Secuestro (1933)
CategoriasCríticas

Secuestro’ (1933)

Secuestro (1933)

La historia de Temple Drake

El 6 de ma­yo de 1933 lle­gó a las car­te­le­ras de los Es­ta­dos Uni­dos The Story of Tem­ple Dra­ke, tra­du­ci­da en Es­pa­ña con el sim­ple tí­tu­lo de Se­cues­tro, que ha pa­sa­do a la his­to­ria del ci­ne por ser una de las úl­ti­mas mues­tras de atre­vi­mien­to an­tes de la apli­ca­ción del Có­di­go Hays, que en­tró en vi­gor des­de el 1 de ju­lio de 1934. De he­cho, Se­cues­tro ya fue prohi­bi­da an­tes de es­tre­nar­se en los es­ta­dos de Ohio y Pen­sil­va­nia; una cen­su­ra que se ex­ten­de­ría al res­to de es­ta­dos a par­tir del año si­guien­te y has­ta me­dia­dos de los cin­cuen­ta. Pe­ro ha­bría que es­pe­rar a prin­ci­pios del si­glo XXI pa­ra com­ple­tar la re­den­ción de la pe­lí­cu­la, gra­cias a una res­tau­ra­ción lle­va­da a ca­bo por el Mo­MA de Nue­va York y pre­sen­ta­da en el TCM Fes­ti­val de 2011.

Los mo­ti­vos pa­ra im­pe­dir la pro­yec­ción de la pe­lí­cu­la pue­den ser in­com­pren­si­bles vis­tos a día de hoy, pe­ro sin du­da tan­to el ar­gu­men­to co­mo cier­tas es­ce­nas tras­gre­dían la rí­gi­da nor­ma­ti­va del Có­di­go. Ba­sa­da en la no­ve­la San­tua­rio, de Wi­lliam Faulk­ner, Se­cues­tro na­rra­ba el rap­to y la vio­la­ción de Tem­ple Dra­ke (Mi­riam Hop­kins), nie­ta de un im­por­tan­te juez de Mi­si­si­pi, que ade­más era obli­ga­da a pros­ti­tuir­se du­ran­te su cau­ti­ve­rio. Si a ello le su­ma­mos que la pe­lí­cu­la era tan ex­plí­ci­ta co­mo per­mi­tía la mo­ral de la épo­ca, pa­re­ce in­creí­ble que Wi­lliam H. Hays no mu­rie­ra de in­dig­na­ción la no­che mis­ma del es­treno. Así que es obli­ga­to­rio re­sal­tar la va­len­tía de Ben­ja­min Gla­zer co­mo pro­duc­tor de un film que lle­va­ría el se­llo de Pa­ra­mount Pictures.

Stephen Ro­berts, di­rec­tor de Se­cues­tro, te­nía en su ha­ber un cen­te­nar de cor­tos del pe­rio­do si­len­te y ha­bía em­pe­za­do con lar­go­me­tra­jes tras la lle­ga­da del ci­ne so­no­ro. No ten­dría una ca­rre­ra muy lar­ga ya que mo­ri­ría de un in­far­to en 1936, con 40 años. Una lás­ti­ma, por­que los re­cur­sos em­plea­dos en Se­cues­tro per­mi­ten en­tre­ver a un di­rec­tor ta­len­to­so, co­no­ce­dor del ofi­cio y de las téc­ni­cas na­rra­ti­vas, que po­dría ha­ber de­ja­do mu­chas más obras in­tere­san­tes. Pres­tad aten­ción al uso del plano pi­ca­do en la es­ce­na de la vio­la­ción, o a ese in­ten­so due­lo de pri­me­ros pla­nos en­tre Tem­ple Dra­ke y su se­cues­tra­dor. Se di­ría que has­ta el tem­blor de la cá­ma­ra jue­ga a fa­vor de una di­rec­ción inclemente.

La es­ce­na de la vio­la­ción, por cier­to, se cue­ce a fue­go len­to me­dian­te un epi­so­dio sór­di­do que tie­ne lu­gar en una ca­sa en rui­nas a las afue­ras de la ciu­dad. Co­mo en las pe­lí­cu­las de te­rror clá­si­cas, Dra­ke y uno de sus aman­tes tie­nen un ac­ci­den­te en me­dio del bos­que y no les que­da otro re­me­dio que acep­tar la si­nies­tra hos­pi­ta­li­dad de los ha­bi­tan­tes de la ca­sa, a ca­da cual más gro­tes­co. Em­pie­za a llo­ver de ma­ne­ra to­rren­cial, por lo que no hay po­si­bi­li­dad de es­ca­par. El que pa­re­ce ser el lí­der de la ca­sa, Trig­ger (Jack La Rue), va aco­rra­lan­do a Dra­ke con el ob­je­ti­vo de vio­lar­la; y, pa­ra cuan­do lo­gra su co­me­ti­do —a la ma­ña­na si­guien­te y pre­vio ase­si­na­to de un jo­ven con re­tra­so men­tal— el di­rec­tor ya nos ha me­ti­do en el cuer­po una de­sa­zón que la agre­sión se­xual fue­ra de plano se en­car­ga de remachar.

Mu­jer a contracorriente

Ha­brá quien di­ga que Se­cues­tro tie­ne su cuo­ta de mo­ra­li­na. Es cier­to: Tem­ple Dra­ke re­ci­be un cas­ti­go por ha­ber­se com­por­ta­do co­mo una mu­jer frí­vo­la en las pri­me­ras es­ce­nas, por ton­tear con más de un hom­bre y ser la co­mi­di­lla de la ciu­dad. Tam­bién al prin­ci­pio nos en­te­ra­mos de que ha re­cha­za­do la pro­pues­ta de ma­tri­mo­nio de su me­jor ami­go, Stephen Ben­bow (Wi­lliam Gar­gan), til­dán­do­lo de abu­rri­do. Más tar­de, Dra­ke ad­mi­te que su «na­tu­ra­le­za» le em­pu­ja a com­por­tar­se de esa ma­ne­ra, co­mo si tu­vie­ra que ex­cu­sar­se por su fi­lo­so­fía de vi­da. Y, al fi­nal, es ella quien de­be dar el pa­so de de­cla­rar­se cul­pa­ble, dan­do la ra­zón a quie­nes au­gu­ra­ban que aca­ba­ría mal. Por­que, aun­que ac­tua­ra en de­fen­sa pro­pia, si tu­vo que lle­gar a eso, por al­go se­ría. Que se hu­bie­ra por­ta­do co­mo Dios man­da y na­da le ha­bría sucedido.

Bien, es una for­ma de ver­lo. Re­cor­de­mos que, por muy pre-co­de que fue­ra la pe­lí­cu­la, to­da­vía es­tá­ba­mos en 1933 y las mu­je­res es­ta­dou­ni­den­ses te­nían de­re­cho a vo­to des­de ha­cía po­co más de una dé­ca­da. Pe­ro creo que hay una lec­tu­ra más in­tere­san­te acer­ca de Tem­ple Dra­ke, y es la for­ta­le­za psi­co­ló­gi­ca de una mu­jer que vi­ve co­mo quie­re, que se acues­ta con quien quie­re, que sal­va al pán­fi­lo de Ben­bow, que ma­ta a su vio­la­dor y que has­ta el pe­núl­ti­mo mi­nu­to lu­cha por man­te­ner in­tac­ta su repu­tación. Dra­ke es un per­so­na­je a con­tra­co­rrien­te de los es­te­reo­ti­pos fe­me­ni­nos de Holly­wood. Y aún bri­lla más en con­tras­te con su pre­ten­dien­te, que en­ci­ma de ser un abo­ga­do inú­til es un ver­da­de­ro hi­jo de pu­ta: por no de­la­tar a Dra­ke, ca­si man­da a la hor­ca a un ino­cen­te al que se su­po­ne de­bía defender.

Mi­riam Hop­kins rea­li­za una ex­ce­len­te in­ter­pre­ta­ción en un pa­pel que po­dría ha­ber arrui­na­do su ca­rre­ra por lo es­ca­bro­so que era. De he­cho, el que iba a ha­cer de su vio­la­dor, Geor­ge Raft, re­cha­zó la ofer­ta por­que te­mía que le ocu­rrie­ra eso. Su sus­ti­tu­to fue esa mez­cla de Humph­rey Bo­gart y Bo­ris Kar­loff que era Jack La Rue, el hom­bre na­ci­do con un ci­ga­rri­llo pe­ga­do al la­bio in­fe­rior. Sea­mos sin­ce­ros: La Rue da­ba mie­do. Su par­si­mo­nia al acer­car­se a cá­ma­ra, al es­cru­tar una es­ce­na con la mi­ra­da o al hu­mi­llar a Tem­ple Dra­ke po­ne los pe­los de pun­ta. Cier­to es que La Rue no ha­ce na­da más que eso, pe­ro lo ha­ce de for­ma aco­jo­nan­te. Nun­ca me­jor dicho.

Pa­ra ser re­don­da, a Se­cues­tro le fal­ta un guion sin agu­je­ros; por­que los tie­ne, y gra­ves. Da la sen­sa­ción de que se hu­bie­ra per­di­do me­tra­je, de que la co­pia que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días hu­bie­ra si­do mu­ti­la­da an­tes o des­pués de su cen­su­ra. Ello ex­pli­ca­ría los abrup­tos sal­tos tem­po­ra­les o la can­di­dez de al­gu­nos per­so­na­jes al lle­gar los mo­men­tos crí­ti­cos (can­di­dez que afec­ta al pro­pio Trig­ger en los se­gun­dos pre­vios a ser dis­pa­ra­do por Dra­ke). Ex­cep­tuan­do la bru­tal se­cuen­cia de la ca­sa, el res­to del guion exi­ge de­ma­sia­da com­pli­ci­dad, lo que re­per­cu­te en la ca­li­dad del con­jun­to. Pe­ro al fi­nal pe­san más las vir­tu­des que los de­fec­tos, y el he­cho de que fue­ra cen­su­ra­da por el se­ñor Hays nos ani­ma a se­guir reivindicándola.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: The Story of Tem­ple Dra­ke (1933). Di­rec­ción: Stephen Ro­berts. Re­par­to: Mi­riam Hop­kins, Wi­lliam Gar­gan, Jack La Rue, Flo­ren­ce El­drid­ge, Guy Stan­ding, Ir­ving Pi­chel, Joby­na How­land, Wi­lliam Co­llier Jr., Eli­za­beth Pat­ter­son. Du­ra­ción: 70 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Unidos.

Publicado por Víctor Guerrero

Periodista, cinéfilo e hincha del Athletic Club.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *