­dos, som­bras si­nies­tras y pri­me­rí­si­mos pla­nos acen­túan la ten­sión. Ade­más, Ford alar­ga in­ten­cio­na­da­men­te el plan de es­ca­pe del Dr. Mudd pa­ra dar­nos la es­pe­ran­za de que va a sa­lir­se con la su­ya, pro­vo­can­do un cho­que na­rra­ti­vo que cul­mi­na con el pro­ta­go­nis­ta en la maz­mo­rra. El es­ta­do de aba­ti­mien­to se re­cru­de­ce con la lle­ga­da de la fie­bre ama­ri­lla, enemi­go fren­te al que no que­da otra que arri­mar el hom­bro. El Dr. Mudd ex­pia­rá sus (pre­sun­tos) pe­ca­dos cu­ran­do a sus car­ce­le­ros y se ga­na­rá el de­re­cho a vol­ver a ca­sa: el es­pí­ri­tu del le­ga­do de Lin­coln.

Pri­sio­ne­ro del odio tie­ne el sa­bor de las me­jo­res pe­lí­cu­las de aven­tu­ras de la épo­ca gra­cias a un ex­ce­len­te di­se­ño de pro­duc­ción, a la piel de hé­roe que se gas­ta­ba War­ner Bax­ter y a la par­ti­ci­pa­ción de John Ca­rra­di­ne, ac­tor ca­da­vé­ri­co que a par­tir de en­ton­ces se iba a con­ver­tir en se­cun­da­rio de lu­jo en los re­par­tos de Ford. Pe­ro lo que real­men­te le da vue­lo es la lec­tu­ra in­te­gra­do­ra que sub­ya­ce ba­jo la ac­ción, so­bre to­do por lo bien que la mo­du­la el di­rec­tor, que hu­ye de la in­ge­nui­dad y ad­mi­te de las di­fi­cul­ta­des de acep­tar la de­rro­ta o de re­pri­mir el an­sia de ven­gan­za. Por ello, el epí­lo­go dis­ta de ser ale­gre: en el ros­tro can­sa­do y sú­bi­ta­men­te en­ve­je­ci­do del Dr. Mudd apre­cia­mos una tris­te­za de la que ya nun­ca más po­drá des­pren­der­se.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nalPri­so­ner of the Shark Is­land (1936). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: War­ner Bax­ter, Glo­ria Stuart, Clau­de Gi­lling­wa­ter, Art­hur By­ron, O.P. Heg­gie, Harry Ca­rey, Fran­cis Ford, John Mc­Gui­re, Fran­cis Mc­Do­nald. Du­ra­ción: 96 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *