Un verano con Monika’ (1953)

Un verano con Monika (1953)

Del fulgor al desencanto

En Un ve­rano con Mo­ni­ka, una de esas pe­lí­cu­las que sue­len ca­li­fi­car­se co­mo de las más «ac­ce­si­bles» de Ing­mar Berg­man, el di­rec­tor sue­co re­tra­ta el ful­gor de la ado­les­cen­cia y el de­sen­can­to que acon­te­ce des­pués. Lo ha­ce de­te­nién­do­se en un ve­rano apa­ren­te­men­te plá­ci­do, en el que chi­co y chi­ca han ro­to con el en­torno vi­cia­do del que pro­ce­den: ella ha hui­do del mal­tra­to do­més­ti­co, y él ha di­mi­ti­do del tra­ba­jo don­de le ex­plo­ta­ban por ser el no­va­to. Jun­tos se em­bar­can en una aven­tu­ra que les lle­va has­ta una is­la pró­xi­ma don­de por fin se sien­ten li­bres y se aman sin ta­pu­jos. Pe­ro el ar­dor de la re­bel­día se va apa­gan­do po­co a po­co, tan­to por las fric­cio­nes que sur­gen de la con­vi­ven­cia co­mo por el con­tex­to de un mun­do en el que a na­die se le per­mi­te ser fe­liz du­ran­te tan­to tiem­po.

Den­tro de la pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta hay dos pa­pe­les muy di­fe­ren­cia­dos: Mo­ni­ka (Ha­rriet An­ders­son) es quien lle­va la ba­tu­ta de la re­la­ción, an­sian­do una li­ber­tad ra­di­cal; en cam­bio, Harry (Lars Ek­borg) se com­por­ta de for­ma más pre­ca­vi­da, siem­pre a re­mol­que de ella. Des­de una pers­pec­ti­va con­ser­va­do­ra se di­ría que Harry tie­ne «la ca­be­za me­jor amue­bla­da» o es más «rea­lis­ta» que su com­pa­ñe­ra. Pe­ro es jus­to al re­vés: Mo­ni­ka es la más in­te­li­gen­te, por­que tie­ne la cer­te­za de que el mo­men­to que vi­ven en la is­la es efí­me­ro e irre­pe­ti­ble, y que la vuel­ta a la «ci­vi­li­za­ción» no só­lo sig­ni­fi­ca­rá el in­gre­so en una adul­tez que les lle­ga de­ma­sia­do pron­to, sino que su amor se mar­chi­ta­rá. Berg­man re­cal­ca esa idea acen­tuan­do la di­co­to­mía en­tre el mun­do ru­ral —fo­to­gra­fía lu­mi­no­sa, pla­nos ge­ne­ra­les del pai­sa­je, me­lo­días eté­reas— y el ur­bano —con pre­do­mi­nio de la os­cu­ri­dad, de es­pa­cios pe­que­ños ates­ta­dos de gen­te amar­ga­da y de una mú­si­ca fu­nes­ta que reavi­va los ma­los pre­sa­gios.

Un ve­rano con Mo­ni­ka es igual­men­te la his­to­ria del des­per­tar se­xual de Harry, y es en esa sub­tra­ma don­de Ing­mar Berg­man des­plie­ga to­do su ta­len­to con las com­po­si­cio­nes de cá­ma­ra. Des­de que los pro­ta­go­nis­tas des­em­bar­can en la is­la, Mo­ni­ka se mi­me­ti­za con el en­torno y ad­quie­re una sen­sua­li­dad na­tu­ral. Aun­que sa­be­mos que se ha acos­ta­do con otros chi­cos —y que pro­ba­ble­men­te ha si­do vio­la­da va­rias ve­ces— es aquí don­de Mo­ni­ka to­ma con­cien­cia de su cuer­po y lo po­ne a dis­po­si­ción de su aman­te, to­man­do de nue­vo la ini­cia­ti­va. Más allá de la eró­ti­ca es­ce­na de las ro­cas, que sir­vió pa­ra que la pe­lí­cu­la se ven­die­ra en Holly­wood co­mo un pro­duc­to por­no­grá­fi­co, Mo­ni­ka en­car­na el de­seo se­xual en ca­da uno de los pla­nos que le de­di­ca Berg­man, en ca­da ges­to de im­pul­so y en ca­da fra­se o pa­la­bra que se sa­le de los cá­no­nes es­ta­ble­ci­dos.

Fuera de campo

Por otro la­do, Berg­man ha­ce va­ler el pri­mer plano y el fue­ra de cam­po pa­ra plas­mar los sen­ti­mien­tos de am­bos per­so­na­jes. El es­pec­ta­dor tie­ne la oca­sión de es­cru­tar los jó­ve­nes ros­tros de An­ders­son y Ek­borg en bus­ca de esos de­ta­lles su­ti­les que con­fir­man la vuel­ta de tuer­ca ha­cia el pró­xi­mo es­ta­dio psi­co­ló­gi­co. En cuan­to al fue­ra de cam­po, la reac­ción del per­so­na­je nos di­ce más que si vié­ra­mos la ima­gen por no­so­tros mis­mos; ocu­rre so­bre to­do con Harry, por ejem­plo cuan­do es­tá tum­ba­do bo­ca arri­ba y Mo­ni­ka pa­sa por en­ci­ma de él com­ple­ta­men­te des­nu­da, o cuan­do la sor­pren­de en la ca­ma con otro chi­co. De­li­ca­de­za an­tes que evi­den­cia.

Berg­man ha­ce una lec­tu­ra re­sig­na­da de la vi­da, pues ad­mi­te que las res­pon­sa­bi­li­da­des son in­elu­di­bles: no ya por el he­cho de que Mo­ni­ka se que­de em­ba­ra­za­da —pun­to de in­fle­xión y prin­ci­pio del fin— sino por las fa­mi­lias nu­me­ro­sas, los pa­dres en­fer­mos y los tra­ba­jos alie­nan­tes. Es­tas res­pon­sa­bi­li­da­des pro­vo­can si­tua­cio­nes de has­tío que van ajan­do nues­tra exis­ten­cia y nos ha­cen per­der la es­pe­ran­za de ser fe­li­ces. En la bo­ni­ta vi­sión que Harry tie­ne al fi­nal de la pe­lí­cu­la atis­ba­mos que uno pue­de ser fe­liz si asu­me que los epi­so­dios ale­gres se­rán me­ros pa­rén­te­sis en el tra­yec­to por el fan­go. Y que con­vie­ne lle­nar nues­tro co­ra­zón de bue­nos re­cuer­dos pa­ra uti­li­zar­los co­mo es­cu­dos an­te las des­gra­cias que nos es­pe­ran cuan­do aban­do­ne­mos la is­la; una idea que han re­co­gi­do mu­chas otras pe­lí­cu­las en la his­to­ria del ci­ne, des­de Es­plen­dor en la hier­ba (Elia Ka­zan, 1961) a La gran be­lle­za (Pao­lo So­rren­tino, 2013).

Eso sí, en el ca­so de Mo­ni­ka la lec­tu­ra es mu­cho más pe­si­mis­ta, ya que pa­ga­rá las con­se­cuen­cias de rom­per el mol­de y se ve­rá las­tra­da por una ma­ter­ni­dad in­de­sea­da y una so­cie­dad ma­chis­ta. Rum­bos opues­tos al fi­nal de un ve­rano inol­vi­da­ble.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Som­ma­ren med Mo­ni­ka (1953). Di­rec­ción: Ing­mar Berg­man. Re­par­to: Ha­rriet An­ders­son, Larks Ek­borg, Dag­mar Eb­be­sen, Ake Fri­dell, Nae­mi Brie­se, Ake Grön­berg, Sig­ge Fürst. Du­ra­ción: 96 mi­nu­tos. País: Sue­cia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *