¡Qué verde era mi valle!’ (1941)

¡Qué verde era mi valle! (1941)

En nombre del progreso

De­cía John Ford que la pe­lí­cu­la de la que se sen­tía más or­gu­llo­so era ¡Qué ver­de era mi va­lle! Fue su ter­cer Os­car co­mo di­rec­tor —aun­que a él los pre­mios le im­por­ta­ban un co­mino— y el ro­da­je, ade­más de bre­ve, fue una au­tén­ti­ca bal­sa de acei­te. Es pro­ba­ble que, en su ve­jez, re­me­mo­ran­do aque­llos dos me­ses de 1941, sus sen­sa­cio­nes fue­ran pa­re­ci­das a las del pe­que­ño Huw Mor­gan cuan­do nos ha­bla del pa­raí­so per­di­do.

Ford se hi­zo con la di­rec­ción re­le­van­do a Wi­lliam Wy­ler, que no ter­mi­na­ba de en­ca­jar en el pro­yec­to a ojos de Darryl F. Za­nuck. La his­to­ria se ba­sa­ba en una no­ve­la de Ri­chard Lle­wellyn de cu­ya adap­ta­ción se en­car­gó Phi­lip Dun­ne, y na­rra­ba las vi­ci­si­tu­des de una fa­mi­lia de mi­ne­ros ga­le­ses, los Mor­gan, que ven có­mo el va­lle idí­li­co en el que han cre­ci­do se mar­chi­ta po­co a po­co por cul­pa de la co­di­cia de los em­pre­sa­rios; pe­ro tam­bién por­que, a prin­ci­pios del si­glo XX, los cam­bios so­cia­les que se vi­vían en el Reino Uni­do im­pe­dían man­te­ner un es­ti­lo de vi­da tan ar­cai­co.

La maes­tría de Ford fue esen­cial pa­ra con­tar una his­to­ria cla­ra­men­te sen­si­ble­ra. Co­mo di­jo Or­son We­lles, Ford sa­bía do­tar de tex­tu­ra a las imá­ge­nes, y lo ha­cía con de­ta­lles a prio­ri in­sig­ni­fi­can­tes pe­ro que lo­gran un do­ble pro­pó­si­to: dar vue­lo a las es­ce­nas cos­tum­bris­tas y evi­tar que la pe­lí­cu­la se aho­gue en su pro­pia nos­tal­gia. Ejem­plos de ello son la ma­dre re­co­gien­do la pa­ga de sus hi­jos con el de­lan­tal, las ma­nos de las mu­je­res que to­can el ves­ti­do de la no­via mien­tras ca­mi­na ha­cia el al­tar, o los gol­pe­ci­tos de Huw cuan­do se que­da so­lo con su pa­dre en una me­sa que es­ta­ba re­ple­ta de gen­te. Pe­ro tam­bién con un ta­ber­na­rio sen­ti­do del hu­mor que ali­ge­ra los mo­men­tos dra­má­ti­cos y, sin em­bar­go, los ha­ce inol­vi­da­bles.

¡Qué ver­de era mi va­lle! es un pro­di­gio en cuan­to a ti­ros de cá­ma­ra, sien­do ca­paz de na­rrar con un plano ge­ne­ral o un cer­te­ro con­tra­pi­ca­do lo que otros no sa­brían ni con de­ce­nas de pá­gi­nas de guion: la año­ran­za, la so­le­dad, la im­po­ten­cia. Por otro la­do, me atre­ve­ría a de­cir que Art­hur C. Mi­ller hi­zo aquí su me­jor tra­ba­jo co­mo di­rec­tor de fo­to­gra­fía, ju­gan­do con la luz y las som­bras, y en­ne­gre­cien­do la at­mós­fe­ra a me­di­da que el va­lle va per­dien­do su con­di­ción de pa­raí­so. Mi­ller y Ford tu­vie­ron a su dis­po­si­ción un de­co­ra­do mag­ní­fi­co que re­creó el en­torno mi­ne­ro de Ga­les en ple­na Ca­li­for­nia. La ban­da so­no­ra de Al­fred New­man, com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por ar­pas y vio­li­nes, ter­mi­na de en­vol­ver la his­to­ria en una agri­dul­ce nos­tal­gia.

Un mundo nuevo

Los per­so­na­jes, sen­ci­llos en apa­rien­cia, es­con­den una com­ple­ji­dad tre­men­da. No exa­ge­ro al afir­mar que el ca­be­za de la fa­mi­lia Mor­gan (Do­nald Crisp) po­dría ri­va­li­zar en es­te as­pec­to con el Et­han Ed­wards de Cen­tau­ros del de­sier­to. Es un hom­bre cha­pa­do a la an­ti­gua, re­li­gio­so y con­ser­va­dor, que sin em­bar­go sa­be que no pue­de opo­ner­se al pro­gre­so, a un mun­do que se le vie­ne en­ci­ma y con el que no com­par­te va­lo­res. Por eso le due­le tan­to el em­pe­ci­na­mien­to de su hi­jo Huw (Roddy Mc­Do­wall) por ser co­mo él; por­que, aun­que se sien­te or­gu­llo­so de su te­són, sa­be que su es­fuer­zo se­rá inú­til. A la re­don­dez del per­so­na­je hay que su­mar­le la so­ber­bia in­ter­pre­ta­ción de un Do­nald Crisp que se lle­vó el Os­car al me­jor ac­tor de re­par­to.

Tam­bién son dig­nas de des­ta­car las dos mu­je­res pro­ta­go­nis­tas: per­so­na­jes de ca­rác­ter fuer­te, que no se de­jan do­mi­nar en un con­tex­to tan pa­triar­cal. La ma­dre (Sa­ra All­good) es una ro­ca que no du­da en en­fren­tar­se a to­do el pue­blo cuan­do cri­ti­can a su ma­ri­do por opo­ner­se a la huel­ga, y que en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res ex­pre­sa ca­ri­ño sin per­der ese co­ra­je tan for­diano. La hi­ja, Ang­ha­rad (Mau­reen O’Hara), se re­ve­la con­tra un ma­tri­mo­nio im­pues­to y lu­cha por cam­biar la opi­nión del amor de su vi­da: el pas­tor Gruffydd (Wal­ter Pid­geon), que qui­zá sea el úni­co ac­tor que pe­ca de re­la­mi­do, pro­ba­ble­men­te por­que se sa­bía la es­tre­lla de la pe­lí­cu­la an­tes de ro­dar­la.

Sí, ¡Qué ver­de era mi va­lle! ape­la al co­ra­zón, al men­ti­ro­so cuen­to de que cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor; pe­ro lo ha­ce con cer­ca­nía, crí­ti­ca so­cial e imá­ge­nes po­de­ro­sas: des­de el ve­lo nup­cial que re­vo­lo­tea por en­ci­ma de la no­via, has­ta ese bu­có­li­co cam­po de nar­ci­sos en el que Huw apren­de, de nue­vo, a ca­mi­nar. De­ja la pa­la­bre­ría a un la­do, y eso mar­ca la di­fe­ren­cia: no ha­bla de sí mis­ma di­rec­ta­men­te, sino a tra­vés de una fa­mi­lia. Por eso em­pa­ti­za­mos con ella, y por eso con­vie­ne co­ger un pa­ñue­lo an­tes de ver­la: uno nun­ca sa­be cuán­to le pue­de emo­cio­nar un co­ro de mi­ne­ros ga­le­ses has­ta que se lo en­cuen­tra.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: How Green Was My Va­lley (1941). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Wal­ter Pid­geon, Mau­reen O’Ha­ra, Do­nald Crisp, An­na Lee, Roddy Mc­Do­wall, John Lo­der, Sa­ra All­good, Barry Fitz­ge­rald, Pa­tric Know­les. Du­ra­ción: 118 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *