Una cara con ángel’ (1957)

Una cara con ángel (1957)

Noches de bohemia

Al ca­mi­nar por el pa­si­llo del Lou­vre que desem­bo­ca en la es­ca­li­na­ta de la Vic­to­ria de Sa­mo­tra­cia —es­cul­tu­ra de más de 2.000 años de an­ti­güe­dad que es una de las jo­yas del mu­seo pa­ri­sino— cual­quier ci­né­fi­lo clá­si­co se acor­da­rá, se­gu­ro, de Au­drey Hep­burn ves­ti­da de ro­jo, al­zan­do un ve­lo del mis­mo co­lor que le ayu­da a imi­tar la for­ma de la re­li­quia grie­ga. Es una de las es­ce­nas más fa­mo­sas de Una ca­ra con án­gel (me­jor en in­glés: Funny Fa­ce), el bri­llan­te mu­si­cal di­ri­gi­do por Stan­ley Do­nen en 1957 que con­tó con Fred As­tai­re co­mo pa­re­ja de Hep­burn.

La his­to­ria de es­ta pe­lí­cu­la se ase­me­ja al cuen­to de la Ce­ni­cien­ta. Hep­burn en­car­na a Jo Stock­ton, una her­mo­sa pe­ro tí­mi­da bi­blio­te­ca­ria cu­yo sue­ño es co­no­cer la vi­da bohe­mia de Pa­rís. En su ca­mino se cru­za el fo­tó­gra­fo Dick Avery (As­tai­re), que la con­ven­ce pa­ra que ha­ga de mo­de­lo en la re­vis­ta pa­ra la que tra­ba­ja. Jo acep­ta la pro­po­si­ción a re­ga­ña­dien­tes y via­ja a la ca­pi­tal fran­ce­sa jun­to a Dick y Mag­gie Pres­cott (Kay Thom­pson), la enér­gi­ca due­ña de di­cha pu­bli­ca­ción. Pe­ro, una vez allí, Jo tie­ne sus pro­pios pla­nes: co­no­cer a un enig­má­ti­co fi­ló­so­fo que pre­di­ca el em­pa­tis­mo (Mi­chel Au­clair).

Ade­más de la es­ce­na de la Vic­to­ria de Sa­mo­tra­cia, Una ca­ra con án­gel tie­ne otros mo­men­tos má­gi­cos. Por ejem­plo, cuan­do Jo en­to­na la me­lan­có­li­ca How long has this been going on y ha­ce vo­lar una pa­me­la de co­lo­res que con­tras­ta con el gris de la bi­blio­te­ca; o la pri­me­ra vez que pal­pa­mos el enamo­ra­mien­to de Dick ha­cia ella, en el la­bo­ra­to­rio fo­to­grá­fi­co, cuan­do le can­ta «I lo­ve your funny fa­ce».

Los nú­me­ros mu­si­ca­les son, en ge­ne­ral, mag­ní­fi­cos; pro­pios de una men­te há­bil co­mo la de Do­nen, aun­que abu­se de la tar­je­ta pos­tal en la por otro la­do pe­ga­di­za Bon­jour Pa­rís o sea bas­tan­te em­pa­la­go­so con el It’s won­der­ful que cie­rra el film. La fo­to­gra­fía de Ray Ju­ne jue­ga con­ti­nua­men­te con los con­tras­tes lu­mí­ni­cos y cro­má­ti­cos, e in­clu­so con fil­tros que em­pa­ñan la ima­gen pa­ra do­tar­la de una at­mós­fe­ra de cuen­to de ha­das. Por otro la­do, el guion ri­di­cu­li­za la nihi­lis­ta in­te­lec­tua­li­dad eu­ro­pea fren­te al es­pí­ri­tu jo­vial y triun­fa­dor del es­ta­dou­ni­den­se me­dio. Con ca­ri­ño.

Treinta años no es nada

En el mo­men­to de ro­dar Una ca­ra con án­gel, Fred As­tai­re te­nía una preo­cu­pa­ción: que la gen­te no se cre­ye­ra su his­to­ria de amor con Au­drey Hep­burn. La ra­zón es que ella só­lo te­nía 28 años, mien­tras que él ya ha­bía cum­pli­do los 58. Y sí, no va­mos a ne­gar que la di­fe­ren­cia de edad —por no co­men­tar la fí­si­ca— ha­ce chi­rriar un po­co la tra­ma; pe­ro, aún así, el pai­sa­je de la ciu­dad del amor y la fres­cu­ra de la ban­da so­no­ra son lo su­fi­cien­te­men­te em­bria­ga­do­res co­mo pa­ra pa­sar­lo por al­to.

No­mi­na­da a cua­tro Os­cars —el más im­por­tan­te, el de me­jor guion ori­gi­nal pa­ra Leo­nard Gers­he— y se­lec­cio­na­da pa­ra lu­char por la Pal­ma de Oro del Fes­ti­val de Can­nes, Una ca­ra con án­gel es un mu­si­cal im­pe­re­ce­de­ro en el que Au­drey Hep­burn de­mues­tra lo mu­cho que le sir­vie­ron las cla­ses de dan­za que re­ci­bió cuan­do era ni­ña y que no te­nía na­da que en­vi­diar en ese as­pec­to ni a su com­pa­ñe­ro de re­par­to ni a Cyd Cha­ris­se, que en prin­ci­pio ha­bía si­do la ele­gi­da pa­ra el pa­pel de Jo Stock­ton. La me­jor mues­tra es la es­ce­na del lo­cal de los in­te­lec­tua­les —o mo­der­nos— que, se­gún di­cen, ha­bría ins­pi­ra­do mu­chos años des­pués al mis­mí­si­mo Mi­chael Jack­son.

NOTABLE | ⭐️⭐️⭐️⭐️


Tí­tu­lo ori­gi­nal: Funny Fa­ce (1957). Di­rec­ción: Stan­ley Do­nen. Re­par­to: Fred As­tai­re, Au­drey Hep­burn, Kay Thom­pson, Mi­chel Au­clair, Ro­bert Flemyng, Do­vi­ma, Suzy Par­ker, Sunny Hart­nett, Jean Del Val, Vir­gi­nia Gib­son. Du­ra­ción: 103 mi­nu­tos. País: Es­ta­dos Uni­dos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *