CategoriasCríticas

El precio de la gloria’ (1952)

El precio de la gloria (1952)

A voz en grito

La obra de tea­tro El pre­cio de la glo­ria, de Max­well An­der­sonLau­ren­ce Sta­llings, se es­tre­nó en el Ply­mouth Thea­tre de Broad­way el 3 de sep­tiem­bre de 1924 y fue adap­ta­da al ci­ne po­co des­pués, en 1926, ba­jo la di­rec­ción de Raoul Walsh y con el pro­ta­go­nis­mo de Ed­mund Lo­we, Vic­tor McLa­glen y Do­lo­res del Río. En aque­lla ver­sión, que fue pro­du­ci­da por la Fox y que con­tó con uno de los pri­me­ros sis­te­mas de so­ni­do, el Mo­vie­to­ne, John Ford ejer­ció de di­rec­tor de la se­gun­da uni­dad. Vein­ti­séis años des­pués, en 1952, Darryl F. Za­nuck de­ci­dió pro­du­cir un re­ma­ke y con­tra­tó a Ford co­mo di­rec­tor, otor­gan­do los pa­pe­les pro­ta­go­nis­tas a Ja­mes Cag­ney, Dan Dai­ley y Co­rin­ne Cal­vet. El re­sul­ta­do fue una de las pe­lí­cu­las más es­tra­fa­la­rias que se han ro­da­do nun­ca so­bre la Pri­me­ra Gue­rra Mundial.

La ac­ción trans­cu­rre en 1918 en un pue­ble­ci­to fran­cés adon­de lle­ga una com­pa­ñía de ma­ri­nes es­ta­dou­ni­den­ses en­ca­be­za­da por el ca­pi­tán Flagg (Ja­mes Cag­ney). Po­co des­pués apa­re­ce por allí el sar­gen­to Quirt (Dan Dai­ley), an­ti­guo ri­val en el ejér­ci­to que, pa­ra más in­ri, ten­drá la des­fa­cha­tez de dispu­tar­le los ca­ri­ños de la hi­ja del po­sa­de­ro, la be­lla Char­mai­ne (Co­rin­ne Cal­vet). Y to­do ello en un con­tex­to bé­li­co en el que jó­ve­nes im­ber­bes e in­ex­per­tos —co­mo los de La le­gión in­ven­ci­ble (1949)— son en­via­dos al fren­te a lu­char con­tra los ale­ma­nes. En de­fi­ni­ti­va, una co­me­dia ro­mán­ti­ca y ca­ri­ca­tu­res­ca sal­pi­ca­da de epi­so­dios trá­gi­cos; una mez­cla que, pe­se a no ser des­co­no­ci­da pa­ra Ford ni es­tar fue­ra de sus ca­pa­ci­da­des, re­sul­ta al­go brus­ca y descompensada.

Sin du­da, lo más di­ver­ti­do de la cin­ta es el due­lo fí­si­co-dia­léc­ti­co que man­tie­nen el ca­pi­tán Flagg y el sar­gen­to Quirt, quie­nes pa­ro­dian a voz en gri­to las ór­de­nes de los al­tos man­dos del ejér­ci­to y no de­jan de lan­zar­se pu­yas. Por ejem­plo, és­ta del ca­pi­tán Flagg: «Quirt ama la bo­te­lla, y cuan­do es­tá bo­rra­cho es el gol­fo más su­cio y re­pug­nan­te que ja­más ha­ya lle­va­do uni­for­me. Es in­clu­so peor que yo, y ya sa­ben que no le per­mi­to a na­die que sea tan ras­tre­ro co­mo yo». El sar­gen­to Quirt no se que­da atrás, aun­que él es más si­bi­lino y ata­ca a Flagg don­de le due­le: flir­tean­do con Char­mai­ne en cuan­to ve la opor­tu­ni­dad. Los dos ac­to­res en­car­nan sus pa­pe­les con la con­vic­ción re­que­ri­da, en es­pe­cial un Ja­mes Cag­ney tan des­ata­do co­mo de cos­tum­bre, im­pe­tuo­so, do­ta­do de esa mi­ra­da vio­len­ta que des­con­cer­ta­ba al más im­per­té­rri­to de los hombres.

Pe­ro to­da la di­ver­sión que nos pro­por­cio­nan Cag­ney y Dai­ley —sin des­me­re­cer a Co­rin­ne Cal­vet ni a los per­so­na­jes se­cun­da­rios— se cor­ta co­mo la ma­yo­ne­sa en cuan­to apa­re­cen en es­ce­na los tór­to­los de turno: el sol­da­di­to Le­wi­sohn (Ro­bert Wag­ner) y la fran­ce­si­ta Ni­co­le (Ma­ri­sa Pa­van). Más allá de la bo­chor­no­sa can­ción que can­tan a dúo y que ade­más go­za de tra­duc­ción si­mul­tá­nea fran­cés-in­glés, el pro­ble­ma lle­ga cuan­do la ac­ción se tras­la­da a las trin­che­ras y so­mos cons­cien­tes del fu­nes­to des­tino que le es­pe­ra al sol­da­di­to Le­wi­sohn. Ro­bert Wag­ner se es­fuer­za en pa­re­cer con­vin­cen­te, y lo es, pe­ro la cul­pa no es su­ya, sino de que su per­so­na­je so­bra en una pe­lí­cu­la que, pa­ra fun­cio­nar, ten­dría que ha­ber re­nun­cia­do al men­sa­je an­ti­bé­li­co. Pa­ra col­mo, a la po­bre Ni­co­le se la des­pa­cha rá­pi­da­men­te, co­mo si los guio­nis­tas no hu­bie­ran sa­bi­do qué ha­cer con ella más que des­cri­bir­la por­tan­do un va­so de le­che re­cién or­de­ña­da y una ba­guet­te ba­jo el brazo.

Con to­do, El pre­cio de la glo­ria re­mon­ta un po­co en su lar­ga es­ce­na fi­nal, aque­lla en la que el ca­pi­tán Flagg y el sar­gen­to Quirt se jue­gan el amor de Char­mai­ne en una par­ti­da de pó­ker. Pe­ro es un frag­men­to que tam­bién tie­ne una pues­ta en es­ce­na ex­tra­ña, ya que el hu­mor de di­cha par­ti­da con­tras­ta con una fo­to­gra­fía som­bría y con el ru­mor de la gue­rra que se cier­ne so­bre el pue­blo. No ocu­rre co­mo en otras pe­lí­cu­las de Ford en las que el hu­mor bro­ta na­tu­ral­men­te, pro­duc­to de la eu­fo­ria que pro­du­ce la épi­ca; aquí es un hu­mor a con­tra­pe­lo en el mal sen­ti­do del tér­mino, y las bra­vu­co­na­das de Flagg y Quirt ter­mi­nan sa­tu­ran­do un po­co. Si uno bus­ca­ba co­me­dia, se le ha­rá pe­sa­da y lar­ga; si uno bus­ca­ba dra­ma, echa­rá de me­nos cual­quier otra pe­lí­cu­la am­bien­ta­da en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Así que El pre­cio de la glo­ria só­lo es re­co­men­da­ble pa­ra los gran­des ad­mi­ra­do­res de John Ford, que se­gu­ro sa­brán apre­ciar cier­tos chis­pa­zos de su genio.

FLOJA | ⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nalWhat Pri­ce Glory (1952). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: Ja­mes Cag­ney, Co­rin­ne Cal­vet, Dan Dai­ley, Wi­lliam De­ma­rest, Craig Hill, Ro­bert Wag­ner, Ma­ri­sa Pa­van, Max Sho­wal­ter, Ja­mes Glea­son, Wally Ver­non, Hen­ri Le­ton­dal. Du­ra­ción: 111 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Unidos.

CategoriasCríticas

El hombre tranquilo’ (1952)

El hombre tranquilo (1952)

La vida, en verde esmeralda

Por fin, des­pués del buen re­sul­ta­do en ta­qui­lla de Río Gran­de (1950), John Ford pu­do abor­dar la adap­ta­ción de la his­to­rie­ta El hom­bre tran­qui­lo, de Mau­ri­ce Walsh, pro­yec­to que lle­va­ba aca­ri­cian­do más de una dé­ca­da. Aun­que Her­bert J. Ya­tes pu­so el gri­to en el cie­lo por el ro­da­je en Tech­ni­co­lor y por el tras­la­do de to­do el equi­po a la pe­que­ña lo­ca­li­dad ir­lan­de­sa de Cong, el pre­si­den­te de Re­pu­blic Pic­tu­res tu­vo que tran­si­gir por­que Ford ha­bía cum­pli­do su par­te del tra­to y por­que, en el fon­do, sa­bía que era una cues­tión de pres­ti­gio: su es­tu­dio era co­no­ci­do por ro­dar wes­terns de ba­ja ca­li­dad y otras pe­lí­cu­las de se­rie B, y és­ta era una mag­ní­fi­ca opor­tu­ni­dad de dis­po­ner de un tí­tu­lo que hi­cie­se de mas­ca­rón de proa.

El hom­bre tran­qui­lo te­nía un fuer­te víncu­lo sen­ti­men­tal con Ford de­bi­do a sus raí­ces ir­lan­de­sas. De al­gu­na ma­ne­ra, el per­so­na­je de Sean Thorn­ton (John Way­ne) re­pre­sen­ta­ba a su al­ter ego: un ti­po que ha na­ci­do en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se y que se ha la­bra­do allí una ca­rre­ra de éxi­to, pe­ro que siem­pre ha te­ni­do el anhe­lo de co­no­cer el pa­raí­so del que tan­to le ha­bla­ron sus pa­dres. Ford ya ha­bía ex­plo­ra­do esa bús­que­da en ¡Qué ver­de era mi va­lle! (1941), pe­ro lo ha­bía he­cho des­de un pun­to de vis­ta me­lan­có­li­co, ca­si des­de el la­men­to del tiem­po per­di­do en nom­bre del pro­gre­so. En cam­bio, en El hom­bre tran­qui­lo te­nía cla­ro que el pro­ta­go­nis­ta no só­lo de­bía de bus­car el pa­raí­so, sino encontrarlo.

Por es­te mo­ti­vo, la pe­lí­cu­la si­gue los có­di­gos de la co­me­dia ro­mán­ti­ca clá­si­ca, con una gue­rra de se­xos en­tre un hom­bre y una mu­jer de ar­mas to­mar: el men­cio­na­do Sean Thorn­ton y la pe­li­rro­ja Mary Ka­te Da­naher (Mau­reen O’Hara, que tam­bién sa­lía en ¡Qué ver­de era mi va­lle! y ha­bía na­ci­do a las afue­ras de Du­blín). Pe­se al re­vi­sio­nis­mo con­tem­po­rá­neo que til­da al fil­me de ma­chis­ta, el per­so­na­je de Mary Ka­te si­gue te­nien­do la fuer­za de un hu­ra­cán: es una mu­jer in­dó­mi­ta co­mo la cli­ma­to­lo­gía ir­lan­de­sa, que no ce­ja en su em­pe­ño de con­se­guir lo que le co­rres­pon­de aun­que su fla­man­te ma­ri­do in­sis­ta en que se con­for­me. Y en­tre los de­seos de Mary Ka­te fi­gu­ra amar a un hom­bre que la de­fien­da has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. Fí­si­ca­men­te, si es necesario.

El tur­bu­len­to ro­man­ce en­tre Sean y Mary Ka­te que­da re­fle­ja­do por Ford en es­ce­nas que ya han pa­sa­do a la his­to­ria del ci­ne, co­mo el be­so de la ca­ba­ña, en mi­tad de un ven­da­val, o co­mo el del ce­men­te­rio, ba­jo la tor­men­ta. Es una ma­ne­ra efec­ti­va de mos­trar la pa­sión de dos aman­tes que se de­sean has­ta las gó­na­das. Pe­ro es­tas es­ce­nas son aún más atrac­ti­vas por el con­tras­te ca­si vio­len­to que su­po­nen res­pec­to a las del cor­te­jo, que es­tán fo­to­gra­fia­das con un ha­lo oní­ri­co y una vi­sión de­ci­di­da­men­te có­mi­ca, co­mo en el cé­le­bre arras­tre de Mary Ka­te des­de la es­ta­ción de tren de Castle­town has­ta In­nis­free. De nue­vo el re­vi­sio­nis­mo con­tem­po­rá­neo se lle­va las ma­nos a la ca­be­za en di­cha es­ce­na, so­bre to­do cuan­do una ve­ci­na le pres­ta a Sean una va­ra con la que do­mi­nar a su mu­jer, ob­vian­do que Ford em­plea­ba un hu­mor brus­co y cí­ni­co pa­ra evi­tar que sus pe­lí­cu­las fue­ran en­gu­lli­das por la nostalgia.

En es­te sen­ti­do, es obli­ga­to­rio re­se­ñar la par­ti­ci­pa­ción de dos per­so­na­jes cla­ve. Por un la­do, Will Da­naher (Vic­tor McLa­glen), quien de­be au­to­ri­zar la bo­da de su her­ma­na con Sean Thorn­ton; aun­que le pi­lló al­go ma­yor, es uno de los me­jo­res pa­pe­les de la ca­rre­ra de McLa­glen, y tam­bién de los más di­ver­ti­dos. Por otro, el al­ma de El hom­bre tran­qui­lo es, sin du­da, Mi­cha­leen Oge Flynn (Barry Fitz­ge­rald), una mez­cla de ca­sa­men­te­ro, me­to­men­to­do y bo­rra­chín ilus­tra­do que se com­por­ta co­mo si es­tu­vie­ra po­seí­do por el es­pí­ri­tu de un le­pre­chaun. Fitz­ge­rald ro­ba va­rias es­ce­nas con sus apos­ti­llas o su for­ma de sa­car pro­ve­cho de de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes (véa­se el epi­so­dio de la ca­rre­ra de ca­ba­llos), y de­ja pa­ra la pos­te­ri­dad una ex­cla­ma­ción que pre­ci­sa­men­te por su ana­cro­nis­mo tie­ne un en­can­to irre­sis­ti­ble: «¡Ho­mé­ri­co!».

El éxi­to de El hom­bre tran­qui­lo con­ten­tó a to­dos los im­pli­ca­dos. A Re­pu­blic, por­que fue la de­ci­mo­se­gun­da pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra del año, con una re­cau­da­ción de 3,2 mi­llo­nes de dó­la­res que com­pen­só so­bra­da­men­te los 1,75 mi­llo­nes que ha­bía cos­ta­do. A Ford, por­que le re­por­tó el cuar­to Os­car de su ca­rre­ra tras los de El de­la­tor (1935), Las uvas de la ira (1940) y ¡Qué ver­de era mi va­lle! (1941). Y, al sép­ti­mo ar­te en ge­ne­ral, por brin­dar a los es­pec­ta­do­res un mun­do ale­gre y ro­mán­ti­co en el que ha­bi­tar du­ran­te dos ho­ras y nue­ve mi­nu­tos. Un mun­do don­de los erro­res del pa­sa­do no tie­nen ca­bi­da y en el que la vi­da re­ful­ge en ver­de esmeralda.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nalThe Quiet Man (1952). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: John Way­ne, Mau­reen O’Ha­ra, Barry Fitz­ge­rald, Ward Bond, Vic­tor McLa­glen, Mil­dred Nat­wick, Fran­cis Ford, Arthur Shields. Du­ra­ción: 129 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Unidos.