RoboCop 3’ (1993)

RoboCop 3 (1993)

Desastre controlado

Coin­ci­do con la opi­nión ge­ne­ral de que la ter­ce­ra en­tre­ga de la Sa­ga Ro­bo­Cop es tam­bién la más flo­ja. Pe­ro, en de­fen­sa de su di­rec­tor, Fred Dek­ker, hay que ci­tar dos con­di­cio­nan­tes que las­tra­ron la pe­lí­cu­la des­de el pri­mer día. El pri­me­ro es el ba­jón pre­su­pues­ta­rio, ya que Ro­bo­Cop 3 con­tó con 22 mi­llo­nes de dó­la­res cuan­do la se­gun­da en­tre­ga ha­bía dis­pues­to de 35 (bien es cier­to que la ori­gi­nal só­lo ha­bía ob­te­ni­do 13 mi­llo­nes, pe­ro tam­bién se ha­bía ro­da­do an­tes de la re­vo­lu­ción di­gi­tal pro­vo­ca­da por Ter­mi­na­tor 2Par­que Ju­rá­si­co). Y el se­gun­do con­di­cio­nan­te tie­ne que ver con el tra­ta­mien­to, ya que los pro­duc­to­res obli­ga­ron a re­ba­jar el ín­di­ce de vio­len­cia pa­ra que la pe­lí­cu­la abar­ca­ra a un pú­bli­co más am­plio y más jo­ven, apro­ve­chan­do el ti­rón de la se­rie de di­bu­jos ani­ma­dos y de los vi­deo­jue­gos.

De es­ta for­ma, en Ro­bo­Cop 3 no hay si­tio pa­ra chis­tes so­bre bom­bas ató­mi­cas o cre­mas so­la­res can­ce­rí­ge­nas, ni pa­ra la san­gre y las ampu­tacio­nes de los dos epi­so­dios an­te­rio­res. Es una ver­sión edul­co­ra­da y, lo que es peor, des­gas­ta­da res­pec­to a sus pre­de­ce­so­ras: lu­ga­res co­mu­nes co­mo la re­pa­ra­ción de Ro­bo­Cop fil­ma­da des­de la cá­ma­ra sub­je­ti­va o la vi­si­ta fi­nal a los des­pa­chos de la OCP sue­nan más a co­pia que a ho­me­na­je. Ade­más, la in­clu­sión de cí­borgs nin­jas co­mo enemi­gos del agen­te Murphy (Ro­bert John Bur­ke, en sus­ti­tu­ción de Pe­ter We­ller) es des­afor­tu­na­da e in­tras­cen­den­te; se que­dan a mi­tad de ca­mino en­tre el vi­llano in­des­truc­ti­ble es­ti­lo T‑1.000 y la ca­ri­ca­tu­ra de se­rie B.

Con to­do, Ro­bo­Cop 3 dis­ta mu­cho de ser un desas­tre. No só­lo tie­ne al­gu­nos mo­men­tos ins­pi­ra­dos, sino que su di­rec­tor de­mues­tra cier­to ta­len­to pa­ra una pues­ta en es­ce­na que lo acer­ca más a Paul Ver­hoe­ven que a Ir­vin Kersch­ner. Lle­ga­mos a in­vo­lu­crar­nos en el caos de Ca­di­llac Heights, el ba­rrio de De­troit que los in­ver­so­res ja­po­ne­ses, con la aquies­cen­cia de las au­to­ri­da­des lo­ca­les, quie­ren con­ver­tir en re­si­den­cia de lu­jo a ba­se desahu­cios ex­prés. Un con­tex­to que sir­ve pa­ra acen­tuar la par­te hu­ma­na de Ro­bo­Cop, más in­cli­na­do a de­fen­der a los inocen­tes que a res­pe­tar las di­rec­tri­ces pa­ra las que fue pro­gra­ma­do, es­pe­cial­men­te cuan­do la agen­te Le­wis (Nancy Allen) le pi­de ven­gan­za. Y tam­bién ofre­ce una opor­tu­ni­dad pa­ra de­ba­tir so­bre el pa­pel éti­co de la po­li­cía al otor­gar al sar­gen­to Wa­rren (Ro­bert Do­Qui) los cin­co mi­nu­tos de glo­ria que ve­nía me­re­cien­do des­de 1987.

Otras dos de­ci­sio­nes in­te­li­gen­tes de Fred Dek­ker fue­ron la con­tra­ta­ción de Gary B. Kib­be, co­la­bo­ra­dor de John Car­pen­ter, co­mo di­rec­tor de fo­to­gra­fía; y la re­cu­pe­ra­ción de la mú­si­ca de Ba­sil Po­le­dou­ris, que di­si­mu­la im­per­fec­cio­nes en las se­cuen­cias de ac­ción. Des­de lue­go, Ro­bo­Cop 3 no fue un des­pro­pó­si­to tan ma­yúscu­lo co­mo pa­ra que Dek­ker des­apa­re­cie­ra del ma­pa a raíz de su es­treno, ni si­quie­ra por el he­cho de que pu­die­ra con­tri­buir al hun­di­mien­to de Orion Pic­tu­res.

FLOJA | ⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Ro­bo­Cop 3 (1993). Di­rec­ción: Fred Dek­ker. Re­par­to: Ro­bert John Bur­ke, Remy Ryan, Rip Torn, Ma­ko, John Castle, CCH Poun­der, Step­hen Root, Da­niel von Bar­gen, Nancy Allen, Ro­bert Do­Qui, Brad­ley Whit­ford, Bru­ce Loc­ke, Jill Hen­nessy, An­gie Bo­lling. Du­ra­ción: 104 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *