Río salvaje’ (1960)

'Río salvaje' (1960)

Dignidad ante una batalla perdida

El gran Elia Ka­zan di­ri­ge es­te me­lo­dra­ma so­cial ti­tu­la­do Río sal­va­je (1960) en el que un jo­ven fun­cio­na­rio de la Ten­nes­see Va­lley Aut­ho­rity lla­ma­do Chuck Glo­ver (Mont­go­mery Clift) acu­de a una di­mi­nu­ta is­la de di­cho río pa­ra echar de sus tie­rras a la an­cia­na Ella Garth (Jo Van Fleet) an­tes de que la cons­truc­ción de una pre­sa anegue la re­gión. Glo­ver re­pre­sen­ta la lle­ga­da del pro­gre­so a uno de los es­ta­dos más con­ser­va­do­res de Amé­ri­ca en ple­na Gran De­pre­sión, y no só­lo ten­drá que en­fren­tar­se a la vie­ja Garth, sino tam­bién a una co­mu­ni­dad lle­na de pre­jui­cios don­de la es­cla­vi­tud si­gue prac­ti­cán­do­se de for­ma im­plí­ci­ta se­sen­ta y ocho años des­pués de su abo­li­ción.

La pues­ta en es­ce­na de Ka­zan es lo más des­ta­ca­do de la cin­ta. El di­rec­tor se sir­ve del cli­ma ex­tre­mo de Ten­nes­see, tan pron­to ári­do co­mo to­rren­cial, pa­ra cons­truir unas imá­ge­nes po­de­ro­sas y mi­li­mé­tri­ca­men­te pla­ni­fi­ca­das. Apro­ve­chan­do al má­xi­mo el cam­po de vi­sión del Ci­ne­mas­co­pe, Ka­zan di­bu­ja to­mas que pa­re­cen cua­dros: los per­so­na­jes, en oca­sio­nes, ni si­quie­ra se mue­ven. Más allá de una ob­via vo­lun­tad es­té­ti­ca, Ka­zan uti­li­za ese re­cur­so pa­ra des­ta­car la inac­ción y el pa­te­tis­mo de los lu­ga­re­ños, que se cie­rran en ban­da an­te las pro­pues­tas del fo­ras­te­ro es­cu­dán­do­se en la tra­di­ción o en el mie­do, y re­cu­rrien­do al si­len­cio o a la fuer­za bru­ta cuan­do se que­dan sin ar­gu­men­tos.

Tras una pri­me­ra mi­tad muy sol­ven­te, Río sal­va­je se di­lu­ye en un se­gun­do ac­to un po­co di­fu­so, al aden­trar­se de­ma­sia­do (o de­ma­sia­do po­co, se­gún se mi­re) en dos sub­tra­mas que le qui­tan pro­ta­go­nis­mo a la prin­ci­pal: la lu­cha de Glo­ver por equi­pa­rar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los ne­gros con las de los blan­cos y su his­to­ria de amor con la nie­ta de Garth (Lee Re­mick), que es un po­qui­to for­za­da y har­to pre­vi­si­ble. Re­mick tam­po­co es­tá muy allá en su in­ter­pre­ta­ción, y le per­ju­di­ca que su per­so­na­je sea las­ti­me­ro. La voz de «po­bre ni­ña ri­ca» no pa­re­ce la más in­di­ca­da pa­ra un per­so­na­je que a los 19 años se ha­bía que­da­do viu­da y con dos hi­jos en un en­torno hos­til.

Espléndida Van Fleet

Ka­zan te­nía mie­do de que Jo Van Fleet se co­mie­ra a Mont­go­mery Clift en las es­ce­nas en que coin­ci­dían, y eso es exac­ta­men­te lo que ocu­rre. Van Fleet, tan es­plén­di­da co­mo en Al es­te del Edén (1955), en­car­na a la vie­ja Garth con la ru­de­za que se es­pe­ra de una mu­jer acos­tum­bra­da a lu­char con­tra los ele­men­tos, adop­tan­do la ca­rac­te­rís­ti­ca voz gan­go­sa del sur pa­ra com­pen­sar la de­bi­li­dad fí­si­ca. Ella sa­be que tie­ne la ba­ta­lla per­di­da de an­te­mano, pe­ro eso no quie­re de­cir que va­ya a ren­dir­se ni que va­ya a acep­tar la de­rro­ta. De he­cho, no lo ha­ce; lo cual es un acier­to por­que, de es­ta ma­ne­ra, la nos­tal­gia ema­na de su ac­ti­tud an­te el fi­nal y no de los re­la­mi­dos re­cuer­dos con los que a ve­ces nos abu­rren los abue­los plas­tas del ci­ne (y de la vi­da real).

Pe­ro Mont­go­mery Clift es­tá más en­va­ra­do de lo que exi­ge su per­so­na­je. Una lás­ti­ma, ya que po­dría ha­ber si­do un pre­cur­sor del Gre­gory Peck de Ma­tar a un rui­se­ñor (1962), pe­ro el guion se con­for­ma con que sean los he­chos, y no él, quie­nes ha­gan avan­zar la ac­ción. En cuan­to a Clift, es pro­ba­ble que el ac­ci­den­te que le ha­bía des­fi­gu­ra­do el ros­tro cua­tro años an­tes y su adic­ción al al­cohol —con­tro­la­da a du­ras pe­nas du­ran­te el ro­da­je— con­tri­bu­ye­ran a la inex­pre­si­vi­dad de su in­ter­pre­ta­ción, que in­clu­ye al­gu­na reac­ción fue­ra de re­gis­tro. Es­tá me­jor en las es­ce­nas ín­ti­mas con Re­mick que en las teó­ri­ca­men­te im­por­tan­tes, o sea, las que tie­nen que ver con el desahu­cio de la an­cia­na.

Río sal­va­je dis­ta de ser per­fec­ta, pe­ro Ka­zan lo­gra ino­cu­lar los men­sa­jes de que ni cual­quier tiem­po pa­sa­do fue me­jor, ni se pue­de ob­viar el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co de la hu­ma­ni­dad. Ade­más, el di­rec­tor dig­ni­fi­ca la tes­ta­ru­dez de la gen­te que se apea del mun­do cuan­do de­ja de com­pren­der­lo, y pa­ra ello no re­cu­rre a la pe­na ni a los sub­ra­ya­dos. Así, aun­que no la si­tue­mos en­tre las me­jo­res obras de su fil­mo­gra­fía, la ex­ce­len­te pues­ta en es­ce­na de Río sal­va­je bien va­le una re­co­men­da­ción.

BUENA | ⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Wild Ri­ver (1960). Di­rec­ción: Elia Ka­zan. Re­par­to: Jo Van Fleet, Lee Re­mick, Mont­go­mery Clift, Al­bert Sal­mi, Jay C. Flip­pen, Ja­mes Wes­ter­field, Bar­ba­ra Lo­den, Frank Over­ton, Mal­colm At­ter­bury. Du­ra­ción: 110 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *