Tirad sobre el pianista’ (1960)

Tirad sobre el pianista (1960)

Entre la serie B y los hermanos Marx

Ti­rad so­bre el pia­nis­ta es un ho­me­na­je de Fra­nçois Truf­faut al noir de se­rie B, gé­ne­ro que le ha­bía pro­por­cio­na­do mu­chas ho­ras de pla­cer en la os­cu­ri­dad de las sa­las de ci­ne. La pa­la­bra ho­me­na­je no es gra­tui­ta por­que, aun­que a ra­tos pa­rez­ca una pa­ro­dia, la pe­lí­cu­la res­guar­da la dig­ni­dad de los per­so­na­jes y no los tra­ta de es­tú­pi­dos: esa es la di­fe­ren­cia. Truf­faut no ri­di­cu­li­za al gé­ne­ro, sino que jue­ga a rom­per los tó­pi­cos pa­ra ob­te­ner el mis­mo re­sul­ta­do: una his­to­ria de aro­ma trá­gi­co en la que to­dos aca­ban per­dien­do.

El cli­ché que Truf­faut sub­vier­te de for­ma más cla­ra es el del pro­ta­go­nis­ta. A di­fe­ren­cia de los de­tec­ti­ves y pe­rio­dis­tas del ci­ne clá­si­co de Holly­wood, Char­lie Koh­ler (Char­les Az­na­vour) es un pia­nis­ta acom­ple­ja­do, ex­tre­ma­da­men­te tí­mi­do e in­se­gu­ro so­bre su ta­len­to mu­si­cal y sus re­la­cio­nes amo­ro­sas. Su fí­si­co tam­po­co ayu­da: es feo, del­ga­du­cho y su ros­tro siem­pre ex­pre­sa preo­cu­pa­ción. Pe­ro sue­le ga­nar­se la con­fian­za de las chi­cas por­que las tra­ta con res­pe­to. Co­mo di­ce Lé­na (Ma­rie Du­bois): «Tú no eres co­mo los de­más, tú tra­tas bien a las mu­je­res». Ese afán por de­fen­der a los dé­bi­les —co­mo Fi­do, su her­mano pe­que­ño— vie­ne mar­ca­da por el he­cho de ha­ber cre­ci­do en el seno de una fa­mi­lia de de­lin­cuen­tes. Él no quie­re ser co­mo sus her­ma­nos ma­yo­res, aun­que tam­bién se sien­ta in­cli­na­do a pro­te­ger­los.

Otros cli­chés que rom­pe Truf­faut son los de las mu­je­res en el ci­ne ne­gro. Nin­gu­na de ellas tie­ne un rol de fem­me fa­ta­le. No se apro­ve­chan del pro­ta­go­nis­ta, só­lo bus­can su com­pa­ñía e in­clu­so in­ten­tan ayu­dar­lo. Son mu­je­res in­de­pen­dien­tes, que to­man de­ci­sio­nes sin con­sul­tar­las con na­die. Son va­lien­tes, son lu­cha­do­ras y co­gen el to­ro por los cuer­nos. Em­pe­zan­do por la pros­ti­tu­ta que prác­ti­ca­men­te obli­ga a Char­lie a acos­tar­se con ella (Mi­chè­le Mer­cier); si­guien­do por la es­po­sa de Char­lie (Ni­co­le Ber­ger), que se de­ja vio­lar por el hom­bre que ca­ta­pul­ta a su ma­ri­do a la fa­ma; y aca­ban­do con Lé­na, la gua­pí­si­ma Lé­na, que se en­fren­ta a los ma­fio­sos y con­ven­ce a Char­lie de fu­gar­se del tu­gu­rio en el que tra­ba­jan.

La influencia marxista

En Ti­rad so­bre el pia­nis­ta hay una cla­ra in­fluen­cia de los her­ma­nos Marx, de los que Truf­faut era un gran ad­mi­ra­dor. Al igual que aque­llos, Char­lie tam­bién per­te­ne­ce a una fa­mi­lia de cua­tro her­ma­nos, uno de los cua­les se lla­ma Chi­co (Al­bert Rémy, que es el más ca­na­lla). El rit­mo fre­né­ti­co, ace­le­ra­do por los cor­tes brus­cos, la in­ter­ca­la­ción de pla­nos de­ta­lle, el uso de cor­ti­nas de imá­ge­nes o el efec­to vi­ñe­ta, es tí­pi­co de las co­me­dias mar­xis­tas; por no ha­blar de los diá­lo­gos su­rrea­lis­tas —los ma­fio­sos en el co­che — , las ca­rre­ri­tas, bro­mas y gags vi­sua­les —Fi­do ti­ran­do le­che des­de la azo­tea, Fi­do bur­lan­do a sus per­se­gui­do­res fren­te a la es­cue­la— o la im­por­tan­cia de la mú­si­ca, con el piano li­ge­ro de Char­lie y la can­ción hu­mo­rís­ti­ca de Boby La­poin­te. Has­ta la pro­pia es­truc­tu­ra del guion hu­ye de los cá­no­nes clá­si­cos, de­jan­do ca­bos suel­tos has­ta la mis­mí­si­ma rec­ta fi­nal, si­tua­cio­nes agó­ni­cas que se re­suel­ven en un pis­pás y un flash­back ro­mán­ti­co-som­brío que lle­ga a ser des­con­cer­tan­te.

Por to­do ello, por esa mez­cla de co­me­dia y tra­ge­dia, por el ros­tro tris­te de Char­les Az­na­vour, por esos pre­cio­sos gifs de Ma­rie Du­bois al vien­to, por las tor­pes pos­tu­ras de ca­ma, por la fi­gu­ra es­toi­ca de La­poin­te, por el pa­te­tis­mo del ti­ro­teo en la nie­ve, por los nihi­lis­tas mo­nó­lo­gos in­te­rio­res y otros mu­chos de­ta­lles, Ti­rad so­bre el pia­nis­ta es una pe­lí­cu­la de atrac­ción in­me­dia­ta. Sien­tes por ella la mis­ma ter­nu­ra que Truf­faut sen­tía por sus per­so­na­jes. Lás­ti­ma que la ju­ga­da no le sa­lie­ra bien y el pú­bli­co le die­ra la es­pal­da.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Ti­rez sur le pia­nis­te (1960). Di­rec­ción: Fra­nçois Truf­faut. Re­par­to: Char­les Az­na­vour, Ma­rie Du­bois, Ni­co­le Ber­ger, Mi­chè­le Mer­cier, Ser­ge Da­vri, Clau­de Man­sard, Ri­chard Ka­na­yan, Al­bert Rémy, Jean-Jac­ques As­la­nian, Boby La­poin­te. Du­ra­ción: 81 mi­nu­tos. País: Fran­cia.

1 Comment

  1. Ava­nie el fram­boi­se… Ge­nial la pe­lí­cu­la, Truf­faut bien me­re­ce una ma­ra­tón por­que tie­ne una fil­mo­gra­fía lle­na de sor­pre­sas, co­mo es­tá pe­lí­cu­la.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *