Tiempos modernos’ (1936)

Tiempos modernos (1936)

La condición humana

En mi­tad de la Gran De­pre­sión, con mi­llo­nes de per­so­nas pa­san­do ham­bre en Es­ta­dos Uni­dos y un al­tí­si­mo por­cen­ta­je de pa­ro, Char­les Cha­plin aco­me­tió el ro­da­je de su pri­me­ra pe­lí­cu­la so­no­ra. Por fin ad­mi­tía que el ci­ne mu­do era al­go del pa­sa­do; no que­ría que le su­ce­die­ra lo mis­mo que a Bus­ter Kea­tonHa­rold Lloyd, que se ha­bían que­da­do co­mo pe­ces fue­ra del agua. Sí, Cha­plin se ren­día a los avan­ces téc­ni­cos del ci­ne cin­co años des­pués de Lu­ces de ciu­dad (1931). Pe­ro es­ta se­ría la lec­tu­ra sim­plis­ta de su de­ci­sión. Por­que, pues­tos a aban­do­nar un ar­te tan pre­cia­do co­mo el si­len­te, Cha­plin qui­so eri­gir un mo­nu­men­to a la li­ber­tad crea­ti­va y una sá­ti­ra so­bre las pre­sun­tas bon­da­des del ca­pi­ta­lis­mo. Y tras un año de ar­duo ro­da­je, de­bió pen­sar: «Ahí que­da eso». Pa­ra to­da la eter­ni­dad.

Va­ya­mos en pri­mer lu­gar al fon­do de Tiem­pos mo­der­nos. Al te­ma. La alie­na­ción del hom­bre en el mun­do me­ca­ni­za­do de Henry Ford. Ca­de­nas de pro­duc­ción en las que los tra­ba­ja­do­res só­lo son pie­zas de un en­gra­na­je ma­yor; pie­zas que rea­li­zan mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos du­ran­te ocho, diez o ca­tor­ce ho­ras, que pue­den ser sus­ti­tui­das en cual­quier mo­men­to y que, pa­ra col­mo, es­tán en deu­da con la fá­bri­ca. Por­que si quie­ren te­ner una cha­bo­la ma­lo­lien­te don­de res­guar­dar­se del frío y un tro­zo de pan se­co al fi­nal de la jor­na­da, más les va­le te­ner con­ten­to al pa­trón que or­de­na y man­da. La huel­ga se cas­ti­ga y no to­dos se la pue­den per­mi­tir. No im­por­tan el can­san­cio ni el es­trés: el ren­di­mien­to del tra­ba­ja­dor se mi­de por el ba­lan­ce de cuen­tas. Y el pa­trón sa­be que siem­pre pue­de pi­sar un po­co más el ace­le­ra­dor.

¿Qué nos que­da?, se pre­gun­ta Cha­plin. ¿Qué mo­ti­va­ción pue­de ha­ber en es­te mun­do don­de el tra­ba­jo no es un me­dio, sino un fin? La res­pues­ta es tan vie­ja que ca­si da ver­güen­za de­cir­lo: la re­bel­día y el or­gu­llo. Pe­ro es que es así. Cha­plin da en el cla­vo a tra­vés de su clá­si­co per­so­na­je de va­ga­bun­do: Char­lot. El del bom­bín, el del bas­tón, el de los za­pa­to­nes. Char­lot hu­mi­lla­do por la ali­men­ta­do­ra au­to­má­ti­ca, por la má­qui­na de fi­char, por sus pro­pios idea­les ro­mán­ti­cos, que pa­re­cen tan des­fa­sa­dos co­mo el ci­ne mu­do. Char­lot re­bel­de des­de la inocen­cia, or­gu­llo­so en su lu­cha, con­ven­ci­do de que el bien aca­ba triun­fan­do. Y no­so­tros, co­mo pú­bli­co, ab­sor­bien­do su men­sa­je de ilu­sión y de es­pe­ran­za.

Voces mecanizadas

Ana­li­za­do el fon­do, va­ya­mos a la for­ma. Al có­mo. Fi­jaos en el uso que le da Cha­plin al so­ni­do en es­ta pe­lí­cu­la. Hay diá­lo­gos, cier­to es; o, más bien, lí­neas de diá­lo­go. Pe­ro se tra­ta de vo­ces que pro­vie­nen de má­qui­nas: un ví­deo trans­mi­sor, una ra­dio, un fo­nó­gra­fo. Las vo­ces hu­ma­nas nun­ca se oyen lim­pias; pa­ra en­ten­der lo que di­cen, Cha­plin si­gue re­cu­rrien­do a los in­ter­tí­tu­los. Cuan­do a Char­lot le da por can­tar, lo ha­ce en un idio­ma in­ven­ta­do, una mez­cla de in­glés, fran­cés e ita­liano. Cuan­do de­ci­de con­so­lar a la sin te­cho (una pre­cio­sa Pau­let­te God­dard, que in­ter­pre­ta­ba su pri­mer pa­pel re­le­van­te), lo ha­ce mo­vien­do los la­bios; pe­ro se le en­tien­de per­fec­ta­men­te. Es la ma­ne­ra que tu­vo Cha­plin de de­cir­le al ci­ne so­no­ro —o al ci­ne, a se­cas— que la tec­no­lo­gía, por ne­ce­sa­ria que sea, nun­ca pue­de des­cui­dar la con­di­ción hu­ma­na.

Hoy, las ca­de­nas de pro­duc­ción de las lla­ma­das «po­ten­cias oc­ci­den­ta­les» no son co­mo las de Tiem­pos mo­der­nos. Pe­ro la vi­da no ha cam­bia­do tan­to: se­gui­mos tra­ba­jan­do pa­ra otros, y és­tos a su vez pa­ra otros, en un mun­do que só­lo con­ci­be el pro­gre­so co­mo una grá­fi­ca de lí­neas as­cen­den­tes y nú­me­ros ca­da vez más lar­gos. Pe­ro, co­mo a Char­lot, to­da­vía nos que­da la re­bel­día. El or­gu­llo. La con­cien­cia que uno tie­ne y que com­par­te con sus se­res que­ri­dos. Co­mo Cha­plin y God­dard en el fi­nal de la pe­lí­cu­la, si nos aga­rra­mos fuer­te de la mano y an­da­mos con la ca­be­za al­ta, se­re­mos por siem­pre in­ven­ci­bles.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Mo­dern Ti­mes (1936). Di­rec­ción: Char­les Cha­plin. Re­par­to: Char­les Cha­plin, Pau­let­te God­dard, Henry Berg­man, Tiny Sand­ford, Ches­ter Con­klin, Hank Mann, Stan­ley Blys­to­ne, Al Er­nest Gar­cía, Ri­chard Ale­xan­der. Du­ra­ción: 87 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *