RoboCop’ (1987)

RoboCop (1987)

Distopía o realidad

«Mi­tad hom­bre, mi­tad má­qui­na: un so­lo po­li­cía». De es­ta gui­sa se anun­cia­ba ha­ce trein­ta y dos años el es­treno de Ro­bo­Cop, la pri­me­ra pe­lí­cu­la di­ri­gi­da en Es­ta­dos Uni­dos por Paul Ver­hoe­ven. No sé si es un tí­tu­lo que ha­ya te­ni­do el re­co­no­ci­mien­to que me­re­ce; me da que gran par­te de sus mé­ri­tos se di­lu­ye­ron en­tre se­cue­las, vi­deo­jue­gos, di­bu­jos ani­ma­dos y ar­tícu­los de mer­chan­di­sing. Su­pon­go que tam­bién ha­brá in­flui­do la ha­bi­tual que­ren­cia de Ver­hoe­ven por elu­dir la tras­cen­den­cia, por pa­ro­diar lo que él mis­mo pa­ro­dia; ya sa­béis, aque­llo de «sa­ber reír­se de uno mis­mo» y que a ve­ces des­pis­ta cuan­do in­ten­ta­mos cap­tar la ver­da­de­ra di­men­sión del re­la­to.

Yo lo veo cla­ro: Ro­bo­Cop es una co­me­dia ne­gra. Ne­grí­si­ma. Una dis­to­pía que da es­ca­lo­fríos de tan pró­xi­ma que es­tá a la reali­dad ac­tual. Un mun­do en el que la vio­len­cia es­tá tan pre­sen­te en nues­tras vi­das que la asu­mi­mos con in­di­fe­ren­cia; en el que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­ni­pu­lan sin ta­pu­jos; en el que las mu­je­res son vio­la­das y los ni­ños jue­gan a arra­sar otros paí­ses lan­zan­do bom­bas ató­mi­cas. Un mun­do en el que la sa­lud, la edu­ca­ción y la pro­tec­ción de los ciu­da­da­nos es­tá en ma­nos de gran­des cor­po­ra­cio­nes que, co­mo es nor­mal, no mi­ran por el «es­ta­do del bien­es­tar», sino por sus cuen­tas de be­ne­fi­cios. Un mun­do re­gi­do por el di­ne­ro, el se­xo, la san­gre y la co­caí­na. ¿A que ca­da vez pa­re­ce me­nos una dis­to­pía?

Evi­den­te­men­te, hay que en­trar en el jue­go. Ver­hoe­ven mar­ca su có­di­go des­de el ini­cio, con esa su­rrea­lis­ta reunión de eje­cu­ti­vos en la que un pro­to­ti­po ro­bó­ti­co ma­ta por ac­ci­den­te a uno de los em­plea­dos sin que na­die le dé mu­cha im­por­tan­cia. Ver­hoe­ven ex­po­ne sus re­glas, y a par­tir de ahí es el es­pec­ta­dor quien de­ci­de si las acep­ta. Pe­ro no se pue­de de­cir que el di­rec­tor no se to­me la pe­lí­cu­la en se­rio; su mé­ri­to es man­te­ner la pre­mi­sa sin per­der la dig­ni­dad, y pa­ra ello es­ta­ble­ce dos re­glas in­ne­go­cia­bles. La pri­me­ra: un uso ex­plí­ci­to de la vio­len­cia (¿a quién no se le con­ge­la la son­ri­sa en el cruel ase­si­na­to de Murphy?). Y la se­gun­da: es­tre­char los már­ge­nes de la sen­si­ble­ría has­ta lo mí­ni­mo im­pres­cin­di­ble pa­ra re­fle­jar la par­te hu­ma­na de Ro­bo­Cop.

Violencia bárbara

Es­ta­ble­ci­dos los már­ge­nes, Ver­hoe­ven des­car­ga su ci­nis­mo con una vio­len­cia bár­ba­ra, tan­to en el fon­do —esos te­ne­bro­sos diá­lo­gos en­tre eje­cu­ti­vos, ese dar­do di­rec­to al ca­pi­ta­lis­mo— co­mo en la for­ma. Pa­ra ello se sir­ve de una ab­yec­ta ban­da de de­lin­cuen­tes ca­pi­ta­nea­da por Cla­ren­ce J. Bod­dic­ker (Kurt­wood Smith), un sá­di­co que lle­va más de trein­ta po­li­cías muer­tos en el zu­rrón y que co­me­te sus crí­me­nes con una cruel­dad ex­tre­ma; un hi­jo de pu­ta tan ras­tre­ro que no du­da en ven­der­se al me­jor pos­tor con tal de man­te­ner su tin­gla­do o en ma­tar a uno de sus hom­bres lan­zán­do­lo co­mo un pro­yec­til. (Por cier­to: ¿soy el úni­co que ve en la ban­da de Bod­dic­ker una pa­ro­dia ma­ca­bra de El equi­po A, se­rie que ha­bía triun­fa­do po­co an­tes de Ro­bo­Cop y en la que nun­ca mo­ría na­die?).

Así, es nor­mal que su­fra­mos la hos­tia con el frá­gil ofi­cial Murphy (Pe­ter We­ller). Por­que Ver­hoe­ven, otro ca­brón, usa la cá­ma­ra sub­je­ti­va pa­ra trans­mi­tir la im­po­ten­cia de un tro­zo de car­ne des­cuar­ti­za­do en el qui­ró­fano al cual ni si­quie­ra le van a res­pe­tar las ex­tre­mi­da­des que le ha­bían sal­va­do los mé­di­cos. Lue­go, ya co­mo Ro­bo­Cop, a Ver­hoe­ven le bas­tan dos es­ce­nas pa­ra evo­car el tor­men­to de que no só­lo le ha­yan arre­ba­ta­do el cuer­po, sino tam­bién la vi­da (la fí­si­ca, por­que es­tá ofi­cial­men­te muer­to; y la per­so­nal, por­que su fa­mi­lia ya ha pa­sa­do pá­gi­na). La pri­me­ra de di­chas es­ce­nas es una bre­ve vuel­ta al ho­gar, don­de asu­me que ja­más re­cu­pe­ra­rá lo que Bod­dic­ker le ha qui­ta­do. Y la se­gun­da, cuan­do se qui­ta el cas­co de­lan­te de Le­wis (Nancy Allen): los tres se­gun­dos de re­co­gi­mien­to an­tes del cor­te al si­guien­te plano va­len un im­pe­rio.

Ro­bo­Cop se al­zó con el Os­car a la me­jor edi­ción de so­ni­do en los pre­mios de 1988, y ob­tu­vo no­mi­na­cio­nes en las ca­te­go­rías de so­ni­do y mon­ta­je. Sin du­da, son pun­tos fuer­tes de la pe­lí­cu­la. Pe­ro tam­bién ha­bría que des­ta­car el gran tra­ba­jo de fo­to­gra­fía de Jost Va­cano, que apor­ta una luz me­tá­li­ca y des­co­ra­zo­na­do­ra. O la po­ten­te ban­da so­no­ra de Ba­sil Po­le­dou­ris, que lle­ga a su pun­to ál­gi­do en la ba­ta­lla de la ace­re­ría. O el di­se­ño de de­co­ra­dos pa­ra re­crear ese vie­jo De­troit apo­ca­líp­ti­co. Ra­zo­nes hay de so­bra pa­ra ca­ta­lo­gar a Ro­bo­Cop co­mo una obra maes­tra de una con­tun­den­cia po­cas ve­ces vis­ta en el ci­ne de cien­cia fic­ción. Pe­ro lo prin­ci­pal es re­sal­tar la ins­pi­ra­ción de un Paul Ver­hoe­ven pro­fé­ti­co, mor­daz y bru­tal­men­te ho­nes­to con su pe­si­mis­ta vi­sión del mun­do.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Ro­bo­Cop (1987). Di­rec­ción: Paul Ver­hoe­ven. Re­par­to: Pe­ter We­ller, Nancy Allen, Dan O’Herlihy, Ronny Cox, Kurt­wood Smith, Mi­guel Fe­rrer, Ro­bert Do­Qui, Ray Wi­se, Fel­ton Perry, Paul Mc­Cra­ne, Jes­se D. Goins, Del Za­mo­ra. Du­ra­ción: 102 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *