Tres padrinos’ (1948)

Tres padrinos (1948)

El Valle de la Muerte

La no­ve­la Tres pa­dri­nos, pu­bli­ca­da por Pe­ter B. Ky­ne en 1913, ya ha­bía si­do lle­va­da al ci­ne en cin­co oca­sio­nes cuan­do John Ford y Me­rian C. Cooper abor­da­ron el pro­yec­to. De he­cho, la se­gun­da de esas adap­ta­cio­nes fue di­ri­gi­da por Ford en 1919 ba­jo el tí­tu­lo de Hom­bres mar­ca­dos (cin­ta que, co­mo la ma­yo­ría de las que se ro­da­ron en la épo­ca mu­da, pa­re­ce ha­ber des­apa­re­ci­do pa­ra siem­pre). El pro­ta­go­nis­ta de aque­lla ver­sión fue Harry Ca­rey, una de las pri­me­ras es­tre­llas del wes­tern, que aca­ba­ba de fa­lle­cer el 21 de sep­tiem­bre de 1947 a la edad de 69 años. No es­tá cla­ro si Ford y Cooper ya te­nían el pro­yec­to en men­te an­tes de la muer­te de Ca­rey —pa­só un tiem­po has­ta que con­ven­cie­ron a la Me­tro-Goldwyn-Ma­yer de que co­pro­du­je­ra la pe­lí­cu­la jun­to a Ar­gosy Pic­tu­res — , pe­ro sin du­da de­bió de ser un aci­ca­te pa­ra lle­var­la a ca­bo. Así, en los cré­di­tos ini­cia­les po­de­mos leer la de­di­ca­to­ria «To Harry Ca­rey. Bright Star of the Early Wes­tern Sky» jun­to a la ima­gen de un hom­bre mon­ta­do a ca­ba­llo al es­ti­lo del ma­lo­gra­do ac­tor.

Tres pa­dri­nos es una de las pe­lí­cu­las me­nos am­bi­cio­sas de Ford y, sin em­bar­go, de las más en­tra­ña­bles. La no­ve­la fue adap­ta­da es­ta vez por Lau­ren­ce Sta­llings y Frank S. Nu­gent —que se ha­bía es­tre­na­do con Ford en Fort Apa­che (1948) — , mien­tras que la di­rec­ción de fo­to­gra­fía co­rrió a car­go de un hom­bre que en­se­gui­da for­ma­rá par­te del nú­cleo du­ro del di­rec­tor: Win­ton C. Hoch. Es­ta era la pri­me­ra ex­pe­rien­cia de Ford con el Tech­ni­co­lor des­de Co­ra­zo­nes in­do­ma­bles (1939), y no pu­do con­tra­tar a un pro­fe­sio­nal más cua­li­fi­ca­do. En los años si­guien­tes, Hoch iba a fo­to­gra­fiar obras maes­tras co­mo El hom­bre tran­qui­lo (1952) o Cen­tau­ros del de­sier­to (1956).

La his­to­ria, co­mo de­cía, es sen­ci­lla: tres fo­ra­ji­dos (John Way­ne, Pe­dro Ar­men­dá­riz y Harry Ca­rey Jr.) atra­can un ban­co y hu­yen ha­cia el de­sier­to de Mo­ja­ve pa­ra des­pis­tar al she­riff Sweet (Ward Bond). Con­fían en que la as­pe­re­za del te­rreno les ha­ga des­apa­re­cer co­mo los char­cos de agua en un día de pleno sol. Pe­ro no cuen­tan con que el she­riff Sweet, gran es­tra­te­ga, ha­rá uso del fe­rro­ca­rril pa­ra cor­tar­les el pa­so, de­jar­les sin agua y obli­gar­les a bus­car al­ter­na­ti­vas. Pa­ra com­pli­car aún más la si­tua­ción de los fo­ra­ji­dos, en mi­tad del de­sier­to se en­cuen­tran con una mu­jer (Mil­dred Nat­wick) que ha si­do aban­do­na­da por su ma­ri­do po­co an­tes de dar a luz. La mu­jer mue­re tras el par­to, y los la­dro­nes, ha­cien­do ga­la de un sen­ti­do del de­ber muy par­ti­cu­lar —for­diano, po­dría­mos de­cir — , acep­tan con­ver­tir­se en pa­dri­nos del be­bé.

Así pues, en pri­mer lu­gar nos en­con­tra­mos con una his­to­ria de su­per­vi­ven­cia en con­di­cio­nes ex­te­nuan­tes, si­mi­lar a otras que Ford ya ha­bía ro­da­do con an­te­rio­ri­dad co­mo La pa­tru­lla per­di­da (1934) o No eran im­pres­cin­di­bles (1945). Las bra­vu­co­na­das ini­cia­les de los fo­ra­ji­dos van dan­do pa­so, po­co a po­co, a la de­ses­pe­ra­ción de es­tar atra­pa­dos en un de­sier­to in­ter­mi­na­ble. Es aquí don­de la fo­to­gra­fía de Hoch re­fuer­za la sen­sa­ción de an­gus­tia: el pol­vo de las tor­men­tas de are­na, los pla­nos an­gu­la­dos que sim­bo­li­zan el sol ca­yen­do a plo­mo, el ca­lor tré­mu­lo que ema­na de la tie­rra, las du­nas pei­na­das por el vien­to… Hoch se de­tie­ne en los de­ta­lles que le brin­da la na­tu­ra­le­za pa­ra trans­mi­tir un des­aso­sie­go cre­cien­te y le­tal. Apar­te, cla­ro es­tá, de la di­fi­cul­tad pa­ra ca­mi­nar por la are­na, del es­fuer­zo que su­po­ne ex­traer unas go­tas de agua de un mal­di­to cac­tus, de las can­tim­plo­ras que se que­dan se­cas, de la hui­da de los ca­ba­llos, de lle­var a un he­ri­do a cues­tas o de ama­man­tar a un re­cién na­ci­do con ape­nas seis la­tas de le­che con­den­sa­da.

Los Reyes Magos

Tres pa­dri­nos tie­ne tam­bién una ca­pa re­li­gio­sa. Pa­ra em­pe­zar, es ob­via su re­fe­ren­cia al mi­to de los Re­yes Ma­gos, pe­ro el gran acier­to del guion es que no se la to­ma muy en se­rio; has­ta los pro­ta­go­nis­tas bro­mean so­bre es­ta con­je­tu­ra cuan­do el per­so­na­je in­ter­pre­ta­do por Harry Ca­rey Jr. —hi­jo del ho­me­na­jea­do— co­men­ta que to­do el mun­do sa­be que de­ben se­guir la es­tre­lla po­lar pa­ra lle­gar a Nue­vo Je­ru­sa­lén. Es­ta de­ci­sión, muy del es­ti­lo de Ford, res­ta pom­pa a la his­to­ria y au­men­ta, si ca­be, el ape­go a los per­so­na­jes. Ocu­rre lo mis­mo cuan­do Ro­bert High­to­wer (John Way­ne) re­cu­rre a la Bi­blia co­mo úl­ti­mo re­cur­so an­tes de ren­dir­se a la muer­te y son sus dos com­pa­ñe­ros, ¡con­ver­ti­dos en fan­tas­mas!, quie­nes le pro­cu­ran la mu­la y el po­llino que sal­van su vi­da y la del be­bé. Que jus­to an­tes la Bi­blia se ha­ya abier­to por la pá­gi­na que re­fe­ren­cia a es­tos ani­ma­les es só­lo una coin­ci­den­cia, no una re­ve­la­ción tras­cen­den­tal por la que el per­so­na­je va­ya a abra­zar la fe.

Fi­nal­men­te, lo que ter­mi­na de mol­dear una pe­lí­cu­la tan lo­gra­da co­mo Tres pa­dri­nos es el hu­mor. No el tí­pi­co hu­mor ir­lan­dés de Ford, brus­co y has­ta soez, sino un hu­mor acor­de a la tra­gi­co­me­dia que es­ta­mos pre­sen­cian­do. Las iro­nías de Nu­gent, que no en­ca­ja­ban en Fort Apa­che, lu­cen aquí tan es­plen­do­ro­sas co­mo el sol del Va­lle de la Muer­te (lu­gar real don­de se ro­dó el fil­me). Ja­ne Dar­well ape­nas tie­ne diez lí­neas de diá­lo­go, pe­ro to­das y ca­da una de ellas son hi­la­ran­tes, atre­vi­das, y dan bue­na cuen­ta del ti­po de mu­jer a la que in­ter­pre­ta. Way­ne, Ar­men­dá­riz y Ca­rey Jr. se lan­zan in­di­rec­tas que po­dría ha­ber fir­ma­do Man­kie­wicz. La lo­gís­ti­ca pa­ra ha­cer­se car­go del be­bé in­cor­po­ra chis­tes blan­cos de pa­dres en apu­ros. Y el guion re­ser­va una bro­ma pa­ra no­so­tros: to­da la pe­lí­cu­la pen­san­do que High­to­wer se ha­bía equi­vo­ca­do al creer que el pue­blo se lla­ma­ba «Bien­ve­ni­dos» y re­sul­ta que, en efec­to, el nom­bre co­rrec­to era «Wel­co­me, Ari­zo­na». Tou­ché.

Tres pa­dri­nos es, por tan­to, otro ejem­plo de que Ford ha­cía com­ple­jo lo sen­ci­llo y pro­fun­do lo apa­ren­te­men­te tri­vial. Es una pe­lí­cu­la ale­gre a pe­sar de sus mo­men­tos dra­má­ti­cos, cu­ya re­so­lu­ción in­tere­sa a más no po­der, y que en­ci­ma nos re­ga­la dos muer­tes la mar de her­mo­sas. La pri­me­ra, la de un Harry Ca­rey Jr. ce­ga­do por el sol mien­tras re­ci­ta un ver­so de la Bi­blia y pien­sa, tal vez, en su di­fun­to pa­dre (o en el hi­jo de pu­ta de Ford, que le ha­bía de­ja­do achi­cha­rrar­se du­ran­te una ho­ra pa­ra sa­car lo me­jor de él). Y la se­gun­da, aún más be­lla, la de Pe­dro Ro­ca Fuer­te (Pe­dro Ar­men­dá­riz), que se sui­ci­da fue­ra de cam­po tras pe­dir­le pres­ta­do el re­vól­ver a High­to­wer. La ma­ne­ra co­mo tras­ta­bi­lla Way­ne cuan­do oye el dis­pa­ro a sus es­pal­das es es­tre­me­ce­do­ra.

EXCELENTE | ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: 3 God­fathers (1948). Di­rec­ción: John Ford. Re­par­to: John Way­ne, Pe­dro Ar­men­dá­riz, Harry Ca­rey Jr., Ward Bond, Mil­dred Nat­wick, Ja­ne Dar­well, Mae Marsh. Du­ra­ción: 101 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *