Senderos de gloria’ (1957)

'Senderos de gloria' (1957)

La idiotez del patriotismo

Cuen­ta la le­yen­da que Kirk Dou­glas le di­jo a Stan­ley Ku­brick que Sen­de­ros de glo­ria no iba a ga­nar ni un cen­ta­vo, pe­ro que es­ta­ba obli­ga­do a ro­dar­la igual­men­te por­que el ma­te­rial era de­ma­sia­do bueno co­mo pa­ra mal­gas­tar­lo. A de­cir ver­dad, la RKO y la Pa­ra­mount ya ha­bían mos­tra­do in­te­rés en adap­tar la no­ve­la de Humph­rey Cobb, pe­ro se ha­bían echa­do atrás por­que pen­sa­ban que el men­sa­je con­tra los idea­les pa­trió­ti­cos y la de­nun­cia de la fu­ti­li­dad de las gue­rras en­con­tra­ría po­cos apo­yos en­tre el pú­bli­co; no di­ga­mos ya en­tre los go­bier­nos. Así que la fi­nan­cia­ción de la pe­lí­cu­la se reali­zó a tra­vés de Bry­na Pro­duc­tions, la pro­duc­to­ra de Dou­glas, más las apor­ta­cio­nes de Ja­mes B. Ha­rris y Stan­ley Ku­brick.

Sue­na La Mar­se­lle­sa en los cré­di­tos ini­cia­les de Sen­de­ros de glo­ria, pe­ro la mar­cha triun­fal des­ca­rri­la en la úl­ti­ma no­ta co­mo an­te­sa­la de lo que nos es­pe­ra: una crí­ti­ca fe­roz al pa­trio­tis­mo, con­cep­to que el poe­ta Sa­muel John­son de­fi­nió co­mo «el úl­ti­mo re­fu­gio de los ca­na­llas». Las gue­rras son ta­ble­ros de aje­drez san­grien­tos, y si es ne­ce­sa­rio las pie­zas no­bles sa­cri­fi­ca­rán a los peo­nes no ya por con­se­guir la vic­to­ria, sino por «el su­yo be­ne­fi­cio po­lí­ti­co», que di­ría Ra­joy. Es in­tere­san­te có­mo el guion gi­ra en torno a la des­hu­ma­ni­za­ción de la per­so­na en pos de un ob­je­ti­vo tan in­tan­gi­ble co­mo la glo­ria, y có­mo la co­rrup­ción de los al­tos man­dos del ejér­ci­to des­en­ca­de­na la pues­ta en mar­cha de una mi­sión sui­ci­da du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Mu­chos di­rec­to­res ha­brían sa­bi­do trans­mi­tir es­te men­sa­je hu­ma­nis­ta de for­ma más o me­nos con­vin­cen­te; pe­ro muy po­cos, o nin­guno, lo ha­brían he­cho con una pues­ta en es­ce­na co­mo la de Ku­brick. Sen­de­ros de glo­ria es una mues­tra más de su pre­ci­sión mi­li­mé­tri­ca pa­ra los en­cua­dres, de su cui­da­do­so es­tu­dio de la si­me­tría, de su ob­se­sión por la exac­ti­tud es­té­ti­ca. Pe­ro Ku­brick no era ma­te­má­ti­co —que yo se­pa — , sino di­rec­tor de ci­ne. Y su mé­ri­to ra­di­ca en que es­ta enor­me preo­cu­pa­ción por la ma­ne­ra de ro­dar ca­da se­cuen­cia te­nía una in­ten­cio­na­li­dad. Que­ría trans­mi­tir con las imá­ge­nes.

De ca­da es­ce­na se po­dría ha­cer un aná­li­sis de va­rios pá­rra­fos. Hay que abrir bien los ojos des­de el pri­mer diá­lo­go en­tre los ge­ne­ra­les Brou­lard y Mi­reau (Adolp­he Men­jou Geor­ge Ma­cready), pues los mo­vi­mien­tos de cá­ma­ra, en apa­rien­cia sua­ves, sub­ra­yan la ten­sión rei­nan­te en­tre dos per­so­na­jes que se per­si­guen por la es­tan­cia mien­tras es­qui­van pu­ña­les in­vi­si­bles. Ku­brick re­pi­te es­ta téc­ni­ca mi­nu­tos des­pués, cuan­do el ge­ne­ral Mi­reau acu­de al pues­to del co­ro­nel Dax (Kirk Dou­glas) pa­ra con­ven­cer­lo de que en­víe a sus hom­bres a con­quis­tar El Hor­mi­gue­ro ale­mán. Ade­más, Ku­brick ti­ra aquí de pla­nos pi­ca­dos, trian­gu­la­res, con los que en­fa­ti­za la ten­sión y sim­bo­li­za la ri­gi­dez y la je­rar­quía del ejér­ci­to.

Los tres fusilados

Las es­ce­nas pro­ta­go­ni­za­das por los tres con­de­na­dos a muer­te (Ti­mothy Ca­rey, Ralph Mee­ker y Joe Tur­kel) asom­bran tam­bién por su per­fec­ción y sim­bo­lis­mo. La in­creí­ble geo­me­tría es­pa­cial del con­se­jo de gue­rra y la pos­te­rior eje­cu­ción trans­mi­ten la frial­dad de la in­jus­ti­cia que se cier­ne y an­te la que na­da po­drán ha­cer los reos, por mu­cho que rue­guen cle­men­cia, ni el co­ro­nel Dax con sus vehe­men­tes dis­cur­sos. El úni­co pa­rén­te­sis de es­pe­ran­za lle­ga cuan­do los con­de­na­dos aguar­dan la muer­te en las maz­mo­rras: una her­mo­sa com­po­si­ción en la que Ku­brick se sir­ve de su di­rec­tor de fo­to­gra­fía, Georg Krau­se, pa­ra in­ten­si­fi­car la luz que en­tra por la ven­ta­na y con­fe­rir una at­mós­fe­ra mís­ti­ca que des­po­ja a los per­so­na­jes de cual­quier atis­bo de cul­pa.

Aho­ra bien, la jo­ya in­dis­cu­ti­ble de Sen­de­ros de glo­ria es la es­ce­na del asal­to sui­ci­da al Hor­mi­gue­ro. Muy aten­tos a có­mo la cá­ma­ra in­ten­ta no per­der de vis­ta la fi­gu­ra del co­ro­nel Dax: so­mos un sol­da­do más, con­fia­mos en él pa­ra li­de­rar el asal­to, no nos fa­lla­rá. Así su­ce­de en la pro­pia trin­che­ra, con ese ma­jes­tuo­so tra­ve­lling fron­tal que le rin­de ho­nor y plei­te­sía, y así es du­ran­te el pe­no­so avan­ce por tie­rra de na­die, don­de el tra­ve­lling se tor­na la­te­ral y la cá­ma­ra lu­cha por afe­rrar­se al tra­je del co­ro­nel. El te­rror re­si­de en la in­vi­si­bi­li­dad del enemi­go y en la tex­tu­ra de la fo­to­gra­fía, que ad­quie­re un ca­riz do­cu­men­tal.

Quien quie­ra ha­llar en Sen­de­ros de glo­ria una pe­lí­cu­la de de­nun­cia y un pe­que­ño en­sa­yo so­bre el or­gu­llo, el de­ber y la trai­ción, dis­fru­ta­rá de ella; quien des­ta­que su men­sa­je hu­ma­nis­ta, re­cal­can­do ese agri­dul­ce fi­nal en la can­ti­na, tam­bién. Pe­ro re­du­cir­la a eso sin te­ner en cuen­ta su tre­men­do po­de­río vi­sual se­ría in­jus­to. Ku­brick ro­dó una obra de ar­te de otra di­men­sión, qui­zá la me­jor de su ca­rre­ra, con un Kirk Dou­glas en­tre­ga­do a la cau­sa co­mo de cos­tum­bre.

Y te­nía ra­zón Dou­glas: la pe­lí­cu­la no fue ren­ta­ble. Pe­ro al­guien te­nía que ro­dar­la pa­ra ha­cer­nos re­cor­dar de vez en cuan­do que los sen­de­ros de la glo­ria no con­du­cen sino a la tum­ba.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Paths of Glory (1957). Di­rec­ción: Stan­ley Ku­brick. Re­par­to: Kirk Dou­glas, Ralph Mee­ker, Adolp­he Men­jou, Geor­ge Ma­cready, Way­ne Mo­rris, Ri­chard An­der­son, Joe Tur­kel. Du­ra­ción: 88 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *